• Moscú |
  • |
  • |
  • EL PAIS

Edward Snowden, el exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés) que denunció el espionaje electrónico masivo de Estados Unidos, sigue en paradero desconocido, a pesar de ser buscado por medio mundo. Julian Assange, fundador de Wikileaks y refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres desde hace un año, asegura que Snowden está “bien” y en “lugar seguro”. Assange ha afirmado que Snowden va a viajar hacia Ecuador con documentos oficiales de aquel país, pero, según la organización Wikileaks, se están considerando “otros destinos”, como Islandia.

Presuntamente, el informático sigue aún en Moscú: al menos, la treintena de periodistas que abordaron el vuelo de Aeroflot con destino a La Habana con la esperanza de entrevistarlo, no hallaron rastros de Snowden. El vuelo 150 de la compañía aérea rusa despegó de Sheremiétevo con 10 minutos de retraso, a las 14:15, (02:15 hora local), pero el asiento 17 A, donde debía ir Snowden, y el de al lado, teóricamente destinado a la asesora jurídica de Wikileaks, Sara Harrison, iban vacíos.

Fue una amarga sorpresa para los periodistas, sobre todo si se tiene en cuenta que tuvieron que pagar hasta 1.500 euros en la puja por un pasaje en el Yevgueni Svetlánov, el Airbus-300- 200, así bautizado en homenaje al famoso director de orquesta soviético fallecido en 2000.

Aunque una fuente citada por la agencia Interfax aseguró que Snowden no salió hacia La Habana, según le fue confirmado por Aeroflot, eso no necesariamente significa que Snowden esté todavía en Moscú. Otra fuente, también anónima, declaró a la agencia RIA que el estadounidense podría haber abandonado el país en otro avión. Pero la verdad es que nadie sabe dónde se encuentra realmente Snowden.

EE.UU. anula pasaporte de Snowden

Mientras tanto, Estados Unidos informó a Rusia de que había anulado el pasaporte del informático y, por vía diplomática, envió una petición oficial para que este fuera detenido y extraditado. Según Interfax, “se ha dado una orden a los servicios correspondientes para que estudien la petición de Estados Unidos”. Pero la misma agencia explica que no se puede detener y por lo tanto extraditar a Snowden si no ha cruzado oficialmente la frontera de Rusia. Es decir, si técnicamente nunca ha estado en el país.

El Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos esperaba que el Kremlin estudiara todas las posibilidades para expulsarlo con fin de que este pueda comparecer ante la justicia. Algunos parlamentarios estadounidenses han mostrado su malestar por el hecho de que Moscú haya permitido su entrada como pasajero en tránsito.

De Hong Kong a Moscú

Snowden llegó a Moscú procedente de Hong Kong después de que las autoridades chinas le permitieran abordar el vuelo de la compañía aérea rusa acompañado de la asesora legal de Julian Assange.

Los periodistas que se desplazaron a Sheremiétevo tampoco lograron ver a Snowden, a pesar de que algunos consiguieron pasar a la zona internacional del aeropuerto después de comprar pasajes con el solo fin de poder buscarlo. El exempleado de la NSA no podía salir de esa zona ya que no tenía visado de entrada en Rusia, a diferencia de Harrison. Snowden tenía al parecer pasaje para continuar viaje hacia La Habana. En cualquier caso, su aeronave tendría que cambiar ligeramente su ruta para evitar sobrevolar el espacio aéreo estadounidense. Los expertos rusos afirman que podría ser obligada a aterrizar en territorio norteamericano.

Las autoridades rusas han guardado silencio absoluto sobre un caso que amenaza con enturbiar las relaciones con Washington. No ha dicho oficialmente ni una sola palabra; todas las informaciones provienen de fuentes anónimas. El único político que ha comentado el asunto ha sido el diputado Alexéi Pushkov, que es presidente del Comité de Exteriores en la Duma Estatal. Pushkov, conocido por sus posiciones antioccidentales, opinó que si Rusia concediera asilo a Snowden, ello no empeoraría las relaciones con Estados Unidos.