• |
  • |
  • END

Sobre la Avenida Bolívar, en el centro de Managua, se encuentra un pequeño bosque que alberga 235 especies de árboles y da oxígeno a nuestra capital. El Arboretum Nacional “Juan Bautista Salas” fue fundado en 1991, con fines de educación ambiental.

Su director, el ingeniero Roberto Domínguez, comentó que el Arboretum está clasificado por cuatro regiones ecológicas: el Pacífico, Zona Central, Norte y el Caribe nicaragüense. Cuentan con dos guías pagados por el Ministerio de Educación y el Instituto Nicaragüense Forestal, quienes acompañan al visitante y le explican la familia a la que pertenecen a los árboles y su usos.

“Al año recibimos entre 10 mil y 12 mil visitas, siendo la mayoría estudiantes de primaria, secundaria, universitarios y técnicos; en algunos casos, investigadores. Además brindamos capacitaciones en tema ambiental y forestal a los organismos que lo soliciten, pues nuestra tarea es dar a conocer la necesidad de proteger el medio ambiente”, expresó Domínguez.

Preservando especies

En este vivero podrá observar el cedro real, caoba, jenízaro, tempisque, camibar, mora, chaperno, vainillo, chicharrón blanco, Brasil, quebracho y tamarindo montero, que son algunas de las especies que se encuentran en los bosques del país y que están en peligro de extinción.

Además, encontrará árboles frutales como mango, mamey e icaco. “Dentro de las plantas ornamentales tenemos trinitarias o veraneras, palmeras, bambú, piñuelas, y distinto tipos de flores”, explicó el director del Arboretum Nacional.

Reforestando el país

Otro de los proyectos que realiza esta institución es la creación de arboretum a nivel de municipios. “También estamos trabajando en la Cruzada Nacional de Reforestación, a la que vamos a proporcionar entre 40 y 50 mil plantas, en conjunto con el Instituto Forestal Nacional y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales”, dijo el ingeniero Domínguez.

Afirmó que el avance de la frontera agrícola y el despale indiscriminado --ya sea para uso energético o industrial-- ha causado un impacto negativo en los bosques. Según datos del Centro Humboldt, cada año se extraen entre 150 mil y 250 mil metros cúbicos de madera, y se estima que entre 2000 y 2005 este negocio dejó entre 17 y 23 millones de dólares.

Perdemos 400 hectáreas por día

“Anualmente nuestro país pierden más de 150 mil hectáreas de bosques. Esto se traduce a más de 400 hectáreas por día. Es lamentable que los madereros despalen nuestros bosques sin tener aunque sea un manejo de los recursos, pero sobre todo sin permiso de las instancias que los regulan”, expresó el director del Arboretum.

Agregó que la deforestación causa daños impresionantes al medio ambiente. Entre sus efectos está la erosión de la tierra, la desaparición de especies –en fauna y flora--, cambios en el clima y sobre todo merma de las fuentes acuíferas. “Es por eso que urge reforestar el país, a fin de conservar nuestros recursos”, indicó Domínguez.