Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END



Nicaragua necesita la ayuda económica de los donantes que se fueron con las denuncias del fraude electoral del pasado nueve de noviembre, pero el gobierno no está dispuesto a discutir con nadie ese tema. “Ni con los historiadores”, dice el asesor presidencial en asuntos económicos, Bayardo Arce Castaño.

Él sabe que ese es un tema que incidió en esa decisión que ahora acentúa la crisis internacional, pero ese tema es algo que el gobierno no está dispuesto a discutir con nadie, a pesar de que el principal proveedor de recursos para el gobierno, Venezuela, bajó su ritmo de ayuda.


Rezadores, rótulos y flores
¿Cómo harán para atraer la ayuda? De muchas formas, dice Arce, quien reclama respeto de ayuda internacional al país.

El amplio paquete de disposiciones de austeridad en esencia se ven positivas, pero no abarcan asuntos reales que a todas luces no pueden justificarse, como el costo de los rezadores en las rotondas, el financiamiento a las campañas mediáticas de los Consejos del Poder Ciudadano y otros gastos superfluos que, según el asesor, salen del partido y no del presupuesto.

El dinero del BID y los bancos
En su discurso sobre el plan de austeridad, el presidente hablaba de buscar fondos con organismos financieros internacionales. ¿Cuántos millones van a buscar y a qué área destinarían el dinero?
A ver, hay un programa del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que dispone de 300 millones de dólares, y el presidente dijo que esos 300 millones se los estamos pidiendo al BID, porque ese Banco ofreció un programa para apoyar a los países golpeados por la crisis financiera. Este programa del BID, es para financiar a la banca, para eso es el programa del BID. ¿Qué pasa? El dinero no es para que los bancos agarren ese dinero y lo presten para tarjetas de crédito, no, nosotros estamos buscando que el BID dé esa plata al Sistema Financiero Nicaragüense y que existan recursos para la producción y la promoción de los exportaciones.

El BCIE y el FMI
¿Y hay algún acuerdo con la banca y el gobierno para esas condiciones de financiamiento?
Es que es una condición, es el BID el que la da y no la podés ocupar para otra cosa, pero del mismo modo, estamos ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), buscando 200 millones de dólares. En el BCIE se acordó para respaldo de los Bancos Centrales de los países, un préstamo para todos los países de la región, ahí estamos buscando 200 millones para el Banco Central, para que el Banco tenga recursos de reservas y asegure el funcionamiento de la economía.

Y hay una línea de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI), que es de ciento y pico millones, para el mismo objetivo, y ese préstamo lo vamos a activar ahora que terminemos de llenar los requisitos con el FMI, que esperamos que sea pronto, porque si la Asamblea aprueba los créditos y los directivos del Banco Central, sólo nos quedaría un punto, que es ratificar el protocolo con Unión Fenosa, que esperamos se haga en la próxima semana, y con eso cumplimos este etapa de compromiso con el FMI y ya ellos nos pueden prestar plata, y esos fondos permiten que el Banco Central de Nicaragua pueda tener recursos para apoyar la economía.

¿Han tomado ustedes en cuenta al sector privado, no sólo a los bancos, sino a los empresarios, para superar la crisis?
Claro, el problema no es sólo de mercados ni de financiamiento. Hemos estado en contacto con los empresarios, y ellos tienen una serie de señalamientos, de problemas que hay que afectan la liquidez de la economía, que es parte de un paquete de medidas que el presidente aludió, sin dar los detalles porque los está revisando antes de mandarlos a publicar, pero como ejemplo, te puedo decir que se están activando trámites y se están buscando mecanismos para agilizar gestiones, sobre todo para la producción y las exportaciones. Eso incluye el cumplimiento de estímulos tributarios y eficiencia del Estado en resolver las necesidades que los inversionistas necesitan. Las medidas son, por un lado, buscás el mercado; por el otro, buscás financiamiento; por otro lado, buscás facilitar la acción de producción para mejorar el plan de inversión pública.


