•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La luz del atardecer tiñe de malva las tersas aguas. Una lancha quieta y una panga navegando se dibujan a contra luz. Este es el lago de Nicaragua visto desde el malecón de San Carlos, Río San Juan. Esta zona se mantiene con nubosidades gran parte del año, pero cuando se despeja el cielo y la luz se extiende sobre el lago, se forma un cautivador paisaje.

Durante esta  época del año, cuando comienza a caer el sol en el horizonte, los colores de la luz van cambiando de azafrán a rojizo y bajo ciertas condiciones a esta  singular tonalidad. Usando una analogía pictórica, el fondo parece pintado con acuarela y las sombras con tinta china. La composición son dos siluetas sólidas sobre diversos tonos de malva.