•  |
  •  |
  • END

Julio:
Acusación por caso Cenis;
fiesta Estado-partido; y la marcha blanca
El gobierno, por medio del fiscal Armando Juárez, alfil del FSLN en el Ministerio Público, presentó acusación por el caso de los Cenis contra Eduardo Montealegre y más de 30 personas el 8 de julio.

La oposición política y la sociedad civil organizan una marcha contra el gobierno y el 16 de julio más de 20 mil personas recorren las calles de Managua en rechazo a las medidas del gobierno. Ortega descalifica la marcha y los tilda de “peleles”, “oligarcas” y “culitos rosados”.

En un capítulo más de la guerra verbal Nicaragua-Colombia, Ortega complica las relaciones al leer una carta de un jefe de las FARC que le pide su intervención como mediador de un acuerdo de paz entre los rebeldes y el gobierno colombiano. La propuesta es rechazada por Bogotá.

El 19 de julio el gobierno celebra a lo grande el 29 aniversario de la Revolución con la movilización de más de 300 mil personas --incluyendo a todos los trabajadores del Estado--, y con un excesivo derroche de recursos estatales que la Contraloría desestima como corrupción.

Agosto:
El incendio del Oriental, ataques a los donantes y caso Paraguay
Agosto despuntó en su primer día con las imágenes ruinosas de un Mercado Oriental consumido por las llamas de un incendio que comenzó la noche del 31 de julio, dejando millonarios daños a la economía local.

Funcionarios y medios oficialistas atacan a la saliente embajadora de Suecia, Eva Zetterberg, le plantan piquetes de agitadores frente a su sede y la remata con diatribas irrespetuosas el vicecanciller Manuel Coronel Kautz tildándola de “Diabla”, el 14 de agosto.

El 15 de agosto, Ortega fue invitado a Paraguay a la toma de posesión del presidente Fernando Lugo, pero no asistió cuando se anunció una jornada de protestas de las feministas locales en solidaridad con Zoilamérica Narváez, encabezadas por Gloria Rubín, Secretaria de la Mujer.

Quien sí llegó y fue bienvenido fue el poeta Ernesto Cardenal, quien criticó ácidamente a la pareja Ortega-Murillo.

El 22 de agosto, el juez orteguista David Rojas reactivó una sentencia de absolución emitida en diciembre de 2005 contra Cardenal y la convirtió en una nueva condena, donde lo obliga a pagar una multa de mil dólares como “escarnio”.

Después de ofrecer el “acero de guerra” a sus adversarios en julio, y de activar el 18 de agosto a ex militares del extinto Ministerio del Interior para fortalecer al FSLN de cara a las elecciones, Ortega y su esposa organizan a grupos de “rezadores contra el odio” y los mandan a protestar contra los principales medios y a ocupar las rotondas desde el 20 de agosto a la fecha.

Estalla una lejana guerra en Georgia con provincias separatistas apoyadas por Rusia. Nicaragua fue el segundo país del mundo, después de los rusos, en reconocer como Estados independientes a Abjasia y Osetia del Sur.

Ortega se gana la crítica de Estados Unidos, y en respuesta Nicaragua oficializa el reconocimiento nicaragüense por medio de dos decretos presidenciales dictados el 31 de agosto y publicados el 1 de septiembre en La Gaceta.

Septiembre:
Zoilamérica, acoso a los ONG, Tropigás
y donantes hablan
El asedio a organismos no gubernamentales, periodistas independientes y feministas se intensifica bajo “sospechas” de lavado de dinero por parte del Ministerio de Gobernación.

Ortega reformó el decreto que reglamenta la Ley 228, Ley Orgánica de la Policía, y nombró Comisionados Generales a tres oficiales allegados al FSLN, y los dejó en línea de sucesión directa al máximo cargo de jefe de la Policía, entre ellos a su consuegro, Francisco Díaz.

Los recién organizados ex militares de las Tropas “Pablo Úbeda” se estrenan en León, bloqueando las calles e impidiendo la marcha cívica organizada por la sociedad civil en esa ciudad el 20 de septiembre.

El 22, las agencias de cooperación Oxfam-Gran Bretaña, Trocaire, SNV-Holanda y Oxfam-Novib, en nombre del Fondo Común de Donantes, emiten un pronunciamiento ante la destructiva campaña oficial contra las agencias de cooperación y las ONG nacionales vinculadas.

En un comunicado, los donantes defienden los recursos otorgados a las vilipendiadas agencias de desarrollo y exigen respeto y garantías democráticas por parte del gobierno a los acuerdos de gobernabilidad adquiridos de común acuerdo.

El 26 de septiembre, el Procurador General de la República, Hernán Estrada, convoca a conferencia de prensa para presentar una carta en la que Zoilamérica Narváez --hijastra de Ortega, a quien denunció por abuso sexual en 1998-- solicita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “archivar” su caso, en aras de la reconciliación nacional.

El 24 de septiembre, el clima económico nacional se enrarece con la noticia que Ortega ha ordenado un decreto de “emergencia económica”, por medio del cual el gobierno interviene a la empresa de gas licuado Tropigás, después que el reclamo de ésta de un ajuste al precio fuera interpretado como “chantaje” por las autoridades.

