•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

La reducción de la pobreza ha sido uno de los méritos en diez años de Gobiernos kirchneristas en Argentina, aniversario que se cumplirá el próximo 25 de mayo. Sin embargo, la subestimación de la cantidad de pobres por parte del Instituto Nacional de Estadística y Censos, Indec, oscurece los logros. A finales de abril, el Indec informó de que la pobreza afectaba a solo el 5.4% de los argentinos y la indigencia, es decir, aquellos pobres que ni siquiera tienen los ingresos suficientes para comprar la comida básica, era de apenas el 1.5% en 2012. Algunos periódicos comentaron irónicamente que Argentina se encontraba a la altura de Alemania.

Ni siquiera el ala kirchnerista de la Central de Trabajadores de Argentina, CTA, cree en los datos difundidos por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que llega a esas conclusiones porque se basa en las cifras subestimadas de inflación.

El Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra) de la CTA calcula que la pobreza y la indigencia bajaron, como dice el Indec, pero al 19.9% y al 4.3%, respectivamente. Esto supone un descenso de 1.5 puntos porcentuales respecto a 2011, pese a la fuerte desaceleración del crecimiento económico (del 7% al 1%) y la elevada inflación (23%) y gracias a que el desempleo apenas subió (del 7.2% al 7.3%) y los ingresos de los trabajadores, según sus cálculos, subieron por encima de los precios.

El investigador Mariano Barrera, de Cifra-CTA, explica la diferencia con el Indec, en el hecho de que él toma como referencia el índice de precios al consumidor, IPC, que elaboran nueve provincias, la mayoría de ellas gobernadas por kirchneristas, “porque refleja mejor” la inflación que el del Gobierno de Fernández. “Hay varios logros que empiezan a ser cuestionados socialmente porque está cuestionado lo que refleja el Indec”, lamenta Barrera.

Sube cifra de pobres

Todos los analistas están de acuerdo en la drástica reducción de la carestía en los últimos 10 años, pero algunos centros de estudios reflejan una subida de la cifra de pobres en 2012. El investigador Agustín Salvia, que dirige una encuesta de ingresos en la Universidad Católica Argentina, UCA, considera que la pobreza subió al 24.5%, unos 1.5 puntos por encima de 2011, por la presunta retracción del mercado laboral informal y su consiguiente impacto en las remuneraciones.

45% trabaja por cuenta propia

Salvia, que también investiga en el Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires, UBA, calcula que los empleados y trabajadores por cuenta propia de la economía sumergida representan el 45% del total. No obstante, la encuesta de la UCA destaca que la indigencia cayó al 4.9%, unos 0.6 puntos por debajo de 2011, gracias al aumento de la llamada asignación universal por hijo, que reciben los parados y trabajadores informales desde 2009.

Basada en los datos del Indec, Fernández destacó el mes pasado que en la humilde ciudad de La Rioja (noroeste de Argentina) había bajado la pobreza al 2.7%, y la indigencia, al 0.1%. Sus declaraciones provocaron la reacción del alcalde de La Rioja, Ricardo Quintela, que hasta hace poco se identificaba con el kirchnerismo: “Decir que en La Rioja hay 0.1% de indigencia me parece una barbaridad. Si fuera del 0.1%, existirían 360 personas indigentes, y eso es un absurdo. En este momento yo tengo en la puerta de mi casa 40 o 50 personas indigentes. Hay mucha gente que necesita mucho”.

“Es repulsivo que te digan que estamos como Canadá o Suiza”, opina el economista Federico Muñoz, que calcula que la pobreza se mantuvo prácticamente en el 21.1% en 2012. “Hubo una reducción de la pobreza en 10 años porque se crearon 3.5 millones de puestos de trabajo, pero desde 2008 solo bajó dos puntos por la pérdida de la estabilidad de precios”, cuenta Muñoz.

Precisamente, la subestimación del IPC y de la cantidad de pobres e indigentes comenzó en 2007, ante la subida de la inflación. Lo peor de todo es que este mal ejemplo parece haber contagiado ahora también al Gobierno chileno, que encabeza Sebastián Piñera, y que está siendo acusado, así mismo, desde 2012, de manipular estas variables.

Está claro que la pobreza ha bajado mucho en tiempos del kirchnerismo, pero hasta el centro Cifra-CTA advierte de que disminuye a 'menor ritmo' desde 2008, y considera 'importante seguir avanzando en este sentido, dado que aún son muchas las personas que siguen viviendo en condiciones de pobreza'.

 

18 millones de pobres en 2002

Cuando Néstor Kirchner asumió el poder en 2003, la mitad de los argentinos era pobre y un cuarto de ellos pasaba hambre.

El censo de 2002 daba una cifra de 37.944.014 de personas como población total, con una tasa de crecimiento anual del 11.90%

La esperanza de vida de los argentinos en ese entonces, de acuerdo con el mismo censo, era de 73.1 años.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus