•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE y EL PAÍS

Las autoridades sirias entregaron ayer un tercer cargamento de armas químicas a la misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), dentro de su proceso de desarme.

El material fue entregado en el puerto de Latakia y se encuentra a bordo de un buque mercante de bandera noruega acompañado por escoltas navales de China, Rusia, Dinamarca y Noruega, indicó un comunicado de la misión conjunta ONU-OPAQ.

El Reino Unido también participará en la escolta naval en aguas internacionales y Finlandia ha aportado expertos que se encuentran a bordo del buque danés.

El material tóxico será transportado al puerto italiano de Gioia Tauro, donde a su vez será recogido por el navío estadounidense Cape Ray, equipado para destruir el arsenal químico sirio en alta mar.

Los dos primeros cargamentos salieron del puerto sirio de Latakia los pasados 7 y 28 de enero, escoltados por barcos de guerra de Dinamarca y Noruega y con apoyo de navíos rusos y chinos.

Destruyen armas

La misión conjunta confirmó también que la destrucción en territorio sirio de algunos productos químicos ha tenido lugar junto con la retirada de materiales relacionados con las armas químicas.

Además, instó al régimen sirio a acelerar los envíos de forma sistemática, predecible y con mayor volumen, a fin de completar la retirada de forma segura de los materiales empleados para este tipo de armas, concluyó el comunicado.

La coordinadora de la misión de Naciones Unidas y la OPAQ, Sigrid Kaag, dijo el pasado jueves que todavía ve posible destruir el arsenal sirio en los plazos previstos.

Obligada a cumplir

Ahmet Uzumcu, director general de la OPAQ, recordó a Siria que está obligada a cumplir el plazo fijado por Washington y Moscú. Luego ha pedido “que acelere el ritmo” de entrega.

“Damasco asegura que lo más importante es la seguridad, y la situación actual sigue siendo peligrosa. También ha pedido más equipamiento para transportar la carga. Nuestros Estados miembros, por el contrario, creen que dispone de medios suficientes para viajar con regularidad hasta el mar”, señala Michael Luhan, portavoz de la OPAQ.

 

Acelerar envíos

La misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas instó al régimen sirio a acelerar los envíos de forma sistemática, predecible y con mayor volumen, a fin de completar la retirada de forma segura de los materiales empleados para este tipo de armas.