•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los índices de pobreza en general y de pobreza extrema se han reducido en 8.0% y 7.7%, respectivamente, en los países centroamericanos, en el período comprendido entre 1996 y 2011, aseguró Oscar Calvo, Economista Líder para Centroamérica del Banco Mundial.

inversion educacion web

Calvo, a través de una entrevista electrónica, indicó que en 1996 un 56.5% de los centroamericanos vivía con ingresos equivalentes a US$4.00 diarios, mientras 37.3% sobrevivía con ingresos de US$2.50 diarios o menos. Sin embargo, en 2011, de acuerdo con datos preliminares del Banco Mundial, estos se redujeron a 48.5% y 29.6%, respectivamente.

“Por tanto, el crecimiento económico conseguido (en la región) sí que ha llevado a una reducción de la pobreza, si bien es cierto que a todos nos gustaría que esa reducción de la pobreza fuese aún más rápida”, dijo el experto del Banco Mundial que mide el pulso económico de nuestra región.

¿Cuáles son las proyecciones de crecimiento para Centroamérica como subregión y para cada país en particular?, ¿cómo se compara este crecimiento con respecto al año anterior?

En líneas generales, se espera que el crecimiento económico en 2013 registre unas tasas similares a las observadas en 2012. Esto es así en parte debido a que no se espera que sufra grandes cambios el contexto internacional, caracterizado por una recuperación lenta o estancada en las economías de los países más desarrollados.

Las economías centroamericanas están bastante abiertas al exterior y es por ello que el contexto internacional, sobre todo la evolución de la economía estadounidense y de los precios del petróleo, sean particularmente importantes. Esto no quiere decir que no se esperen cambios en absoluto. Por ejemplo, tras unos años de crecimiento verdaderamente alto en Panamá, se proyecta una ligera ralentización del mismo, aunque Panamá seguirá siendo la economía latinoamericana que crezca más rápidamente.

En el otro extremo, El Salvador, que ha tenido una racha de crecimiento económico bajo, se espera que tenga una ligera recuperación, si bien se prevé que el crecimiento económico salvadoreño siga estando por debajo de la media latinoamericana y centroamericana.

¿Qué está provocando crecimientos discretos en la mayoría de países de la región?

En parte esto refleja el hecho de que los vientos mundiales a favor soplaron más en beneficio de países en Sudamérica que en Centroamérica, es decir, a favor de países ricos en materias primas que disfrutaron de sus altos precios internacionales, impulsados especialmente por el crecimiento de China.

Así pues, para América Central y el Caribe, muchos de estos vientos internacionales soplaron más bien en contra de ellos. Esto significa que las políticas nacionales tienen un reto aún mayor, ya que tienen que superar no solo los obstáculos internos para el crecimiento, sino también obstáculos externos al crecimiento.

Hasta ahora, no hemos encontrado el camino clave para lograr ese crecimiento y creo que cada país necesita su propio diagnóstico. Pero, en general, un tema clave para la región de América Central, un camino hacia el crecimiento en este entorno internacional desfavorable, tendrá que pasar por el tema de la integración de los mercados subregionales. Parte del problema con los pequeños países hoy en día es que la magnitud del crecimiento económico depende en gran medida de efectos de escala, y es muy difícil conseguir escala en las pequeñas economías.

¿Dónde descansa el crecimiento vigoroso de Costa Rica?, ¿y Panamá?, ¿es un crecimiento sostenible en ambos casos?

Dos de las grandes áreas de inversión en que deben enfocarse todos los países latinoamericanos para mejorar su productividad son educación e infraestructura. Creemos que Costa Rica y Panamá representan cada uno buenos ejemplos de importantes proyectos de inversión en ambos campos. De hecho, ambos países centroamericanos están invirtiendo a niveles comparables con los de algunos países asiáticos. La buena noticia es que ahora según nuestros datos más recientes, Honduras y Nicaragua también lo están haciendo.

¿A cuánto deberían crecer los países de la subregión para dejar atrás la pobreza?, ¿y en cuánto tiempo tendrían que hacerlo?

Cifras preliminares indican que en 2011, el 29.6% de los centroamericanos vivía con US$2.50 o menos al día, que es un umbral de ingreso utilizado habitualmente para determinar la pobreza extrema, cuando se quiere comparar países o regiones del mundo. Este porcentaje significa una reducción de casi una sexta parte de la pobreza que existía en 1995 en la subregión (37.3%). Por tanto, el crecimiento económico conseguido sí que ha llevado a una reducción de la pobreza, si bien es cierto que a todos nos gustaría que esa reducción de la pobreza fuese aún más rápida.

¿Cuál es el principal reto que enfrentan nuestros países en términos económicos y sociales?

En Centroamérica todavía hay países como Honduras o Nicaragua en los que uno de los principales retos sigue siendo la reducción de la pobreza. En otros casos como Costa Rica o Panamá, el reto principal es asegurar una prosperidad compartida.

Potencias latinoamericanas como Brasil han demostrado que un país puede crecer económicamente y, al mismo tiempo, ayudar a los más pobres, asegurando un círculo virtuoso de progreso económico y social. Esto no quiere decir que esos países no hagan frente a desafíos. Como hemos visto recientemente con la ola de protestas sociales, según se van desarrollando los países también van subiendo las expectativas de la población.

Dicho esto, no hay que olvidarse de que, afortunadamente, durante la última década, los ingresos de los sectores más pobres de la población de varios países crecieron mucho más rápido que los ingresos de los segmentos más ricos, lo que sugiere que este círculo virtuoso se está afianzando a lo largo de la región.

 

La región frente a sus socios

¿Qué implicaciones tendrá para la subregión que Estados Unidos crezca discretamente?, ¿y la crisis que vive la Eurozona?

Estados Unidos y la Unión Europea son los mayores mercados para las exportaciones centroamericanas y reciben hasta un 60% de las exportaciones agrícolas. Una baja en la demanda de las principales materias primas agrícolas, incluyendo café y banano, podría bajar los precios y afectar los balances. Otro canal son las remesas, pues el 90% de las remesas hacia Centroamérica llegan desde Estados Unidos y en total representan entre el 12 y el 20% del PIB en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Por el lado positivo, los países de la región podrían beneficiarse de la tendencia a la baja en el precio del petróleo, tomando en cuenta que la energía ocupa un buen porcentaje de las importaciones.

El Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y Europa entró en vigencia este 1 de agosto para algunos países de la región, ¿valdrá la pena pese a la crisis que está viviendo esa región del mundo?

Países pequeños como los centroamericanos no pueden depender exclusivamente de su demanda interna para progresar. De hecho, el comercio internacional representa un gran potencial para la subregión, en particular si logra una mayor integración en sí misma.

Hay una creciente evidencia de que los beneficios de los acuerdos comerciales y la liberalización podrían ser mayores si la subregión lograse superar sus persistentes barreras de transporte y logística.

Crecimiento no elimina desafíos

"Potencias latinoamericanas como Brasil han demostrado que un país puede crecer económicamente y, al mismo tiempo, ayudar a los más pobres, asegurando un círculo virtuoso de progreso económico y social. Esto no quiere decir que esos países no hagan frente a desafíos".