•  |
  •  |
  • END

Cruzada para salvar el árbol de la quina

Perú
Científicos peruanos llaman a una cruzada para salvar el árbol de la quina (cinchona officinalis) --que fue seleccionado como símbolo de la riqueza vegetal existente en ese país, razón por la cual forma parte del Escudo desde 1825-- ante el peligro de extinguirse desde que se descubrió que su corteza posee diversos tipos de alcaloides usados para combatir la malaria.

Diversas universidades peruanas y el Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) anunciaron una serie de acciones, como realizar un censo para determinar cuántos árboles y bosques de quina existen en país, pues desde hace más de 20 años no se tiene un registro.

La sobre explotación del árbol de quina se dio sobre todo en la década de los 50 y 60, pero de las 17 especies existentes en Perú las más deprimidas en este momento son cuatro, todas útiles como antipalúdicos y empleadas colectivamente para preparar la totaquina, quinina, quinidina, cinconina y cinconidina. Aparte de alcaloides, posee también principios astringentes (ácido quinotánico, rojo cincónico).

En la década de los 80 se inició con la elaboración de productos químicos que reemplazaran la quina natural, sin embargo el boom de la medicina natural continua en riesgo.


Dos tierras
WWF
El planeta Tierra va en camino a una “crisis crediticia ecológica”, según el Reporte Planeta Viviente que elabora el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en conjunto con la Sociedad Zoológica de Londres y de la Red de Impacto Mundial, pues sólo puede brindar un tercio de nuestras demandas de recursos naturales.

El informe señala que tres cuartos de la población mundial vive en países donde los niveles de consumo están superando la capacidad de renovación natural, es decir, estos países son “deudores ecológicos” porque están tomando y abusando de los recursos agrícolas, forestales y marítimos del resto de la humanidad para su sustento.

El informe concluye que el consumo negligente del “capital natural” pone en peligro la prosperidad futura del planeta, con impactos económicos como los elevados costos de los alimentos, del agua y de la energía.

“Si nuestras demandas al planeta continúan aumentando a este ritmo, para mediados de 2030 necesitaremos el equivalente a dos planetas para mantener nuestro estilo de vida”, dijo el director general de la WWF Internacional, James Leape.

Los países que más uso hacen del planeta son Estados Unidos y China, que juntos ejercen un impacto del 40%, mientras que los que menos consumen están Malawi y Afganistán.