Octubre:
fajazos, encuestas, corrupción oficial
y el inicio de la vorágine electoral
El 11 de octubre, unos 20 estudiantes universitarios se atrevieron a protestar contra el gobierno frente al oficialista Canal 4. Ellos fueron agredidos con insultos, golpes, patadas y fajazos por simpatizantes y periodistas del gobierno.

Continúa el asedio a los ONG luego que agentes policiales forzaran la sede del Centro de Investigaciones de la Comunicación --Cinco-- que dirige el periodista Carlos Fernando Chamorro el 12 del mes.

De este hecho, y de las investigaciones en general, toma distancia el Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez.

En la vorágine del caso, cuando los miembros de los ONG son citados a las oficinas del Ministerio Público, simpatizantes sandinistas agreden a activistas del Cenidh y a periodistas que cubren los eventos ante la mirada pasiva de fiscales y policías.

El 22 de octubre, la UCA revela encuesta donde el candidato oficialista Alexis Argüello aparece con baja intención de votos. Al día siguiente, Rosario Murillo aparece junto a varios catedráticos de la UCA afines al FSLN, descalificando la encuesta y criticando a la Universidad.

El “líder estudiantil” de UNEN, César Pérez, de 42 años, intenta “tomarse” la UCA para hacer proselitismo oficialista, y es expulsado por los estudiantes en medio de golpes y forcejeos el 28 de octubre.

El 27 de octubre el Cenidh denuncia a Nicaragua durante el 133 período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington, por persecuciones políticas, violación de los derechos civiles y políticos de expresión, manifestación y asociación, y violencia contra los medios de comunicación.

El procurador Hernán Estrada en la audiencia minimizó las denuncias y destacó al presidente como “el principal defensor de la institucionalidad del país”.

El 30 de octubre, el Gobierno de Nicaragua denunció en la XVIII Cumbre Iberoamericana de El Salvador, que “algunos embajadores” de la Unión Europea participan en actos de conspiración con la derecha local para derrocar y desestabilizar la Administración del presidente Ortega.

Noviembre:
violencia y caos postelectoral
Finlandia recorta su ayuda el 3 de noviembre, y el vicecanciller Manuel Coronel Kautz minimiza la pérdida de más de tres millones de dólares de apoyo presupuestario.

El 9 de noviembres se dan las elecciones municipales y se denuncian irregularidades a granel, se gesta una enorme inconformidad política y se empieza a hablar de fraude electoral. El ambiente se agita con los primeros resultados del CSE y la violencia estalla en las calles de Managua el 10.

El 11 de noviembre, los obispos se prenuncian pidiendo transparencia al CSE. El 18, el PLC y sus aliados convocan a una marcha de protesta en Managua. El gobierno moviliza a empleados públicos, a simpatizantes, a pandilleros y a ex militares a cercar la marcha y a atacar a quienes pretendían marchar y darle cobertura al evento.

El 19, los obispos insisten en el recuento y condenan la violencia política y el uso de imágenes de la fe católica en las rotondas y plazas políticas. Funcionarios de gobierno se lanzan contra los obispos y amenazan con boicotear una marcha religiosa por la paz convocada por los líderes de la Iglesia Católica.

Aparecen imágenes de la Virgen María en las avenidas de Managua y se tuercen las relaciones entre el gobierno y el clero.

En medio del clima agitado, el procurador Hernán Estrada expresa una frase temeraria el 13 de noviembre: “Si el comandante Daniel Ortega dispusiera llamar a las calles, no quedaría piedra sobre piedra sobre este país y sobre ninguna emisora y sobre ningún Canal de este país, pero gracias a Dios no lo ha hecho por la sabiduría y serenidad del gobernante que tenemos”.

Nicaragua denuncia sin éxito al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, de unirse a la “conspiración internacional” contra Ortega. Sólo Venezuela respalda la postura de Nicaragua. Un juez sandinista condena al misionero nicaragüense-italiano Alberto Stefano Boschi como el culpable de una lesión al periodista oficialista Antenor Peña. El 26 de noviembre, Estados Unidos anuncia la congelación de la Cuenta Reto del Milenio, y el gobierno responde: “Eso nos hace sentir más libres”.

Diciembre: los donantes “APRIETAN TUERCAS”

El 5 de diciembre, el escritor Sergio Ramírez Mercado denuncia al Instituto Nicaragüense de Cultura de censurarlo, al no autorizar el prólogo escrito para el libro que recoge la antología del poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas y que sería publicado por el diario El País de España.

En el 60 aniversario de declaración de estos derechos humanos, simpatizantes del presidente Ortega, liderados por el procurador de derechos humanos Omar Cabezas, apedrean a activistas de Derechos Humanos el propio 10 de diciembre.

La Unión Europea anuncia el cese de su ayuda financiera por 40 millones de dólares al gobierno de Ortega, y Estados Unidos posterga por 90 días la asistencia de la Cuenta Reto del Milenio.

El presidente denuncia en la Cumbre de Brasil el acto como “un bloqueo”, pero nadie lo secunda. Parte a Rusia a buscar ayuda y consigue firmar acuerdos de cooperación poco concretos.