•   Ocotal, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un número creciente de estudiantes provenientes de Honduras llegan cada semana a la ciudad nicaragüense de Ocotal, en el departamento de Nueva Segovia, para finalizar sus carreras, según ellos, porque este país ofrece mayor seguridad, aranceles más bajos y menores costos de transporte.
De acuerdo con información de Migración de Honduras, solo en 2011 entraron a Nicaragua más de 100,000 hondureños, y en el primer trimestre de este año ya son 34,000 los que han ingresado al país, incluyendo a un considerable número de estudiantes universitarios que se han integrado a las tres sedes de educación superior que funcionan en esa cabecera departamental.

Bessy García, de 33 años y oriunda de la ciudad de Danlí, departamento de El Paraíso, en Honduras, viaja cada fin de semana a Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia, para avanzar en sus estudios universitarios y culminar su carrera de Licenciatura de Inglés. En la actualidad cursa el cuarto año.

“Estudiar en Honduras es bastante difícil, más que todo para personas que trabajamos, porque la carrera de Inglés está solo presencial, toda la semana, y en Tegucigalpa no hay (modalidad) a distancia”, explicó García. Además, destacó que los aranceles universitarios son más bajos y los costos menores en transporte y en alimentación.

García relató que tomó la opción de estudiar en Ocotal, tras escuchar los comentarios positivos de otros vecinos suyos, que resaltaban las ventajas que ofrecen las universidades nicaragüenses, que han abierto campus en esta ciudad nicaragüense, ubicada a 40 kilómetros de Danlí, Honduras.

Asimismo, Brenda Leticia Cáceres, de 26 años y originaria de la ciudad El Paraíso, Honduras, cursa el tercer año de la Licenciatura de Enfermería en la Universidad “Martín Lutero”. Contó que ella trabaja durante la semana y en su país no existe la oportunidad de estudiar con la modalidad sabatina, opción académica que sí existe en Nicaragua.

Dijo que un amigo suyo que es médico, le recomendó las universidades nicaragüenses. “Pensé que si la universidad es bien formada, entonces yo tenía que ser bien formada profesionalmente”, destacó.

Cientos estudian en Ocotal

Arnulfo Aguilera Maradiaga, Director de la filial de la Universidad “Martín Lutero”, confirmó que la concurrencia de hondureños a las aulas nicaragüenses es un fenómeno social que ha venido creciendo desde hace siete años.

“Aquí en Nicaragua hay más universidades de las que tiene Honduras en su frontera con nuestro país. Yo conozco las ciudades El Paraíso y Danlí y no tienen las facilidades educativas de aquí”, enfatizó Aguilera.

El director de la filial de la Universidad “Martín Lutero” aseveró, incluso, que esta casa de estudios superiores ya ha graduado a varios hondureños en Derecho, Administración de Empresas, Pedagogía, Sociología e Inglés, entre otras.

También reveló que la matrícula actual es de 1,200 estudiantes, de los cuales más del 10% son oriundos de Honduras. Ellos, igual que sus coterráneos, ingresan a Nicaragua todos los sábados, por los pasos fronterizos Las Manos y El Espino con destino a Ocotal, para asistir a sus clases en alguna de las tres universidades privadas que tienen filiales en esta ciudad norteña.

La mayoría provienen de poblaciones del sur y del oriente de Honduras, es decir, de los departamentos de Choluteca, El Paraíso y Olancho. Incluso de Tegucigalpa.

Han llegado a Ocotal porque consideran que aquí el costo de aranceles por el estudio es menor, además, porque las universidades tienen la modalidad de estudio a distancia, están cercanas a sus pueblos de origen, y porque Nicaragua les ofrece mayor seguridad.

Aranceles más accesibles

Ellán Moncada Cadenas, de 24 años y estudiante de la carrera de Administración Agropecuaria, explicó que ha optado por estudiar en Ocotal porque la universidad privada de aquí es más barata que la de su país.

“Los costos son más reducidos aquí que en la universidad pública de Honduras, porque el transporte, realización de trabajos, la compra de materiales didácticos, libros y todo lo demás, es más elevado allá que aquí”, sostuvo.

