•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La riqueza arquitectónica de Rivas se compone de 33 inmuebles, según lo expresa el Decreto Presidencial 55-2001, en el que se establece la necesidad de garantizar su preservación, por ser parte del Patrimonio Histórico de la Nación.

Doce años después de ese Decreto, en unos cuantos bienes se notan obras de restauración y mantenimiento. Otros, “en silencio”, simplemente se desplomaron. Son ruinas.

Para los rivenses, el ejemplo “más vivo” del abandono es el Colegio “Engracia Chávez”, un edificio que data de 1872, donde se formaron los primeros bachilleres del país. El lugar también fue biblioteca pública, pero hoy solo quedan rastros de la estructura.

Ramón Valdés, historiador y presidente del Instituto de Cultura en Rivas, comenta que en esa escuela impartió clases el profesor Enmanuel Mongalo, y que en las ruinas del edificio aún se aprecia una viga con un orificio redondo que asocian a un cañonazo durante un combate contra los filibusteros en 1855, hecho históricamente no sustentado.

“Ahora por esa infraestructura nada se puede hacer, ya cayó ante la indolencia de todos los rivenses, porque en un momento era rescatable y fue cuando gritamos, pero nadie escuchó”, menciona Valdés, para contar que ni una solicitud de 50 bloques de adobe que gestionaron hasta el cansancio les fue aprobada.

Y el desinterés en la conservación de los edificios antiguos no lo achacan a una Administración en particular. Señalan que simplemente no ha existido ningún interés.

No obstante, Wilfredo Álvarez, vocero de la Alcaldía de Rivas, afirma que la actual Administración está pendiente de dar protección a los legendarios inmuebles.

De centro del saber a refugio de delincuentes

Para los habitantes de las casas vecinas de lo que queda del Colegio “Engracia Chávez”, en pleno centro de la ciudad de Rivas, el lugar es un problema porque es utilizado como guarida de delincuentes.

“Los vecinos estamos considerando gestionar un policía voluntario para resguardar el sitio, porque mientras ese predio esté abierto por la caída de las paredes del inmueble, estamos vulnerables a la delincuencia”, indica Roger Salinas, a cuya vivienda han ingresado los delincuentes en tres oportunidades.

Inventario de bienes “protegidos”

De los 33 inmuebles del departamento solo dos templos reciben apoyo por gestión de los párrocos. Uno es la iglesia La Merced, del municipio de San Jorge, la cual fue declarada Patrimonio Histórico Cultural de la Nación el 26 de octubre de 2005, mediante el Decreto 71-2005.

Se cree que fue construida en 1560, integrando la lista de edificios religiosos más antiguos de Nicaragua.

El abogado e historiador jorgino, Hernán Morales, considera que se trata de “una obra monumental” que se debe rescatar por ser un tesoro arquitectónico de los albores de la época colonial. Añade que existen referencias de que allí fueron enterrados los restos de los primeros frailes franciscanos que cristianizaron a los indígenas de esta localidad.

Morales, quien también forma parte del comité pre-construcción, indica que la restauración total del templo requiere de US$300,000, sin embargo la última inversión se registró en 2011 cuando mediante colecta y apoyo de la municipalidad, reunieron C$600,000 para restaurar el campanario y sus paredes. Sobre esa obra, Morales señala que se cometió el error de “desnaturalizar su originalidad” porque no conservaron el material de talquezal con que fue construido.

“Uno de los objetivos es que el templo sea restaurado y convertirlo en un museo para que sea incluido en la ruta turística de este municipio, para que no sea simplemente un corredor de paso para la isla de Ometepe”, indica Morales.

La iglesia de San Pedro o parroquia, que data del siglo XIX, es otro de los inmuebles que urgen restauración. En ese sitio la Alcaldía ha invertido 1 millón de córdobas desde 2011, para rescatar las columnas y los arcos internos, el cielo raso y el arte zonado, como se le conoce a la madera que sostiene el techo.

Rivas cocentra bienes históricos

De los 33 inmuebles patrimoniales, dos se ubican en el municipio de San Jorge --la iglesia de La Merced y la quinta Las Esquinas--, el resto están distribuidos en el municipio de Rivas, entre ellas 20 viviendas del casco urbano.

Hacienda deteriorada

Ramón Valdés señala que la casa-hacienda Santa Úrsula --donde el 29 de junio de 1955 William Walker preparó la estrategia para atacar a Rivas y terminó derrotado, registrándose la hazaña del maestro Emmanuel Mongalo-- está en peligro de colapsar.

La hacienda también fue sala de imprenta del periódico El Termómetro, donde Rubén Darío publicó sus primeros versos. Hoy es el Museo Antropológico de Rivas, que urge ser intervenido.

Los historiadores locales coinciden en que las autoridades competentes deben trabajar pronto para “gestionar la obtención de recursos para la consecución de proyectos de restauración y conservación”, como el artículo 8 numeral 5 del Decreto 55-2001.

Asimismo, reclaman el cumplimiento del artículo 12 de esta declaratoria, que establece que se debe procurar “una partida especial del Presupuesto General de la República, para la conservación de los monumentos señalados en este decreto”.