• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Algunas parejas optan por tener un solo hijo, con el objetivo de darle todo cuanto ellos no pudieron tener, o tal vez para proveerle más de lo que ellos tuvieron; no obstante, aunque procurarle el bien material a un hijo no es pecado, privarlos de la compañía de un hermano puede ser un hecho que se llegue a lamentar.

Ventajas de tener hermanos

1. Tener un hermano representa aprender a compartir tempranamente, no solo los juguetes sino también la atención y el amor. Significa aprender valores universales de respeto, cooperación y colaboración.

2. Tener hermanos permite a los niños aprender a ser maestros, sentirse bien con ellos mismos por ser un modelo a seguir. O sea, permite que les enseñen mediante el ejemplo ir al baño solos, a vestirse, a ser más independientes y autónomos. Los hermanos pequeños son alumnos excelentes que aprenden por imitación y vemos cómo intentan ser como su hermano mayor, al que admiran y respetan.

3. Las ventajas de tener hermanos (tener un compañero de juegos, de risas, un cómplice en las travesuras, un confidente de aquellos supersecretos, un maestro ejemplar,…) no evitará que existan conflictos entre ellos, pero incluso estos pueden ser una fuente de aprendizaje.

4. Los niños con hermanos aprenden pronto a resolver los conflictos que se generan en la cotidianidad, aprenden a negociar, a ceder, a posponer sus necesidades a favor de las de los demás, y por tanto, a ser más generosos y empáticos al ser capaces de ponerse en el lugar del otro y comprender lo que necesita.

5. Algunos estudios así lo han demostrado y en sus datos indican que los niños con hermanos tienen más facilidad para hacer amigos, para ayudar a los demás, son menos egoístas y más empáticos.

En una casa donde existe más de un hijo hay llantos, pleitos por juguetes y travesuras, pero también hay ternura, cariño y protección porque los hermanos no solo comparten datos de un mismo ADN, sino que se desarrollan en el mismo núcleo familiar y se enfrentan a las mismas realidades, las cuales si bien es cierto enfrentan según su personalidad, pero también se acompañan en las mismas.

De acuerdo con la psicóloga infantil María del Mar García Orgaz, el hermano durante la niñez es una fuente de compañía. Entre ellos hay una relación de amor y amistad, aunque también de hostilidad, rivalidad, competitividad, celos y, en ocasiones, odio. Son relaciones muy intensas.

“Tener un hermano no debe significar la pérdida de beneficios sino la ganancia de cariño, de amistad, de risas y de juegos compartidos, entre otras cosas. Tener hermanos para cualquier niño o adulto significa no estar solo ante los retos de la vida, tener compañía en momentos difíciles y alguien en el que apoyarse”, refiere.

La psicóloga Paola Marchena, al preguntarle por qué es importante que un niño tenga hermanos, dijo que es altamente beneficioso debido a los siguientes factores:

- Gracias a los vínculos e interacciones realizadas entre hermanos, los niños desarrollan características como la extraversión, empatía, solidaridad, entre otras.

- El desarrollo de la capacidad cognitiva (inteligencia) también está implicado en la interacción; es posible aprender del otro y buscar soluciones conjuntas a las situaciones que presenta la cotidianidad.

En cuanto a si ser hijo único y la soledad que eso conlleva puede afectar a los niños, la especialista en psicología manifestó que “la soledad podría estar asociada con la vivencia de angustia, depresión, miedo, inseguridad, entre otros”.

Como todo en la vida tiene un orden, en cada familia siempre hay un hermano mayor, una figura de la cual la psicóloga refiere que cumple el rol de ser protector y, sobre todo, ser una fuente de compañía. De igual manera, asevera que los hermanos mayores suelen cumplir el rol de consejeros y confidentes. Sin embargo, aclara que esto no necesariamente ocurre en todos los casos.

Tener varios hijos implica un reto para los padres, sobre todo en lo que a trato respecta. Marchena reconoce que el trato de los padres a los hijos varía de acuerdo con la edad, condición y necesidades del pequeño.

No obstante, en este punto, resalta que es importante sugerir que a pesar de que el trato es diferenciado, en lo absoluto debe ser comparativo, en el sentido de que es importante comprender que nuestros hijos tienen características distintas y no podemos lesionar su autoestima si recurrimos a la comparación como un medio para propiciar la reflexión.

¿Es conveniente que los niños compartan juguetes, ropa o es necesario que cada uno tenga sus propias cosas?, preguntamos a la psicóloga y su respuesta fue que “es importante tener un balance, es decir, es conveniente compartir, de esa forma desarrollamos ese valor, sin embargo, hay elementos que deben ser de uso personal (calzoncillos, calzones, shorts, etc.) y por lo tanto no deben compartirse entre hermanos”.