•  |
  •  |
  • END

Se calcula que alrededor de cinco mil millones de aves migratorias pasan por Centroamérica cada año en busca de las regiones tropicales, sin embargo, tras ellas vienen cazadores deportivos que amparados en la carencia de leyes en países como Nicaragua, se dedican a cazar especies vedadas. Las lagunas de Moyúa, Las Playitas y Tecomapa, ubicadas a 65 kilómetros de Managua, donde se realizó esta fotografía, son sitios de descanso para estas aves migratorias, y continúan a la espera de que los declaren sitio Ramsar para proteger a los visitantes alados.