•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El verano se aproxima y todos se preocupan en cuidarse la piel y el cabello, pero ¿realmente nos ocupamos de nuestros ojos?, esta es la reflexión que nos invita a hacer el optómetra de Óptica Matamoros, José Andrés Lay. Y es que en los últimos tiempos hemos visto que los anteojos solares son un elemento muy relacionado con la moda, dejando en un segundo plano la función de proteger nuestra vista. Así, la preocupación del especialista es que las personas cambian de anteojos de sol de acuerdo a las tendencias del momento: más grandes, cuadradas, pequeñas, redondas, entre otras características; y lo mismo ocurre con el color de las lentes: grises, marrones, verdes y otros colores.

“Nos olvidamos que la función más importante de unos anteojos solares es el bloqueo de la luz perjudicial que proviene de los rayos ultravioleta, y al mismo tiempo no deben alterar la percepción ni la nitidez, así como en algunas actividades no deben afectar la percepción de colores”, sostiene Lay. De acuerdo con el especialista hay dos criterios que se deben tener en cuenta a la hora de la elección de unos anteojos de sol: la categoría del filtro solar y el color de la lente.

Categorías

Cada persona responde de manera distinta a la intensidad de luz, es decir puede ser más o menos sensible. Por ello, lo mejor es solicitar al optómetra para que lo ayude y le recomiende el tipo de lente que cubra los requerimientos dependiendo de las características, la edad y al uso que uno vaya a darle, insiste Lay. Atendiendo a la categoría del filtro solar, estas van del 0 al 4, de manera que según la clasificación, las lentes de categoría 0 son muy claras, por lo que su uso debe limitarse al interior o a días de cielo cubierto. Las lentes de categoría 1 son ligeramente coloreadas y están indicadas para los días con luminosidad solar ligera, siendo no válidos para conducción nocturna.

Por su parte, las lentes de categoría 2, medianamente coloreadas, deben utilizarse en días de luminosidad solar media y tampoco son válidas para la conducción nocturna. Las lentes de categoría 3 son muy coloreadas, por lo que son las más recomendables para días de luminosidad solar fuerte, propia de las zonas de playa y montaña y tampoco son válidas para conducción nocturna. Por último, las   lentes de categoría 4, son muy oscuras, y estas solo deben utilizarse en situaciones de luminosidad extrema, como cuando se practica esquí o actividades de alta montaña. No válidos para conducción nocturna.

Según el color

El optómetra también podrá indicarle al interesado el color de lente idóneo en función de las necesidades o de las actividades que necesita realizar. Así, refiere que el verde permite percibir los colores sin alterarlos, reduce la luz visible sin interferir en la claridad de la visión; y es recomendable para deportes náuticos y personas con hipermetropía. El marrón filtra las radiaciones azules y aumenta el contraste y la profundidad de campo, por ello es el color más indicado para los miopes o para la práctica de deportes al aire libre. El gris transmite uniformemente la luz a través del espectro y respeta mejor los colores naturales, siendo esta la razón por la que es la mejor opción para conducir y la más apropiada para uso general. Con respecto al amarillo, este no es recomendable para conducir en días soleados, ya que puede provocar errores en la percepción de las luces de los semáforos. Sin embargo, mejora el contraste en días nubosos, brumosos y con niebla.

El naranja es el color más adecuado en condiciones de baja luminosidad, como la conducción nocturna o con niebla, ya que aumenta los niveles de contraste, aunque no es apto para el uso solar. Las lentes polarizadas eliminan los reflejos horizontales que pueden llegarnos del agua o el asfalto, evitando el deslumbramiento. Las lentes fotocromáticas, que se oscurecen en presencia de luz y se aclaran en la oscuridad son ideales para aquellos que son ligeramente sensibles al sol. Sobre las lentes espejadas, estas son especialmente recomendadas para practicar deportes náuticos, de nieve y en ambientes deslumbrantes, de mucha luminosidad, ya que cuentan con un revestimiento en su superficie que les permite reflejar parte de la luz, impidiendo que esta llegue al ojo. Con ellas conseguimos mayor protección sin perder luminosidad.

CONSEJOS

1 Adquirirlas solo en ópticas autorizadas.

2 Exigir la marca CE como garantía de estándar mínimo de calidad.

3 Conocer el número de la categoría de filtro.

4 Preferir las lentes de alta calidad.

5 Los mejores armazones solares son los que ofrecen la mayor protección lateral posible.

6 En caso que el paciente presente una ametropía, consultar con su optómetra el posible montaje en su armazón solar y el color a prescribir.

7 Son aconsejables lentes grises porque son los que menos modifican los colores.

8 Utilizar estuches para armazones solares resistentes a golpes y caídas.