•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace unos ocho años, el hombre bajo, maestro de profesión, que está entrando al parqueo, y la morena hermosa que está en una silla bajo el toldo azul, tuvieron un amorío. Producto de este, dice ella, resultaron los gemelitos que ahora comen gallopinto sentados a la par de su madre. Él ni siquiera los conoce, aunque todos viven en Ocotal. Una gota de sangre que en breve extraerán a los cuatro determinará quién miente y quién no.

El hombre tiene el diente central de arriba revestido de oro, y desde que entró parece tratar por teléfono algo de vida o de muerte. No se detiene a saludar, aunque aquí todos, excepto los gemelos, lo conocen.

“Así fue otro. Una muchacha de 14 años salió cargando al niño y el hombre cogió por su lado. Eran de Darío y parecía que no se conocían”, comenta una mujer de Tipitapa que está sentada a la par de los gemelos.

En el primer semestre del año, en el Laboratorio de ADN del Instituto de Medicina Legal se practicaron 593 pruebas de paternidad, lo que se traduce en un aumento del 60% respecto al 2012. Dichas pruebas se realizan extrayendo una muestra de sangre al supuesto padre, al hijo o hija y a la madre, para comparar la secuencia del ADN.

Según la jefa del Laboratorio del IML, Clara Gutiérrez, el 30% de las pruebas resultan negativas. Dicho porcentaje ha variado respecto a junio de 2009, cuando se empezaron a practicar ese tipo de pruebas en el país. Entonces, los resultados negativos rondaban el 12% del total.p>Al día reciben 20 solicitudes u oficios. “En enero 2012 arrancamos con 30 y este año con 73”, explica Clara Gutiérrez. “El juez que lleva la causa ordena hacerse la muestra. Luego se presenta la mamá con el oficio, por lo general es la mamá, vienen cada uno con su cédula y con la fotocopia de la partida de nacimiento del hijo o de la hija. Una vez que vienen con esos documentos procedemos a tomar la prueba. En el término de 20 días hábiles y si no hay ningún contratiempo, porque los reactivos son comprados en el extranjero, se le entrega el resultado al juez”, señala.

Gutiérrez sostiene que entre un 40 y 50% de las solicitudes u oficios no se atienden por ausencia del supuesto padre. En ese caso, “extendemos una constancia al juez, donde decimos que la señora se presentó, pero él no. Las muestras deben ser tomadas a la vez para que cada uno de ellos dé fe de que se le está tomando a la persona correcta”, prosigue Gutiérrez.

Acepta paternidad… en privado

Ese es el caso de la mujer de Tipitapa que está sentada a la par de los gemelos, quien prefiere no mencionar su nombre. A las 10:00 en punto entró al laboratorio y presentó los documentos girados por el juez. El “supuesto padre” no ha venido y ya son las 10:35 a.m. En el IML dan un lapso de una hora para que lleguen ambas partes. En caso de que se cumpla el tiempo y uno de ellos no esté, generalmente se ausenta el hombre demandado, extienden un documento que certifica que la mujer sí se presentó.

“Él me dijo que no iba a venir y me pidió que desistiera de esto, pero no lo voy a hacer, porque un mes me da y otro mes no me da. Lo peor es que tiene dinero, cultiva café en Matagalpa, y esta” --señala a la niña—“es su única hija”, cuenta la mujer de Tipitapa.

Su caso es diferente al de la morena de Ocotal, la mamá de los gemelos. Aunque su hija, una niña de 10 años de pelo ondulado, tampoco ha sido reconocida, el supuesto padre, un hombre casado y mayor que ella, reconoce en privado que la pequeña es su descendiente y le pasa irregularmente C$3,000.

“El año pasado estuvo con él por primera vez. Pasó unos días en Matagalpa. La esposa se portó muy bien y no está de acuerdo con que él sea irresponsable”, agrega.

Clara Gutiérrez y el perito Juan Carlos Loáisiga cuentan que al laboratorio del IML llegan parejas que se tratan como desconocidas. Ellos no conocen sus historias. Hay niños y niñas que físicamente se parecen al supuesto padre. “Pero eso es engañoso, a veces las pruebas salen negativas”, relatan.

También reciben casos de padres que solicitan la prueba porque los hijos fueron reconocidos por algún familiar.

