•   China  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

El ascenso de China ha cambiado a todas las regiones, pero también ha reforzado patrones existentes.

La demanda de China de materias primas ha atrincherado la posición de Latinoamérica como proveedor de las mismas, por ejemplo. El país devora el petróleo procedente de Venezuela y Ecuador, el cobre de Chile, la soya de Argentina y el mineral de hierro de Brasil, con el cual también firmó un acuerdo de importación de maíz el 8 de abril.

Los préstamos chinos a la región también tienen un fuerte sabor de recursos naturales. Los datos son incompletos, pero, según las nuevas cifras de la Base de Datos Financieros Chino-Latinoamericanos –un esfuerzo conjunto entre la Universidad de Boston y el Diálogo Interamericano, un grupo de análisis–, China destinó casi 100,000 millones de dólares a Latinoamérica entre 2005 y 2013.

Montos

Los mayores desembolsos por mucho han provenido del Banco de Desarrollo de China. Los prestamistas chinos también remitieron unos 15,000 millones de dólares el año pasado, casi tres veces los 5,200 millones de dólares del Banco Mundial en el año fiscal 2013. Los bancos comerciales extranjeros prestaron unos 17,000 millones de dólares.

Más de la mitad de los préstamos de China a Latinoamérica ha sido absorbida por Venezuela, que paga mucho del préstamo con las ganancias de las ventas de petróleo a largo plazo a China. Ecuador ha llegado a acuerdos similares, como lo ha hecho Petrobras, la firma petrolera de control estatal de Brasil, que negoció una línea de crédito de 10,000 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China en 2009.

Dinero bienvenido

Esos acuerdos de préstamos por petróleo convienen a los chinos, y no simplemente porque ayudan a asegurar suministros de energía a largo plazo. También reducen el riesgo de préstamos a países menos dignos de créditos como Argentina y Venezuela. El dinero de las ventas petroleras es depositado en la cuenta china de la empresa petrolera, de donde pueden retirarse directamente los pagos.

No sorprende que el dinero chino sea bienvenido en lugares donde los mercados financieros son recelosos. Ecuador, que incumplió el pago de sus deudas en 2008, ha usado los préstamos chinos para cubrir los déficits de su presupuesto y para restablecer un historial de pagos como preludio para un intento de recurrir a los mercados de bonos de nuevo.

Sin embargo, el crédito chino también tiene sus atractivos en otras economías. A menudo tiene sentido que los países diversifiquen sus fuentes de crédito. Los préstamos pueden abrir la puerta a la inversión directa.

Reglas

Además, como señala Kevin Gallagher de la Universidad de Boston, los bancos chinos y las instituciones multilaterales operan generalmente en sectores diferentes. Del dinero que China ha prestado en la región desde 2005, 85 por ciento se ha destinado a infraestructura, energía y minería.

Los deudores quizá tengan que gastar una parte de sus préstamos en productos chinos a cambio, y a algunos observadores les preocupan los estándares ambientales menos severos de los bancos chinos. No obstante, lo principal es que haya dinero disponible. Es de esperar que las cifras de préstamos aumenten.

 

China devora el petróleo procedente de Venezuela y Ecuador, el cobre de Chile, la soya de Argentina y el mineral de hierro de Brasil.

 

100

MIL MILLONES en préstamos otorgó China a Latinoamérica entre 2005 y 2013.

 

85

POR CIENTO de los desembolsos de China se ha usado en infraestructura, energía y minería.

 

Latinoamérica, el socio estratégico

EFE • El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, aseguró que América Latina se consolidará como el gran socio estratégico de su país con el foro China-Celac.

“Estamos pensando en la creación de un fondo para infraestructura en América Latina y el Caribe” y “con la próxima constitución del foro China-Celac será mucho más fácil”, declaró Wang en una rueda de prensa junto a su homólogo brasileño, Luiz Alberto Figueiredo.

La creación de ese foro fue anunciada el pasado día 4 en Pekín, cuando se acordó, además, realizar una cumbre en Brasilia, durante la tercera semana de julio próximo, que reunirá a los jefes de Estado de China, Brasil y del Cuarteto de la Celac, que forman Costa Rica, Cuba, Ecuador y un representante de la Comunidad del Caribe.

Los emergentes

Wang confirmó también que, tras esa cumbre, está prevista una primera reunión de cancilleres del foro China-Celac, que se ha planteado inicialmente para fines de este año en Pekín.

Según Wang, ese nuevo mecanismo tendrá como ejes fundamentales a China y Brasil, países a los que consideró “las mayores economías emergentes de Oriente y Occidente”.

Junto con Rusia, Suráfrica y la India, China y Brasil forman el foro BRICS, que celebrará su cumbre anual en la ciudad brasileña de Fortaleza también en julio próximo, cuando según Wang y Figueiredo, deberá formalizarse la creación del banco de fomento de ese grupo.

Progreso

Ese banco, en opinión de ambos cancilleres, también contribuirá al progreso de América Latina, pues uno de sus frentes será la financiación de proyectos de infraestructura en los países menos desarrollados.

El ministro chino consideró que el foro China-Celac deberá tener un carácter “estratégico global” y permitirá ampliar y fortalecer la cooperación en el eje sur-sur, así como “contribuirá para un mundo más pacífico”.

Wang destacó que China es un gran importador de petróleo y gas, de los que dijo que en más de un 10% llegan a su país desde América Latina.

 

261

MIL MILLONES de dólares representa el comercio entre China y América Latina .

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus