•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El comisionado de seguridad para el estado mexicano de Michoacán, Alfredo Castillo, cree que en la región se comienzan a ver señales positivas que indican que el papel de la autoridad va ganando terreno en una región que ha atravesado muchos años de desamparo en ese sentido.

“La gente empieza a ver el vínculo entre la autoridad y la sociedad”, dice en una entrevista con Efe Castillo, de 38 años, a quien el presidente Enrique Peña Nieto le encargó el 15 de enero una de las tareas más complejas de la actual Administración: asumir funciones de seguridad en Michoacán, zona de operaciones del cártel Los Caballeros Templarios, con grupos de autodefensa alzados en armas para luchar contra los narcotraficantes.

Castillo considera que ese recelo hacia la autoridad se comienza a superar y, la gente “se empieza a acercar a ellos (las fuerzas federales) para hacer señalamientos, y empiezan a sentirse protegidos”, indica en la entrevista.

 

Autoridad al frente

Logros en seguridad, según Alfredo Castillo:

Los grupos de autodefensa están convencidos de que “quien puede detener es una autoridad.

Coordinación de operativos con las autodefensas, bajo la dirección de las autoridades.

Desde que las fuerzas federales se volcaron en Michoacán, las autodefensas no registran bajas; también están ganando terreno y “controlando actividades económicas”.