•   Pekin  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Expresiones de dolor, de llanto y de histeria provocó entre los familiares de los pasajeros del avión desaparecido de Malaysia Airlines, la noticia brindada por representantes de la línea aérea y del Gobierno de ese país, de que la aeronave cayó en el océano Índico sin dejar sobrevivientes.
Los familiares de las víctimas, algunos de los cuales llevaban esperando noticias en el hotel Lido de Pekín, desde que desapareció la aeronave, también expresaron incredulidad ante lo que les informaban, mientras el Gobierno chino, pidió a Malasia que le entregue toda la información y pruebas de que el avión acabó en el océano Índico.

 

China pide a Malasia que entregue pruebas

 

El Gobierno chino pidió ayer a Malasia que le entregue “toda la información y pruebas” que han llevado a la conclusión de que el avión de Malaysia Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo ha acabado en el océano Índico.

Así lo exhortó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, en un escueto comunicado divulgado poco después de que el primer ministro de Malasia, Najib Razak, informara en una rueda de prensa que el avión se estrelló en el sur del océano Índico y diera por muertos a sus 239 ocupantes.

Un total de 154 pasajeros del avión eran chinos, incluido un taiwanés.

Antes del anuncio de Razak, Malaysia Airlines envió a los familiares de las personas que viajaban a bordo del Boeing 777-200 un mensaje de texto en el que informaba de lo ocurrido y lamentaba comunicarles que “ninguno ha sobrevivido”.

Dolor y rechazo

Los familiares de los viajeros chinos que embarcaron en el vuelo MH370 mostraron ayer su dolor, pero también su rechazo, al ser informados de que el avión de Malaysia Airlines se estrelló en el Índico.

“Queremos que toda la prensa sepa que no nos creemos nada”, manifestó una mujer china ante los medios congregados en el hotel Lido de Pekín, entre ellos, Efe, donde algunos de los familiares de los 154 viajeros chinos que iban a bordo del aparato llevan esperando noticias desde el día en que desapareció la aeronave.

Tras oír la noticia, se vivieron escenas de histeria, de nervios y desesperación en el hotel pequinés, donde se registraron varios desmayos de familiares, que tuvieron que ser sacados de la sala en camillas por el equipo de sanitarios desplazados hasta el lugar.

“¿Dónde están nuestros hijos?”, gritó desesperada a la prensa una mujer, mientras otra rechazaba que el avión haya acabado en el fondo del Índico: “Los gobiernos nos están engañando. El Gobierno tiene que hablar con nosotros”.

 

Sigue ayuda

El ministerio francés de Exteriores expresó ayer su pésame a las familias y allegados de los pasajeros del avión de la compañía Malaysia Airlines desaparecido el pasado día 8, y aseguró que Francia mantiene su apoyo a las autoridades malasias para que se esclarezca lo sucedido.