Ya casi es mediodía en el IML. El toldo que las autoridades han dispuesto por la creciente demanda, está quedándose vacío. La mujer de Tipitapa acaba de irse con el certificado de que llegó, mismo que le servirá de prueba en el juicio. La de Ocotal está saliendo ahora con sus gemelos. Junto a ellos van otros dos más de Ocotal. Un hombre hablador que se quedó esperando a su supuesto hijo y a la madre de este, y su pareja, una mujer que viste pantalón socado de fiesta y tacones altísimos.

Solo quedaron cuatro personas. Una muchacha de menos de 20 años con su bebé de meses de nacido; el supuesto padre de este, un hombre mal encarado que les da la espalda, y dos acompañantes. “El niño es idéntico a él… creo que está jodido”, comenta el que acompaña al hombre.

Otra opción, las pruebas en la UCA

Además del IML, el Instituto de Biología Molecular de la Universidad Centroamericana hace pruebas de ADN.

Suyén Espinoza, investigadora de esta entidad, explica que al mes reciben entre 40 y 50 casos. Contrario al IML, donde según los peritos se realiza la prueba de sangre para optimizar el procedimiento y por el volumen, en la UCA la prueba se realiza a través de hisopado bucal y se entrega en dos o tres días, dependiendo de la cantidad de casos.

Reciben casos privados y casos remitidos por el Ministerio de la Familia. Calculan en 30% las pruebas que arrojan resultados negativos.

¿Qué establecen las leyes?

La Ley de Responsabilidad Materna y Paterna señala lo siguiente:

Artículo 7.- Inscripción. Cuando la madre declare la identidad del presunto padre, se iniciará el trámite administrativo de reconocimiento, y el funcionario o funcionaria del Registro del Estado Civil de las Personas procederá a inscribir al hijo o hija con el apellido del presunto padre y el apellido de la madre provisionalmente.

El Registrador o Registradora del Estado Civil que corresponda, citará dentro de los tres días posteriores a la inscripción, mediante notificación al presunto padre para que dentro del término de 15 días comparezca a expresar lo que tenga a bien sobre la respectiva inscripción de paternidad a la que se ha hecho referencia, bajo el apercibimiento que de no hacerlo se procederá a reconfirmar la inscripción del hijo o hija con el apellido de ambos padres.

Artículo 9.- Negación de la Paternidad. De presentarse el presunto padre a la cita hecha por el Registrador negando la paternidad, pero aceptando practicarse la prueba de ADN, el Registrador remitirá al presunto padre, a la madre y al hijo o hija para que se practiquen la prueba de ADN en el laboratorio señalado y debidamente certificado para tal efecto, de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento que se dictare de la presente Ley.

De ser positiva la prueba de ADN, se reconfirma la inscripción del niño o niña con el apellido del padre y la madre y, de ser negativa se inscribirá sólo con el apellido de la madre.

Artículo 10.- Negativa a Practicarse la Prueba de ADN. De presentarse el presunto padre a la cita hecha por el Registrador o Registradora del Estado Civil de las Personas negando la paternidad y además, rechazare practicarse la prueba de ADN, el Registrador procederá a aplicar la presunción de la paternidad y reconfirmará al hijo o hija con los apellidos de ambos progenitores, quedando firme dicha declaración administrativa otorgándoles las obligaciones legales propias de la paternidad.

De no presentarse la persona citada a practicarse la prueba de ADN o habiéndose presentado al laboratorio y se niega a practicársela, el laboratorio respectivo emitirá una constancia de este hecho, firmada, sellada y enviada por la persona autorizada del Laboratorio al Registrador que conoce el caso. Esta constancia constituye prueba a favor de la persona solicitante.

Artículo 13.- Costo de la Prueba del ADN. El costo de la prueba de ADN será asumida por:

a) El padre; cuando luego de practicarse la prueba resultare positiva y por ende, quede establecida la filiación.

b) La madre; cuando luego de haberse practicado al presunto padre la prueba, esta resultare negativa.

c) El Estado; una vez comprobada por la institución encargada, la situación de pobreza de los presuntos padres, asumirá una sola vez el costo del examen del ADN.

Dos tipos de resultados

“Lo que nos interesa son los números. Hacemos una comparación de los perfiles genéticos. O es 99.9% o es 0, no existe un 85% de paternidad”. Suyén Espinoza.

Más que en 2012

La demanda en las pruebas de paternidad en el Instituto de Medicina Legal (IML) aumentó 60% respecto al primer semestre de 2012.