•   Ocotal, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De acuerdo con las autoridades de Ocotal, la ciudad ya no cuenta con terrenos seguros para asentamientos humanos. Sin embargo, la necesidad de viviendas es una de las demandas más sentidas en la cabecera del departamento de Nueva Segovia. Tanto, que el último intento de tomas de tierra, se registró en las empinadas laderas del cerro La Cruz.

“Este es un terreno de buen material y bien se puede construir aquí”, expresó Isidro Alonso Mayorga, un joven de 20 años que se unió a un grupo de 12 familias para instalarse en la pendiente más pronunciada del cerro y, por tanto, la más propensa a derrumbes.

“Actualmente vivo en la casa de mi mamá, en el barrio Santana, pero la familia ha crecido: mis hermanos y yo nos hemos acompañado (casado), y queremos tener privacidad e independencia”, fue el argumento de Jazmina Gómez, de 22 años, otra de las que en octubre de 2013 intentaron ocupar hacer casas en el cerro La Cruz, en cuya base se encuentra el barrio “José Santos Duarte”, antes conocido como barrio El Granero.

Alcaldía: no hay terrenos para lotificar

En su oportunidad, Sonia Olivas, Vicealcaldesa de Ocotal, señaló que la comuna no dispone de terrenos aptos para lotificar y dar respuesta a la demanda de vivienda. “Nosotros más bien hacemos un llamado a que la gente no habite en zonas de riesgo”, exhortó la funcionaria en referencia a la intentona de “urbanizar” las laderas del cerro que forma parte de los bienes patrimoniales del municipio.

Vale mencionar que los únicos programas de viviendas que desarrolla la municipalidad están orientados a la mejora de la infraestructura ya existente, aspecto que reporta grandes problemas, pues de 10,270 viviendas que hay en la ciudad, 5,911 tienen paredes “inadecuadas”, según reflejan los datos oficiales.

Además la vicealcaldesa señaló que la comuna tiene pendiente atender la demanda de calles y servicios de cinco barrios de la periferia, también surgidos al margen de un plan de crecimiento urbano.

Débiles construcciones

Por su parte, Ana Broks, técnica de Proyectos de la Alcaldía de Ocotal, informó que en 2013 apoyaron la mejora de 154 casas en diferentes barrios de la ciudad, y que este año esperan beneficiar a unas 150 familias con obras menores como reemplazo del techo, repello de paredes, embaldosado de piso, construcción de dormitorios, cocina o la instalación de letrinas.

Según la caracterización del municipio de Ocotal, elaborado por la Alcaldía, el 80% de las viviendas de la ciudad, están construidas con adobe y el 53% tienen techos de teja porque son los materiales más baratos.

El adobe es elaborado con tierra del mismo lote de terreno o se adquiere a C$3 la unidad, mucho más barato que si compran bloques de cemento a C$14 la unidad.

 

Población en riesgo

El 80 por ciento de las 10,270 viviendas que existen en la ciudad de Ocotal están construidas con taquezal, y de acuerdo con datos de la municipalidad 5,911 casas carecen de paredes adecuadas.

 

Crecimiento no planificado

De acuerdo con los registros, Ocotal presenta un sostenido crecimiento poblacional: la ciudad que en 2004 albergaba a 37,200 habitantes en 24 barrios, ahora “es casa” de  43,296 personas, en su mayoría acomodadas en 32 barrios.

Los archivos históricos reflejan que en 1995 la población de Ocotal experimentó un importante crecimiento debido a la repatriación de nicaragüenses que se refugiaron en Honduras durante la guerra de los años ochenta, incluso se menciona que personas de  otros municipios del departamento de Nueva Segovia, decidieron asentarse en la cabecera departamental en busca de oportunidades de trabajo.

Así surgió el barrio Nicarao, y junto a este el “Nora Astorga”, este último creado por un movimiento de madres solteras que ocuparon terrenos para lotificarlos.

En esa misma época, los desmovilizados del Ejército se asentaron en el mismo sector y fundaron el barrio Santa Ana. De manera “espontánea” también surgió el barrio Nuevo Amanecer en los terrenos de un antiguo vertedero de basura de la ciudad.

Pero en los años 60 y 70 Ocotal también fue destino de obreros del campo que perseguían mejores opciones de trabajo, entonces surgieron los barrios “Sandino”, “Danilo Ponce” y “José Santos Duarte”; eso fue motivado por el auge maderero de ese tiempo, pues las grandes empresas de entonces como Yodeco, Emagon y Pinotea, demandaban mano de obra para el trabajo en los aserraderos que operaban día y noche.

Los 16 beneficios secos de café que se instalaron con la expansión cafetalera en zonas montañosas de Nueva Segovia y Madriz, y la preindustria del tabaco, rubro que todavía proviene del valle de Jalapa, también hizo que mucha gente migrara del campo a la ciudad.