El plan de viviendas
¿Y qué hará el Estado para garantizar que la inversión pública sea eficiente? Le digo eso porque cada año se habla de sub ejecuciones de presupuestos de hasta 50 por ciento…
Hay varias cosas. Por ejemplo, en el plan de inversión pública, hay una Ley de Viviendas de Interés Social, donde el Estado va a subsidiar una parte de los intereses de la gente. Si vos vas a comprar una casa de menos de 20 mil dólares, el Estado te va a facilitar un dos o tres por ciento del interés bancario, y al mismo tiempo, va a facilitar a que el inversionista interesado en construir casas de interés social, obtenga los permisos en tres meses y no en los 18 meses que se llevan ahorita mismo para obtener todas las autorizaciones. En el Plan de Inversión Pública, el Plan de Vivienda Social es estratégico, porque dinamiza la industria del cemento, del hierro, emplea a miles de personas y eso es un eje clave en las medidas económicas de este año.

Hablemos de la cooperación. El presidente insistió que había que buscar a los donantes que se han ido.

Estamos en eso.


¿Pero cuál es el plan?
Hemos iniciado diálogos aquí, pero estamos pensando ir más allá. Nos hablaron de que era posible que viniera a inicios de año una misión de la Unión Europea, y nosotros estamos valorando si más bien mandamos una misión a Holanda, de tal manera que podamos dialogar y esclarecer cosas…

Ahora los donantes, que antes eran amigos, critican al gobierno…
No, no, esperate, mirá lo que estás diciendo. No confundás las cosas, estás hablando del gobierno y ahora me querés salir con donantes, no confundás…

¡Nada de política!
Pero estamos hablando de que el problema central de los donantes es por lo electoral…
No hombre, estamos cayendo en lo político cuando lo que me dijiste era que te explicara lo económico. Me preguntaste qué íbamos a hacer para buscar la ayuda de los donantes, pues te dije que vamos a ir a buscarlos…

Claro, pero recuerde que los donantes siempre ponen condiciones y…
¡Por eso! Vamos a ir en el marco diplomático, de respeto, si nos ponen condiciones lesivas no las aceptamos y seguimos igual, ya te expliqué cómo se va financiar esto. Ahora, lo ideal es que podamos entendernos, explicarles, dialogar y que descongelen la ayuda ofrecida y así tendríamos una mejor solvencia económica.

¿Y qué condiciones aceptarían, como usted dice, dentro del marco de respeto diplomático y no lesivas a Nicaragua?
Lo que sea razonable, ese es un campo que no es de economía, eso andá preguntáselo al canciller, a ver qué está dispuesto a aceptar y qué no.

Hablemos de las medidas económicas, pues. Como parte de las disposiciones de ahorro, se han rebajado los horarios laborales en el Estado para bajar los gastos, pero eso también aumenta la ineficiencia en los trámites ante las instancias estatales porque ahora hay menos tiempo para diligenciar asuntos.

A ver, se va mantener como norma general, el trabajo a medio tiempo en algunas instancias menos operativas, no en todas; en todas las instituciones del Estado hay sectores que por su naturaleza no cierran a las dos, hay oficinas que cierran a las siete de la noche o más tarde, y hay otras oficinas que trabajan para el Estado que ni siquiera son financiadas con los recursos del Presupuesto como la mía… Las ventanillas necesarias van a trabajar igual, o más, y ahora con mayores exigencias de atención al público por orientaciones del presidente, que ya te expliqué: él quiere que el Estado sea más ágil y eficiente.

La ayuda venezolana
¿La ayuda venezolana va a ser incorporada al presupuesto y cuánto significa en recursos?
Entiendo que ellos están dando como el 70 o el 80 por ciento del combustible que consume el país. Como la ayuda está vinculada al precio del petróleo, la cooperación ha bajado en términos de efectivo, porque no es lo mismo que te digan que agarrés el 50 por ciento de un barril a 120 dólares, que tomés ese mismo porcentaje de un barril al precio de 40 dólares. Yo entiendo, no domino bien ese detalle, creo que se está negociando que dada la baja del precio del petróleo, Venezuela había decidido darnos otra forma de cooperación directa, no vinculada al efectivo derivado de la venta del combustible, pero no estoy en ese equipo que trabaja esa negociación y desconozco los detalles de cuánto serían esos recursos.

