•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No es suficiente que una nación logre alcanzar la meta de acceso universal a la educación para niños y niñas, como parte de los Objetivos del Milenio para el 2015, ya que debe también enfatizarse la calidad de la educación, dado que millones de niños egresan de la escuela sin saber leer ni escribir, afirma Tove Romsaas Wang, Secretaria Ejecutiva de Save the Children Noruega, quien visitó a Nicaragua la semana pasada como parte de una gira de trabajo por los países donde tienen presencia.

Wang, con aproximadamente tres décadas trabajando para esa organización y es especialista en el tema de la educación, destacó que en la actualidad, a nivel global, hay más niños y niñas con bajo nivel educativo que fuera de los centros escolares. Ella ha viajado por el mundo y observado el gran problema: la falta de calidad en la enseñanza.

Laureada en la Cumbre Mundial sobre Innovación en la Educación, WISE por sus siglas en inglés, Wang también ha sido precursora de la campaña “Reescribe el futuro”, proyecto para proveer de educación a 1.4 millones de niños viviendo en desprotección y situación de fragilidad por conflictos de Estado.

Nuestro país ha logrado que la gran mayoría de la niñez tenga acceso a la educación, declarando el cumplimiento de una de las Metas de los Objetivos del Milenio, en el caso de la educación. ¿Es eso suficiente?

A nivel mundial hay más niños que no están aprendiendo en las escuelas que los niños que están fuera de esta. Algo de lo que no hemos tenido mucha conciencia. Todos pensamos y esperamos que cuando una niña o un niño van a la escuela, estos aprendan, pero eso no es lo que está sucediendo. En el mundo hay muchos niños que salen de la escuela sin saber leer o escribir.

Como Save the Children estamos impulsando fuertemente la calidad de la educación, y una de las cosas que queremos ver es que cuando se midan los logros, se debe ver la calidad y nivel de enseñanza, principalmente en el sector más pobre, porque los Objetivos del Milenio actuales puede ser que tengan buenos resultados a nivel de nación.

Los próximos Objetivos Post 2015 deben incluir el monitoreo de los sectores más pobres, y en el caso de la educación ese monitoreo tiene que centrarse en el nivel de aprendizaje.

¿La calidad en la educación es una de las propuestas a Naciones Unidas para los “Objetivos Post 2015”?

Sí. Se dice que hay una mejoría de 2/3 en el tema de la educación a nivel mundial, pero eso para nosotros no es suficiente. Nosotros preparamos un informe especial sobre educación para los nuevos Objetivos Post 2015 y lo enviamos al panel de alto nivel designado por el Secretario General de las Naciones Unidas, que hará un informe final.

Nuestro informe se titula “La exclusión escondida”, abordando la falta de aprendizaje de la niñez en los colegios. Este es un problema muy serio. De acuerdo con la información obtenida, estamos hablando de 130 millones de niños que van a la escuela y no están aprendiendo. Se estima que la niñez fuera de la escuela son 60 millones.

¿Qué está ocurriendo?

La mayoría de estos 130 millones provienen de familias muy pobres. No se trata que sea culpa de niños y niñas, sino de un sistema que ha fracasado. Me he encontrado a una niñez con grandes deseos de aprender, quieren desarrollarse, experimentar, y es nuestro deber garantizar que el ambiente en el cual están les permita aprender.

Sin embargo, si vas a la escuela y no has desayunado, y se viene de una familia donde los padres no saben leer ni escribir, y cuando regresas de la escuela tienes que ir a trabajar, no será fácil aprender en la escuela.

La metodología también influye en el aprendizaje, pero si a lo anterior se agrega que no tienes un buen profesor o profesora, entonces es fácilmente comprensible que no aprendan, principalmente cuando no te sentís seguro en la escuela, donde aplican castigos.

¿Cuál sería la mejor metodología para el aprendizaje?

No sé cuál es la situación en Nicaragua, pero en muchos países a los niños les pegan en las escuelas. En mi caso, por ejemplo, si supiera que en mi oficina me van a pegar, entonces no llegaría, pero la niñez va a la escuela aunque saben que están expuestos a que los golpeen; eso no ayuda en nada, pues es una espiral negativa.

La clave es un buen maestro preparado didácticamente, que verdaderamente tenga buena relación con la niñez. Es un buen punto que también exista buena interacción entre el aprendiz y el maestro, que debe ver a los alumnos como personas.

Al respecto, Nicaragua tiene una directriz del Ministerio de Educación donde se prohíbe el castigo corporal.

Sin embargo, también está el castigo psicológico, y esto se aplica en todos los colegios.

 

Save the Children en Nicaragua

Save the Children Nicaragua colabora con instituciones gubernamentales, Organizaciones No Gubernamentales y otras instancias de la sociedad civil, en promover la gobernabilidad de los derechos de la niñez, mejorar la calidad y el acceso a la educación, y proteger a la niñez de la violencia, la explotación, el abuso sexual y la trata, entre otros temas.

Save the Children Nicaragua promueve y facilita directamente la participación infantil y profundiza sus conocimientos sobre los derechos de la niñez.

En 2012, Save the Children benefició de manera directa a un total de 961 mil 798 niños y niñas, en 41 proyectos, en seis áreas programáticas.

 

Nicaragua aporta sus buenas experiencias

He conocido que hay recortes presupuestarios en muchas organizaciones internacionales y que están priorizando las zonas más pobres del mundo. En nuestro caso el Gobierno alega que hay avances en la lucha contra la pobreza. ¿Significa esto que podría reducirse la ayuda de Save the Children con sede en Noruega?

Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre en la región y aunque es verdad que hay avances --en el nivel de vida nicaragüense--, hay más niños en las escuelas y menos muriendo antes de llegar a la edad de cinco años, pero todavía falta mucho por andar para mejorar la situación de la niñez nicaragüense.

No tenemos ningún plan inmediato para disminuir nuestro apoyo. Vemos que Nicaragua está haciendo un trabajo muy importante del cual podemos aprender y podemos importar a otros países.

¿Qué experiencias positivas podrían obtenerse de las acciones en favor de la niñez de Nicaragua?

No se trata solo de que nosotros traigamos algo a Nicaragua, sino que también estamos tomando las experiencias del país, para llevarlas a otros países. Por ejemplo, uno de los proyectos es la inversión en la infancia a nivel municipal.

Los municipios son los lugares donde deben ocurrir los cambios. El hecho de tener ahí a los alcaldes, a los líderes y a las comunidades con el compromiso de incrementar la inversión en la niñez, es muy interesante para nosotros.

Hay muchos países con otros ejemplos de programas similares, pero aquí hay una visión más de política –institucional-- e incluso niñas y niños participan activamente en las decisiones. Ellos tienen la capacidad de influir en qué tipo de inversión es positiva o buena para ellos.

¿Cómo se compara la situación de la niñez nicaragüense con las realidades de la región?

Es más fácil comparar América Latina con Asia y África, y pienso que tenemos mucho que aprender de los latinoamericanos. Como ejemplo está un programa de televisión donde en un segmento los niños producen espacios con el tema de sus derechos, donde la niñez y los adolescentes son muy activos e influyen en su situación.

En África es muy difícil encontrar este tipo de programas, pero los podemos ver en varios países de América Latina. Lo que sucede es que aquí existen muchas Organizaciones No Gubernamentales que ven el tema, siendo una sociedad civil organizada y muy activa.

Han tenido eso por muchos años y mucho más avanzado en la organización de la sociedad civil, siendo la movilización social muy común en la región. En otros países es muy difícil encontrar socios establecidos, aunque poco a poco eso está cambiando.