•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace 3 años durante una Semana Santa, Gema Sánchez sufrió en carne propia los estragos de tanta exposición al sol, estuvo una semana completa en el mar y  ningún día se preocupó por aplicarse bloqueador, pensó que no iba a tener problema alguno ya que no estaba por horas prolongadas en la playa o durante mediodía.

Un día, Sánchez recuerda que decidió junto a sus primas ir a las 11 de la mañana a la playa, su piel es clara y quería "brocearse", “estábamos tan a gusto que decidimos quedarnos un par de horas tomando el sol y pasándola bien. Cuando regresamos a la casa eran ya las 2.00 p.m. y no fue hasta un par de horas después que miré la diferencia de tono en mi piel, pero no era nada de preocuparse”.

Al día siguiente de haber finalizado Semana Santa, “me estaba preparando para ir al colegio noté cómo tenía erupciones o ampollas -como se conocen- en toda la espalda, acompañadas por ardor y una picazón intensa”, solo el roce de la blusa le provocaba un dolor inexplicable, recuerda.

“Después de esa experiencia aprendí a no menospreciar los rayos solares, cuidar más mi piel y que cuando el dermatólogo recomienda usar bloqueador siempre que te expongas al sol, es por prevenir todo tipo de daño a la piel ya sean cosas como estas u otros daños”.

La exposición solar continua y prolongada puede causar mucho daño en la piel desde simples problemas como quemaduras solares hasta cáncer de piel. Por lo tanto, es importante evitar la exposición solar excesiva y usar medios de protección, lo que incluye uso medios físicos como sombrillas, sombreros, camisas mangas largas, buscar lugares sombreados y también es muy importante el uso del bloqueador solar que cubra rayos UVA, UVB y luz visible y que tenga un factor de protección mayor de 50.

De acuerdo con el dermatólogo Luis Quintanilla, las principales horas donde los rayos del sol están más perpendiculares con la tierra es entre las 10 de la mañana  y las 3 de la tarde, por lo tanto, hay mayor cantidad de rayos UV que llegan a penetrar nuestra piel, por consiguiente recuerda que es importante evitar o protegerse más del sol a esas horas.

Sanchez tuvo la suerte de sufrir por ampollas, sin embargo, Quintanilla admite que los estragos del sol van más allá de erupciones e insolación.

¿Cómo daña la radiación ultravioleta nuestra piel?

Los rayos UVA pueden pasar prácticamente sin impedimento a través de las capas de nubes y pueden atravesar incluso el vidrio. Penetran profundamente en la capa inferior de la piel (dermis) y desempeñan un papel muy importante en el daño solar a largo plazo, como envejecimiento prematuro de la piel, alergia solar, otras fotodermatosis, inmunosupresión, daño indirecto en el ADN y lesiones oculares y retinianas.

La radiación UVB es responsable de lesiones solares agudas, como eritema solar, daño directo en el ADN y cánceres de piel, así como lesiones oculares y retinianas, los rayos UVB fluctúan durante el día y su potencia máxima aparece en torno al mediodía. Mientras que los rayos UVA penetran profundamente dentro de las capas cutáneas, los rayos UVB afectan a la epidermis y pueden causar quemaduras y daños cutáneos, especialmente en verano.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes por el sol?

La xerosis, que es la resequedad de la piel, algunos pacientes pueden presentar urticarias solares, a largo plazo el sol puede causar hiperpigmentación e hipopigmentación de la piel, de los primeros tenemos el melasma facial, que es frecuente en las mujeres, también puede causar aumento de cantidad de pecas, dermatitis de berloque, dermatitis cenicienta, de la segunda forma una condición que se llama leucodermia gutata, que causa aparición de puntos blancos más frecuentemente en brazos y piernas. Asimismo, a largo plazo puede causar envejecimiento prematuro además de la aparición de nuevos lunares, y en algunos casos cáncer de piel, que pueden ser de baja malignidad como el carcinoma bazocelular de alta malignidad como melanoma. También la exposición al sol puede activar ciertas enfermedades como la dermatitis seborreica, psoriasis, acné, dermatitis atópica, miliaria rubra o salpullido, entre otras.

¿Cómo podemos prevenirlas?

Lo principal es evitar la exposición prolongada y continua al sol, y el uso permanente de un protector solar con amplio espectro, aplicando de 3 – 4 veces al día.

¿Consumir algunos alimentos nos permite evitar algunas de estas enfermedades?

Es importante el consumo de mucho líquido, especialmente agua. También es importante mantener una dieta saludable, consumiendo frutas y vegetales, mariscos, además de ciertos suplementos que lleven polypodium leucotomos, que tiene muchos beneficios para la piel.

¿Qué indicaciones debemos seguir al aplicarnos el filtro solar?

El protector solar debe tener un factor de protección solar (FPS o SPF) de 50+, se debe aplicar una capa en rostro, cuello y todas áreas expuestas al sol, se debe repetir 3-4 veces al día, diario, aunque no se exponga al sol directamente.