•   Detroit, Michigan, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El fabricante de automóviles eléctricos de lujo Tesla dijo que en el último trimestre de 2013 las ventas del Modelo S fueron 6,900 vehículos, un 20% más de lo que había previsto, que confirman la solidez de la compañía.

En el conjunto de 2013, las ventas del Modelo S se situaron en 22,400 unidades.

El escrutinio de Tesla ha aumentado en los últimos meses después de que se hiciesen públicos varios incidentes en los que unidades del Modelo S sufrieron incendios.

Tesla ha defendido la seguridad de sus vehículos, pero la publicidad de los incendios se añade a la polémica que la compañía del multimillonario Elon Musk mantuvo el año pasado con medios especializados sobre la calidad del Modelo S.

Falta personal

Durante una rueda de prensa celebrada en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS), el vicepresidente de Ventas de Tesla, Jerome Guillen, afirmó que el principal problema al que se enfrenta la compañía es la incapacidad de contratar personal con la rapidez que necesita.

“Nuestro principal desafío sigue siendo las contrataciones”, dijo Guillen quien afirmó que la compañía mantiene sus planes de duplicar en todo el mundo su personal de ventas y servicio para 2014.

Guillen también dijo que las actualizaciones de software que Tesla ha realizado en las unidades del Modelo S “para mejorar el vehículo” no pueden ser denominadas como llamadas a revisión porque se realizan de forma remota.

Sin temores

La actualización está diseñada para detectar fluctuaciones en la electricidad durante la recarga y prevenir el sobrecalentamiento que puede causar incendios.

El vicepresidente de Ventas de Tesla, Jerome Guillen, también señaló que el comportamiento de los vehículos vendidos en Norteamérica durante la ola de frío que atenazó gran parte de la región a finales de 2013 e inicios de 2014 es prueba de que el consumidor no debe temer que el Modelo S sea afectado por las bajas temperaturas.

Guillen recalcó que el Modelo S es el automóvil de más ventas, tanto vehículos tradicionales como eléctricos, en Noruega “y allí saben bastante sobre el frío”.