•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No ha amanecido, y Justa Fuertes Maltés ya está en pie. A las 4:30 a.m., tras haber dormido cinco horas, empieza a preparar la comida que dejará a sus hijos antes de irse a trabajar al basurero municipal de Granada, “La Joya”, ubicado a 4 km de la ciudad, donde labora desde que tiene memoria.

Cada día se escucha su voz ronca despertando por orden de edad a sus tres hijos. En el basurero empezó recogiendo botellas plásticas, papel, vidrio y cualquier residuo que se podía reciclar. Iba junto a su abuela, quien la crió después que fue abandonada por sus padres. Desde niña, el basurero se convirtió en su segundo hogar, y dejó los estudios hasta quinto grado para poder mantenerse.

Justa tiene 33 años y es pequeña de estatura. Sus brazos y cortas piernas parecen haber absorbido todos los rayos de sol. A inicios de este año, esta joven de carácter afectuoso y de sonrisa amplia llevaba a sus hijos a trabajar con ella al basurero, donde otras madres como ella se sumergen en la basura sin protección alguna.

Enfundada en una chaqueta café, de short y de chinelas, camina sobre los desperdicios que llegan de la turística ciudad de Granada. Lo hace sola, porque este año inscribió a sus hijos en una escuela cercana a su casa.

***

El basurero “La Joya” se encuentra ubicado en la zona suroeste de la ciudad, y está rodeado por una población altamente empobrecida, asentada en tres comarcas rurales y en dos pequeños barrios urbanos. Viven unos 5,200 habitantes, y un 38% de su población tiene menos de 15 años, según datos de la Alcaldía de “La Gran Sultana”.

Muchos de los hijos de las más de 25 mujeres que trabajan en el vertedero, acompañaban a sus padres o trabajaban en las labores de recolección, y dejaban de asistir a la escuela.

Por eso, a inicios de este año, el organismo estadounidense Children’s Wellness Fund decidió implementar un proyecto para tratar de apoyar a esta población en riesgo.

Lombardo Talavera, director del proyecto de este ONG en “La Joya”, explica que empezaron en abril de este año aprovechando la extensión del período de matrícula dispuesto por el Ministerio de Educación, Mined.

Talavera dice que trabajó en un proyecto similar en Honduras, y que en el caso de Granada el primer contacto que tuvieron fue con un líder comunitario que les comentó que en este basurero trabajaban recolectando basura muchas madres solteras junto a sus hijos.

“En algún momento, al parecer, se habían conseguido ayudas para estos niños, pero no se habían interesado en sacarlos del basurero y meterlos a estudiar”, narró Talavera.

Actualmente benefician a 23 madres de familia, y lograron que 43 niños dejaran de ir a trabajar a “La Joya” y se incorporaran a la escuela.

***

Justa trabaja todos los días del año, incluyendo los feriados, seleccionando desechos reciclables que luego vende. Lo que gana varía cada mes. Ella dice que puede obtener en promedio C$800 mensuales; es decir, que sobrevive con C$26 diarios, el equivalente a US$1.05, según el cambio oficial.

La Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza en Nicaragua 2012, realizada por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, Fideg, determinó que se está en la línea de la pobreza extrema cuando los ingresos anuales por persona equivalen a C$9,127.9, que es lo mismo que decir que esa persona gana US$1 por día.

Con ese US$1.05, Justa cubre las necesidades de ella y de sus tres hijos. Los niños, de 11, 9 y 8 años no iban a la escuela hasta que el proyecto de Children’s Wellness Fund llegó a “La Joya” a negociar con estas mujeres.

“Vinieron a ofrecernos apoyo, pero aquí ya han venido muchos, nos toman fotos y jamás vuelven. Aun asi esta vez decidimos confiar de nuevo”, comenta.

El proyecto consiste en patrocinar los gastos escolares de sus hijos, darles una canasta básica mensual valorada en US$36 y brindarles atención médica.

Ya existía la prohibición de la Alcaldía de Granada de permitir el trabajo de los niños en el basurero, pero esta era obviada.

“Creo que es la oportunidad para que mis hijos estudien y tengan una vida diferente a la que viví yo”, reflexiona Justa.

***

Hace más de 15 años, Jamileth Potoy se casó con un muchacho al que conoció en una reunión de amigos. Desde entonces trabaja junto a su suegra en “La Joya”.

Al principio el ambiente le causaba un profundo asco. “Era solo ver y sentir aquel hedor horrible y quería salir corriendo de aquí”, recuerda. Poco a poco junto a las otras mujeres se fue acostumbrando a hurgar entre las bolsas de basura y a apartar con los brazos a las aves que merodean el basurero.

Jamileth comenta que los funcionarios de la Alcaldía de Granada vigilan de forma permanente a las madres que llevan a sus hijos a trabajar, aunque algunos lo siguen haciendo a escondidas.

Guillermo, su hijo mayor, recibía burlas en la escuela, pero ahora está estudiando una carrera técnica. “Es mejor que mis hijos no vayan al basurero, porque aunque es un trabajo digno, quiero que se desarrollen en algo mejor”, expresa.

El gerente general de Children’s Wellness Fund, Bosco Castillo Mena, destaca que ellos hacen un monitoreo constante en conjunto con las autoridades del Ministerio de la Familia, Mifamilia, durante diversos días de la semana.

“Para compensar lo que ganaban los niños y que no pongan pretextos, entregamos el paquete alimentario”, declaró Castillo Mena.

Han encontrado que a pesar de las condiciones de insalubridad en las que trabajaban estos niños, solo el 20% padece subnutrición, pero sí padecen de enfermedades respiratorias, dermatológicas y parasitarias.

“Estas mujeres son madres solteras, y no han conocido otra forma de ganarse la vida que no sea en el basurero, por eso se les dificultaba pensar en la educación de sus hijos y pensar en el futuro”, comenta.

En ese sentido, la segunda fase del proyecto consiste en darles capacitaciones y un capital semilla para que ellas puedan desarrollar sus proyectos.

“No se trata de mantenerlas con una ayuda toda la vida, sino que ellas empiecen a organizar sus vidas con otro tipo de proyectos, y que la educación de sus hijos a largo plazo les permita tener mayores ingresos económicos”, expresó.

La basura de Granada

86.5 toneladas

diarias de basura recolectadas.

800 córdobas

mensuales en promedio ganan las recolectoras.

3 veces por semana

se recolecta la basura.

5 camiones

alquila la Alcaldía.

1983

fecha de fundación del basurero “La Joya”.