• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |

Un joven nicaragüense radicado en Los Ángeles y especialista en Ciencias e Ingenierías Económicas y Ambientales es el coautor de una investigación realizada en el seno académico de la prestigiosa Universidad de California en Los Ángeles, UCLA, que representa un punto de partida para la planificación del ahorro de energía en la sociedad.

Omar Asensio compartió con El Nuevo Diario por qué y cómo se llevó a cabo este estudio, el cual trata sobre lo que realmente motiva a las personas a ahorrar energía. Los resultados se publicaron en la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés), una de las fuentes más prestigiosas de estudios científicos en todo el mundo.

“Los sistemas de innovación están cambiando y la identificación de oportunidades económicas que se orientan al futuro no se basan solamente en ganancias y beneficios privados, sino también en crear soluciones que consideran el impacto social y los recursos ambientales”, asegura.

¿Por qué decidieron hacer una investigación sobre lo que realmente motiva a las personas a ahorrar energía?

Los cambios de los hábitos cotidianos de consumo eléctrico podrían tener un impacto importante a largo plazo en reducir emisiones y contaminantes del aire. Pero, los factores que motivan a las personas a conservar la energía en casa no estaban bien definidos.

¿Cuál fue la población estudiada y cuáles eran sus hábitos de consumo de energía al inicio del estudio?

El perfil del grupo incluye inquilinos que residen con o sin hijos en edificios multifamiliares en California. Esta población es representante de un tamaño promedio de la familia en la vivienda, de edad mediana, y clase media, incluyendo hogares con ingresos escasos y elevados. Observamos el uso de la electricidad a muy alta frecuencia, hasta todos sus aparatos eléctricos. En el inicio del estudio, el grupo utilizaba mucha más energía para encender las luces y usaba más los enchufes eléctricos.

¿Cómo se llevó a cabo la investigación y cuánto tiempo duró?

Dividimos a los participantes en dos grupos. Después de un periodo de prueba de seis meses para medir el consumo de energía en cada edificio, todos los participantes recibieron correspondencia semanal por cuatro meses, indicándoles cuánto más consumieron en comparación a sus vecinos, que fueron más económicos. A un grupo se le informó cuánto dinero más pagó por el uso de electricidad en relación a sus vecinos; al segundo grupo se le informó sobre las libras extras de contaminación que estaba contribuyendo en comparación a sus vecinos y se le recordó que dicha contaminación está vinculada con enfermedades, incluyendo el asma infantil y el cáncer.

Entonces las dos posibles razones eran ahorro de dinero y suprimir la contaminación del aire y preservar la salud, ¿cuál tuvo más peso?

Nos sorprendió observar que el mensaje de la salud humana podría suponer un ahorro de 8 por ciento, que es muy significante. Aún más sorprendente fue ver el ahorro del 19 por ciento en los hogares de familias con niños. Este es un descubrimiento importante del estudio.

¿Cuáles son los beneficios a corto y largo plazo del ahorro en el consumo de energía?

La conservación de la energía gu­ía a reducir emisiones que producen contaminación del aire y riesgos de salud, por ejemplo el cáncer, la bronquitis crónica, el asma y otras enfermedades. Por lo tanto, a largo plazo, conservar los recursos eléctricos puede disminuir la contaminación en el aire y reducir el riesgo de estas enfermedades.

¿Planean ampliar esta investigación y difundirla para tener una mayor incidencia?

Implementar este tipo de estudio es complicado. Colaboramos con ingenieros eléctricos de la UCLA que desarrollaron la tecnología de medición que nos permitía observar el consumo de electricidad a muy alta frecuencia. El hallazgo se ha considerado relevante para utilizarlo en la planificación estratégica de las empresas públicas y privadas. Estamos abiertos a futuras investigaciones, así como a fomentar y colaborar con otras entidades e instituciones.

¿Qué tan necesario es en estos tiempos el ahorro en el consumo de energía?

El ahorro monetario sigue siendo un incentivo importante para la conservación de la energía. Sin embargo, para realmente cambiar los hábitos de consumo, descubrimos que lo que inspira a la gente a ahorrar energía es la salud y no el dinero.

  • EL EXPERTO

Migró a Estados Unidos siendo un niño, por lo que la mayoría de su educación la recibió en el estado de California.

Tiene un doctorado en Ciencias e Ingenierías Económicas y Ambientales por la Universidad de California en Los Ángeles, UCLA.

Ha trabajado en diferentes proyectos de investigación y desarrollo de productos, procesos de fabricación y propiedad intelectual. Recientemente, ha elaborado estudios sociales de la sustentabilidad económica y el uso más eficiente de los recursos, como por ejemplo el diseño de incentivos para la conservación de la energía.