•  |
  •  |
  • END

Ya es común ver imágenes como ésta en los bulevares de la capital. Hay pobladores, e incluso instituciones, que talan los árboles sin contar con el permiso del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena. Además, la Ley de Delitos Ambientales, Ley 641, sanciona a quien corte o pode destructivamente uno o más árboles en bulevares y avenidas, con penas de seis meses a cuatro años de prisión. Estos árboles terminan como leña en los fogones de algunos hogares nicaragüenses.