•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua ha sido reconocida por diversos organismos internacionales por la inclusión y mayor representatividad de las mujeres en la participación pública, así como por los avances en materia de salud.

Sin embargo, aún padece del terrible mal de la violencia. Hasta febrero, dieciocho mujeres murieron por razones de género a mano principalmente de sus parejas, de acuerdo con el organismo Católicas por el Derecho a Decidir. La mayoría de los femicidios se han registrado en sus casas.

La procuradora para la Mujer, Deborah Grandison, identifica avances en la lucha por el respeto a los derechos de las mujeres en materia política, económica, social y de salud; pero sostiene que falta aún un largo camino de sensibilización.

“En materia de acceso a la justicia ha habido fortalecimiento. Ha habido fortalecimiento en las Comisarías de la Mujer, del Instituto de Medicina Legal; se han especializado tanto a jueces de Familia como de Violencia. Hay más participación de las mujeres en el Parlamento, en los gobiernos locales, en los gobiernos regionales y en el Parlacen”, adujo Grandison.

No obstante, pese a la aprobación de leyes como la reforma a la Ley de Municipios, que obliga a que el 50% de los candidatos a elección popular sean mujeres, la funcionaria considera que falta la actitud de parte de la sociedad y de las mujeres para hacer valer sus derechos. “Tenemos que continuar con el proceso de sensibilización”, agregó Grandison.

Marianela Corriols

Mujer en la ciencia

Marianela Corriols es poeta y científica. Es también crítica y defensora de las mujeres. Recientemente ingresó a la Academia de Ciencias de Nicaragua, convirtiéndose en la sexta miembro de esa organización, compuesta por treinta personas. Es doctora en salud pública, ha investigado exhaustivamente las consecuencias del uso de plaguicidas en la salud y en la agricultura, y por más de veinte años ha trabajado en organismos internacionales.

“Al inicio de mi carrera fue difícil el tema de los salarios, la gente veía más normal pagarle más a un hombre que a una mujer. Una vez, en una entrevista de trabajo de un proyecto internacional, donde supuestamente hay más discriminación positiva, me preguntaron cuánto era mi aspiración y cuando les contesté me dijeron que con eso podían contratar a cuatro mujeres en Nicaragua. Yo sabía que la cifra que había dado se la pagaban a hombres”, cuenta.

Corriols enumera varios problemas a los que las mujeres deben enfrentarse aun siendo profesionales y estando informadas: “En los trabajos tenemos que sacrificar las relaciones familiares porque se espera que seamos iguales a los hombres. Hace veinte años, cuando trabajaba en un organismo internacional, no tenía seguro que cubriera mi embarazo. Recuerdo que me pidieron que hiciera una carta solicitando permiso sin goce de salario por razones personales. Al final rectificaron". Otra anécdota que cuenta es que durante la emergencia por el huracán Mitch, "estaba embarazada y trabajé de tal manera que mi hija tuvo retraso de crecimiento intrauterino; el médico me mandó a reposo. Eso no le pasa a un hombre... ”.

No obstante, Corriols sostiene que ha habido avances en términos generales. “Nicaragua es un país que ha avanzado enormemente en derechos de la mujer. Aun y cuando la muerte materna sigue siendo un gran problema de salud pública, este país ha reducido, digamos, en un tercio la mortalidad materna por causas obstétricas; eso no se ve frecuentemente en el mundo”.

“Se ha reducido en casi un 50% las muertes infantiles. La FAO dijo que se ha reducido la desnutrición y los datos dicen que es como de 20%. Todo eso beneficia el rol de la mujer, porque al final somos cuidadoras de los enfermos. Además, las mujeres tenemos más formación y eso se ve cuando se evalúa el Objetivo de Desarrollo del Milenio relacionado a la educación”.

Patricia Orozco

La voz femenina que empodera

Desde hace trece años Patricia Orozco entrega a la audiencia nacional información de los municipios. “Onda Local” es un espacio que apuesta por el lenguaje radiofónico en su significado más puro y que cada viernes, en boca de académicos, funcionarios y de la ciudadanía, presenta la realidad que se vive en las ciudades.

Desenfadada y comprometida con el periodismo, Patricia Orozco tiene más de veinte años de trayectoria en los medios de comunicación, principalmente radiales. La mayor dificultad que identifica en este oficio es el poco aporte publicitario.

“El periodismo siempre fue una aspiración de mi vida”, cuenta Orozco, quien sostiene que uno de los problemas que las mujeres enfrentan en esta profesión es la supremacía de los varones. “Quienes dirigen los espacios y los medios son hombres. A veces tenés que repetir tres veces lo que proponés para que eso sea escuchado”, dice, tras agregar que en los municipios hay un esfuerzo particular de mujeres para profesionalizarse.

Orozco va más allá de la profesión periodística al analizar el papel de la mujer en la esfera nacional. “Cuando hacían análisis sobre la viabilidad del canal, por ejemplo, yo me preguntaba: ¿por qué solo hay paneles de hombres? En este país hay mujeres”.

“Requerimos un reconocimiento en igualdad de condiciones. Efectivamente hay más mujeres en cargos, pero ¿están decidiendo? No basta con que las mujeres tengan un cargo, sino que estén comprometidas con los derechos de las mujeres”.

Margarita Vannini

Historia con rostro de mujer

En 1990 Margarita Vannini asumió la dirección del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica de la Universidad Cen-troamericana, Ihnca-UCA, dedicado a la promoción y desarrollo de la investigación histórica de alta calidad, así como a la preservación del patrimonio histórico. En la actualidad el instituto es una referencia a nivel de la región y ella, pese a que siempre desea estar con bajo perfil, es su principal promotora.

“Siempre he dicho que las mujeres del instituto rompimos con el monopolio que los hombres tenían de la historia”, sostiene Vannini, una historiadora que no gusta dar entrevistas y que creció en una familia en la que predominaba el espíritu de investigación y de cuestionamiento.

Desde el Ihnca Vannini promueve la formación de historiadores e impulsa iniciativas para mejorar la enseñanza de la historia en Nicaragua. En su larga trayectoria ha desarrollado investigaciones vinculadas a la historia del siglo XX.

“Cuando empezamos en el instituto las primeras historiadoras éramos las que estábamos aquí y empezamos a publicar y se empezaron a hacer libros de historia escritos por mujeres, eso marcó un hito. En los noventa, muy importante fue el papel del instituto en la formación de mujeres historiadoras: Frances Kinloch, Ligia Peña, quien trabaja con nosotros, y hay otra colega, Xiomara Avendaño”, por mencionar algunas.

Uno de los principales retos que atraviesa el Ihnca es la escasa formación de científicos sociales con capacidades para la investigación.

“Podemos decir que la cara del instituto es femenina porque el 75% de las que trabajamos aquí somos mujeres”. Destacan mujeres en puestos de dirección.

Países con mayor igualdad

El Foro Económico Mundial ubicó a Nicaragua entre los diez países en el mundo donde hay mayor igualdad de género. Es la única nación latinoamericana en esa lista.

Violencia

En un estudio multipaís de la OMS, el 15%-71% de las mujeres de 15 a 49 años aseguró haber sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja en algún momento de su vida.