García dijo que estudiar en Honduras la carrera que cursa en Nicaragua, le hubiese costado 3,200 lempiras el trimestre, equivalente a US$160. “En Ocotal pagamos US$13 el mes y US$10 la matrícula”, detalló. O sea, US$39 por el mismo período.

Por otra parte, indicó que un estudiante hondureño invierte semanalmente unos US$8 en alimentación y en transporte ida y vuelta desde la ciudad de Danlí, costo que califica de muy cómodo para su bolsillo.

García destacó que otra ventaja que encontró en Nicaragua es que el proceso de estudio es más rápido, lo cual permite profesionalizarse más joven.

Gestionan visa estudiantil

La Universidad “Martín Lutero” surgió en 1992, y ha creado filiales en Wiwilí de Nueva Segovia, en Pantasma, Jinotega, Condega, Quilalí, Jalapa y Ocotal. Las otras que acogen a estudiantes hondureños son la Universidad del Norte de Nicaragua, UNN, y la Universidad Internacional de América Latina, Unival.

Arnulfo Aguilera, Director de la “Martín Lutero”, reveló que esa casa de estudios está coordinando con las autoridades migratorias nicaragüenses para que se les brinde a los estudiantes hondureños un trato diferenciado, “para que puedan tener tranquilidad durante estén en Nicaragua. Y estamos gestionando una especie de visa estudiantil para que ellos puedan pasar la frontera con mayor confianza y sin mayores trámites”, acotó.

Añadió que hasta la fecha, no han enfrentado problemas con los jóvenes, “porque los hondureños que vienen a nuestras aulas son personas sanas, honestas; la mayoría son trabajadores en su país, madres solteras. Aquí tenemos estudiando a enfermeras auxiliares que trabajan en el sistema de salud de Honduras, y han venido aquí para profesionalizarse y obtener una licenciatura”, explicó.

Agregó que este fenómeno estudiantil no es de extrañarse que esté ocurriendo, sin embargo, criticó que la clase política no le esté dando la importancia debida. “Las autoridades políticas (de las dos naciones) no le han puesto mente a este fenómeno social, porque aún no han visibilizado estas realidades y han pasado desapercibidas, y son cosas estructurales que tienen los dos países”, asegura Aguilera Maradiaga, quien aagregó que esta es la verdadera integración de los pueblos interfronterizos.

 

Respiran más seguridad en Nicaragua

Los jóvenes hondureños también comentaron que otro elemento adverso para estudiar en su país es la inseguridad. Organismos internacionales ubican a Honduras como uno de los países más violentos del mundo, con una tasa de homicidios de 85.5 por cada 100,000 habitantes en 2012, mientras Nicaragua registró 12 en el mismo período.

“La verdad, que a nosotros nos da miedo subirnos en un bus a Tegucigalpa. Tememos que nos vayan a asaltar o a matarnos, mientras que acá (en Nicaragua) es tranquilo, las personas son humildes, sanas, no hay temor”, expresó Brenda Leticia Cáceres.

Moncada, por su parte, manifestó que como hondureños reconocen que Nicaragua es más seguro y las autoridades policiales son distintas. “Nosotros los hondureños enfrentamos una problemática en la seguridad. Acá (en Nicaragua) hay más confianza, y en muchos aspectos”, resaltó.

 

Fenómeno llama la atención de HRN

La emisora HRN de Tegucigalpa informó que en 2011 viajaron a Nicaragua más de 100,000 hondureños y, “hasta el primer trimestre de este año, unos 34,000 compatriotas emigraron a Nicaragua”.
La radioemisora señala como factor negativo la dura situación que atraviesa Honduras en los servicios de salud, educación y seguridad.
“Cientos de hondureños migran hacia Nicaragua en busca de estos derechos y beneficios que no son suficientemente atendidos en Honduras”, comentó la prestigiosa radioemisora del vecino país.

¿Dónde estudian?

La Universidad “Martín Lutero” surgió en 1992. Wiwilí de Nueva Segovia, Pantasma, Jinotega, Condega, Quilalí, Jalapa y Ocotal albergan algunas de sus filiales. La Universidad del Norte de Nicaragua, UNN, y la Universidad Internacional de América Latina, Unival, también acogen a estudiantes hondureños en sus sedes.