•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La corrupción aumentó el año pasado en América Latina, según el Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) de la ONG Transparencia Internacional, que otorgó la mejor nota de la región a Uruguay y la peor a Venezuela. El ranking, que a nivel mundial pone a Nueva Zelanda y Dinamarca como los países menos corruptos, y a Somalia como el que más, evidencia que solo dos de los 19 países latinoamericanos aprobaron -al obtener más de cincuenta puntos de un máximo de cien y que once empeoraron sus datos con respecto al año pasado. Tras Uruguay, que sumó 71 puntos y quedó en la posición 21ª de la clasificación general, se colocó Chile (24ª posición, 66 puntos), seguido de Costa Rica (41ª, 58 puntos), Cuba (60ª, 47 puntos), Brasil (79ª, 40 puntos) y Panamá (87ª, 38 puntos). En el extremo contrario, cierran la tabla latinoamericana: Venezuela (166ª posición, 17 puntos), Haití (159ª, 20 puntos), Guatemala (136ª, 28 puntos) y Paraguay, México y Honduras, compartiendo la 123ª posición, 30 puntos. En medio quedan Colombia (90ª posición, 37 puntos), Argentina (95ª, 36 puntos), El Salvador (95ª, con 36 puntos), Perú (101ª, 35 puntos), Bolivia (113ª, 33 puntos), República Dominicana (120ª, 31 puntos) y Ecuador (120ª, 31 puntos).Marchistas dominicanos protestan por las denuncias de supuestos sobornos que pagó odebrecht en ese país.

AVANCES Y RETROCESOS

Alejandro Salas, director de TI para las Américas, lamentó en declaraciones a Efe la caída general de los resultados de América Latina y destacó la evolución de cuatro países: México y Chile, por su comportamiento negativo, y Argentina y Brasil, por sus avances. El caso de México "sorprende" no tanto por la caída como por su magnitud, indicó Salas, que señaló que sus resultados se explican por "la combinación de tres factores". En el país se suman "uno tras otro" sonoros escándalos, como el de "la Casa Blanca", los "estudiantes de Iguala" o "el gobernador de Veracruz"; faltan avances en las reformas del presidente Enrique Peña Nieto para combatir la corrupción; y la justicia, que "casi no castiga a nadie", resulta ineficaz. Chile, apuntó el director de TI para las Américas, sigue siendo un referente de transparencia para la región, pero sus datos empeoraron el año pasado, lo que es "una mala noticia para todos" por haber sido durante año un "ejemplo".

Su caída se explica por los "casos simbólicos" de "escándalos relacionados con la familia" de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y otros de "financiamiento" de partidos por parte de M"grupos muy poderosos".
           
ARGENTINA MEJORA

Argentina destacó por mejorar sus resultados en cuatro puntos, el mayor avance de la región, señaló Salas.

 A su juicio, es una "noticia positiva" la evolución de un país enclavado en la parte baja del ranking tras un década con los Kirchner, Gobierno "muy cuestionados" por el "populismo", la "corrupción", las "prebendas y el amiguismo".

A su juicio, el cambio está relacionado con la llegada a la presidencia de Mauricio Macri, algo que "no es cuestión ideológica", sino el reflejo de una "nueva agenda, más realista" y de la puesta en marcha de medidas impopulares, pero "que al país le hacían tanta falta".

EL CASO DE BRASIL

Brasil, "que venía cayendo sistemáticamente desde 2012", también experimentó una "pequeña mejora" que se puede explicar por el "muy buen trabajo" de fiscales, policías y jueces para investigar los grandes casos de corrupción del país, como Petrobras o Odebrecht, y acabar con la sensación de impunidad previa.

En el ranking global los mejores clasificados fueron Dinamarca y Nueva Zelanda, con 90 puntos, seguidos por Finlandia (89), Suecia (88), Suiza (86), Noruega (85), Singapur (84), Holanda (83) y Canadá (82).

En el vagón de cola, junto a Somalia (10 puntos), están Sudán de Sur (11), Corea del Norte (12), Siria (13), Yemen (14), Sudán (14), Libia (14) y Afganistán (15).

Proponen juntar a fiscales de varios países para investigar caso Odebrecht

La ONG Transparencia Venezuela propuso  a mediados de esta semana la creación de un grupo de trabajo integrado por fiscales de distintos países de América Latina para investigar la red de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. "Es necesaria una investigación de un grupo autónomo, con mecanismos internacionales de apoyo. Por eso proponemos una 'task force' [grupo de trabajo] con todos los fiscales de Argentina, Perú, Panamá", dijo Mercedes De Freitas, directora de la organización, durante un foro sobre corrupción celebrado en Caracas. Odebrecht admitió haber pagado sobornos en distintos países, incluido Venezuela, para obtener contratos de obras públicas. La propuesta surge porque la investigación sobre la constructora en Venezuela está "prácticamente paralizada", según la ONG, que acudió a la Dirección Anticorrupción del Ministerio Público para exigir que aborde el caso. "Solo dijeron que están dedicados a ello, sin más detalles", indicó De Freitas a la AFP. La especialista recordó que Venezuela es el segundo país -solo por detrás de Brasil- en el que Odebrecht admitió haber pagado más sobornos: "98 millones de dólares por 32 obras, 11 sin concluir, que costaron 11,000 millones de dólares", precisó. "Vamos a seguir investigando el caso. Esos 98 millones seguramente no son la cifra definitiva, es apenas 0.89% de lo que costaron las obras", agregó.

MADURO NO RECONOCE

El gobierno de Nicolás Maduro no reconoce a las ONG como Transparencia Venezuela y las acusa de responder a los intereses de la oposición. De Freitas lamentó que Venezuela sea por tercer año consecutivo el país peor valorado de América en el Índice de Percepción de Corrupción que realiza Transparencia Internacional. "Venezuela está en el puesto 166 de 176 países del mundo (...).  La única forma de superar el problema es acabando con la impunidad", afirmó. El presidente de la Comisión de Contraloría del Parlamento --de mayoría opositora--, Juan Guaidó, se comprometió el martes a investigar el caso Odebrecht. De momento, en Venezuela no hay información oficial sobre pesquisas ni personas condenadas por los sobornos.