•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |

Como los autos sin conductor, las aeronaves sin piloto prometen ser un negocio enorme si se pueden superar los obstáculos regulatorios. A mediados de febrero, después de años de retraso, la Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) presentó su borrador de reglas para los drones comerciales. Aunque las regulaciones propuestas no son tan draconianas como algunos temían, seguirán recortando las alas a las aeronaves no tripuladas.

Ha habido preocupaciones de que la FAA requiriera a los drones, o aeronaves teledirigidas, emprender un costoso y prolongado proceso para que se certificara que están en condiciones de volar, como sucede con las aeronaves tripuladas, y/o que la persona en tierra que operara el dron necesitara una licencia de piloto.

En vez de ello, la agencia está proponiendo que los drones que pesen menos de 55 libras (25 kilos), en tanto reciban buen mantenimiento y sean verificados antes del vuelo, sean operados sin certificación por parte de operadores que hayan pasado una prueba aeronáutica básica. Sin embargo, los drones tendrían que permanecer por debajo de los 500 pies (152 metros), volar solo de día y permanecer a la vista de sus operadores todo el tiempo. No podrían volar sobre personas.

Este es un “buen primer paso”, afirmó la Asociación de Sistemas de Vehículos no Tripulados, un grupo cabildero. Permitiría, digamos, que un agente de bienes raíces tomara fotografías aéreas de una casa que está siendo puesta en venta, o que un agricultor sondeara un cultivo en busca de signos de enfermedad y hacerlo por mucho menos que contratar un helicóptero. No obstante, al no permitírsele sobrevolar multitudes, evitaría que las compañías televisoras filmaran eventos deportivos con naves teledirigidas.

Algunos obstáculos

La necesidad de mantener a un dron a la vista también hace más difícil que realice vuelos de larga distancia, como para inspeccionar ductos en áreas remotas. Amazon dijo que este requerimiento también evitaría iniciar el servicio de entregas mediante drones en que está trabajando. La firma de comercio electrónico ya ha trasladado parte de su trabajo con drones a partes de Europa, donde las regulaciones son más relajadas.

El administrador de la FAA, Michael Huerta, dijo que las reglas “evolucionarán” conforme se desarrollen los drones, y los negocios en torno a ellos. Conforme mejore la tecnología para evitar colisiones y los operadores adquieran experiencia, es posible imaginar que la agencia eventualmente permita vuelos a más larga distancia y fuera de la vista.

Primero, sin embargo, sus propuestas actuales deben pasar por un largo periodo de comentarios públicos antes de ser finalizadas, lo cual pudiera tomar hasta 2017.

Algunos sin permiso

Mientras tanto, las operaciones con naves teledirigidas en otros países están despegando. DHL, la firma de logística alemana, ha empezado a entregar medicamentos y otros suministros urgentes a Juist, una pequeña isla a 12 kilómetros frente a la costa alemana. Es el primer servicio de entregas mediante drones que opera más allá de la vista en Europa.

Esos acontecimientos continuarán frustrando a los operadores de drones estadounidenses que están ansiosos de despegar. Algunos operan sin permiso, estimando que la FAA carece de los recursos para
atraparlos.

Como algunos drones pequeños cuestan ahora menos de unos cuantos cientos de dólares, la tecnología está avanzando más rápidamente que los reguladores. En parte por esa razón, la FAA ya está considerando un conjunto de reglas más relajadas para las naves teledirigidas que pesen menos de cinco libras (2.26 kilos).

Francia investiga la presencia de drones sobre París

EFE • El gobierno francés investiga la presencia por varias noches de drones sobrevolando lugares emblemáticos y sensibles de París, un fenómeno misterioso que el Ejecutivo asegura tomarse “muy en serio”.

El portavoz del Gobierno, Stéphane Le Foll, reconoció que el caso ha provocado la movilización de las fuerzas del orden, pero hizo un llamamiento a la calma puesto que, sostuvo, no hay motivo para la inquietud.

Los aviones no tripulados, pilotados por control remoto, han sido avistados en diversos puntos de la ciudad. En la madrugada del martes, cerca de la torre Eiffel, en las orillas del Sena o en la plaza de la Bastilla, entre otros lugares.

También aparecieron en barrios periféricos del norte y el sur de la ciudad y, como la víspera, en la céntrica plaza de la Concordia, el único lugar donde han sido vistos las dos noches, situados en uno de los extremos de la turística avenida de los Campos Elíseos y en uno de cuyos flancos se sitúa la Embajada de Estados Unidos.

En esta segunda jornada, según fuentes policiales, los drones fueron grabados por los agentes, lo que puede contribuir a hacer avanzar las pesquisas.

El hecho, cuyas consecuencias no superan por el momento la categoría de anécdota, ha provocado la apertura de una investigación que la Fiscalía francesa ha puesto en manos de la brigada de la Gendarmería encargada del transporte aéreo.

El cielo de París está sujeto a un estricto control que, de facto, veta a cualquier aeronave sobrevolarlo sin los reglamentarios permisos, en función de una ley que data de 1948.

Además, la ley gala prohíbe que, por motivos de seguridad, se hagan volar aviones sin piloto en zonas pobladas.

Por el momento, la población no ha mostrado particulares signos de alarma por este caso y Le Foll lanzó un mensaje en ese sentido.

“No hay que inquietarse, sino mantener una vigilancia, es un asunto que nos tomamos muy en serio”, aseguró el portavoz del Ejecutivo, obligado a responder por este caso en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, por su parte, se negó a responder a los periodistas que le cuestionaron por el asunto.

Le Foll reconoció que no será fácil dar con las personas que están detrás de estos extraños vuelos, porque “cualquiera puede usar un dron”, pero reiteró que no se lo toman “a broma”.

“Tenemos que movilizarnos para encontrar a los autores de estos vuelos y una investigación está en curso para descubrirlos”, aseguró el también ministro de Agricultura.