Cuando usted habla de la disponibilidad de fondos del BM, del BID y del FMI, ¿qué tanta certeza tiene de acceder a ese dinero?
Tenemos derechos como socios. Son políticas acordadas para sortear la crisis internacional, y ofrecida a todos los países en dificultades. Yo le veo una enorme oportunidad al país.

Pero Nicaragua debe competir con otros países por esos créditos.

Fijate que no. El BCIE, por ejemplo, aprobó mil 200 millones de dólares para los Bancos Centrales, 200 a cada país. No estamos compitiendo. Claro que si Honduras u otro país dice que no los necesita, ahí si Nicaragua competirá con El Salvador, por ejemplo, para pedir que los traigan aquí. Yo entiendo que el programa del BID es así. Ellos dijeron que aprobarían esos fondos para apoyar la producción y la exportación a países en crisis en América Latina, y como es el niño es el juguete, Brasil, Argentina, Chile, tienen apartados miles de millones, y lo de nosotros sería menos.

Y para acceder a estos fondos hay condiciones que cumplir.

Ahí no. Ellos no andan en esas cosas.

Bayardo Arce y los temas a discutir con los donantes:

“Para adelante todo, para atrás nada”

Hablemos de reducción de gastos. ¿El gobierno va seguir pagando las vallas de publicidad con la imagen del presidente, van a seguir asumiendo los gastos de los rezadores de las rotondas, las tarimas…?
A ver, a ver. Yo entiendo que las vallas nunca las ha pagado el gobierno. Las vallas no son una inversión gubernamental, y entiendo que el gobierno tampoco financia a los rezadores…

¿Las financia algún grupo económico, empresas privadas o…?
No sé, habría que ver. Yo entiendo que las financia el partido, recordá que el FSLN es el partido político más organizado, y que hay amigos, empresarios sandinistas, afiliados que asumen los costos del partido, eso no sale del presupuesto...

¿No?
No, te digo que sale del partido.

Ya. ¿Y la publicidad estatal se va mantener a como ahora?
No, el plan de ahorro es integral, afectando a todos, pero se van a mantener algunos programas sociales de divulgación, sobre todo en momentos de emergencia y promoción de austeridad como ahora. Para mí, por ejemplo, debe mandarse a publicar ese decreto de austeridad, no sólo en La Gaceta, sino por todos los medios para que llegue el mensaje. En ese sentido, se va mantener ese tipo de publicidad, pero la publicidad tampoco es mi campo, lo mío es lo económico, y lo que yo te puedo asegurar es que en las medidas económicas hasta se prohíben las gaseosas, los bocadillos, los lujos, lo único que está permitido ahora es el café, el agua purificada, rosquillas y galletas. Aquí hay lugares donde te sirven platillos, bocas, de todo. Ahora ya no, de hecho se reducen las asignaciones de vehículos, de combustible, ya nadie puede poner los aires a menos de 24 grados, no estar llamando a celulares a cada rato. Las plazas congeladas no se van a llenar, si acaso mejora la cosa se contrata, si la cooperación regresa, si nos va mejor…

¿Usted cree que la cooperación puede regresar?
Yo creo que sí.

¿Y bajo qué términos?
Bajo los términos de cooperación. Si en un momento dado se decidió ir, eso no quita que la esencia de la cooperación sea ayudar a un país amigo.

Si, pero ellos ayudan en base a condiciones, por ejemplo, establecen condiciones de gobernabilidad. Todavía hablan de la denuncia del fraude electoral y de una revisión…
Para mí es capítulo cerrado. Ya pasó. No lo reabrimos con nadie. Ni con historiadores.

Pero y si de cara a una negociación con los donantes que van a ir a buscar, se piden garantías de un proceso electoral transparente como condición de…
¡Con nadie!

¿Ni para las elecciones de 2011?
Ah, bueno, estamos dispuestos a hablar de las elecciones de 2011; si hay que cambiar las elecciones, si las banderas deben ser blancas, rosadas, amarillas, si hay que cambiar las siglas, lo que sea permitido. Para adelante todo, para atrás nada.