•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ya sea como parte de un intenso recorrido artúrico a través de Gales, de manera adicional a la visita de un evento deportivo como la final de la Champions de este año entre el Real Madrid y la Juventus, o por elección de este destino en exclusiva para una escapada, Cardiff, la capital galesa, es un lugar digno de ser visitado.

Su manto gris y lluvioso envuelve una ciudad llena de encanto británico. Monumentos góticos y victorianos, galerías cubiertas y abovedadas, parques verdes, y diversos museos y atracciones; conforman toda una oferta turística, cultural y de ocio que harán de cualquier visita un recuerdo inolvidable.

“Cardiff, la capital de Gales, está de moda” se puede leer en el blog de la agencia de turismo de Reino Unido, Visit Britain.

“Nuestra gente es encantadora, se come de maravilla, los pubs son magníficos, tenemos monumentos y museos que te dejarán loco y, además, Gareth Bale está a punto de abrir su propio pub. ¿Quieres más razones para viajar a Cardiff?”

La ciudad de los castillos

Para aquellos que opten por la ruta de los Castillos de Gales, Cardiff es un destino imprescindible: “Si Gales es la ‘tierra de los castillos’, Cardiff es su capital”, afirman en la web de Visit Britain, desde donde prometen un viaje al pasado.  Tanto en el corazón de la ciudad como a sus alrededores, es posible trasladarse a épocas pasadas y sumergirse en un entorno que evoca la fantasía. Sus fortalezas y palacios, dignos de la leyenda del Rey Arturo o de los cuentos de hadas, son uno de sus principales atractivos.Su manto gris y lluvioso envuelve una ciudad llena de encanto. Foto/EFE

En pleno centro se encuentra la primera visita obligatoria. Con más de dos mil años de historia el gótico Castillo de Cardiff combina diversos estilos arquitectónicos. En su interior alberga todo el esplendor del estilo victoriano, y en el exterior se puede apreciar la muralla romana en torno a la cual los normandos erigieron el edificio: “Nada más pasar su muralla parece que hayás viajado en el tiempo”, dicen desde Visit Britain.

Un alcázar de estilo medieval, túneles que sirvieron de refugio durante la Segunda Guerra Mundial, la torre del Reloj, o el Museo del Soldado de Gales, son algunas de las atracciones disponibles en este fortín, permitiendo al turista sentirse como en Camelot.

A 10 kilómetros, ya en las afueras de la capital galesa, se encuentra el Castillo Rojo, más conocido como “Castell Coch” en galés. 

Situado en Tongwynlais, las ruinas de una fortaleza del siglo XIII sirvieron de base para esta obra neogótica cuyo autor es el mismo que el del Castillo de Cardiff en el centro, el arquitecto William Burges, que lo reformó en el siglo XIX convirtiéndolo en otro escenario de cuento de hadas. Algo más lejos, pero con posibilidad de visitarse desde la ciudad, se encuentra el Castillo de Caerphilly. Situado al norte de Cardiff, se encuentra a una hora de distancia y fue construido en el siglo XIII.

Es el castillo más grande de Gales, el segundo del Reino Unido, y una de los mayores fortines de toda Europa. Su enorme terreno se encuentra plagado de lagos artificiales e impresionantes fosos.

También existe la posibilidad de acercarse hasta el Parque Nacional de Snowdonia y visitar el Castillo de Caernarfon, igualmente del siglo XIII, y considerado patrimonio de la humanidad. Toda una manifestación amurallada con torres que recorre una de las zonas costeras del parque. Snowdonia es, además, un lugar plagado de valles, cascadas y montañas, la más alta de ellas el Monte Snowdon, donde  cuenta la leyenda que yace enterrado un temible ogro ajusticiado por el Rey Arturo. 

Ya de vuelta en la ciudad, es posible seguir recreando épocas pasadas y sumergirse en el arte gótico, visitando por ejemplo, la impresionante catedral de San David.

Ciencia, deporte y ocio

Los encantos de Cardiff van más allá de sus bellos monumentos arquitectónicos. La diversión y la cultura están aseguradas en la visita, gracias a su diversidad de opciones y a sus múltiples lugares de interés: “Cardiff es una ciudad tremendamente creativa y con una dinámica escena cultural”, dicen en Visit Britain.

La visita puede comenzar en la Bahía de Cardiff, donde el río Taff se cruza con el Ely dando lugar a un gran lago en torno al que se erige todo un paseo “marítimo” lleno de atracciones y entretenidos eventos, así como de tiendas y restaurantes. Allí están, entre otros sitios de interés, la Ópera de Cardiff y el Centro del Milenio de Wales.

Los amantes de la investigación científica pueden acercarse, también en la Bahía, al Techniquest, un enorme espacio dedicado a la ciencia. Allí pueden encontrar desde un Teatro de la Ciencia hasta un Planetario, y todo un interesante museo en el que los visitantes pueden interactuar con los experimentos, tocando y manipulando a su alrededor. Para los adeptos del deporte, otra visita imprescindible es el Millenium Stadium, que este año acogerá la final de la Champions entre el Madrid y la Juventus. Se trata del estadio nacional de Gales, que acoge a las selecciones de futbol y rugby del país. 

Por su parte, los fans de “Doctor Who” no querrán perderse la oportunidad de pilotar la Tardis, una nave de ficción que nos transporta en el tiempo y forma parte de la serie británica de ciencia ficción “Doctor Who”, con la forma de una cabina de policía británica de los años sesenta.

También podrán sumergirse en un recorrido interactivo a través de la exitosa serie, o luchar contra los Daleks, gracias a la “Doctor Who Experience”, que incluye además un museo, una exposición de vestuario y diversas reproducciones. Visitar el Parque Bute también parece imprescindible para recorrer parte del curso del río Taff sin moverse del centro de la ciudad. A la hora del té, una parada obligatoria dentro del recinto es el Salón Pettigrew.

Gran oferta de gastronomía y compras

“Cardiff tiene algo para cada tipo de visitante”, aseguran desde la tienda de Visit Britain (https://www.visitbritainshop.com). Y es que además de viajes al pasado y ocio variado, aquellos con ganas de rascarse el bolsillo, tienen en Cardiff toda una oferta de tiendas, centros comerciales, galerías y mercados. 

Desde comercios de segunda mano o puestos artesanales, diseñadores independientes, “gadgets” variados, o marcas de renombre, todo está disponible. El mercado de Cardiff, además de ofrecer diversos manjares y productos frescos, es otra obra de corte victoriano. Una impresionante galería abovedada con un techo de hierro y cristal, plagado de puestos que cuenta también  con tiendas de coleccionables, almacenes, barberías de estilo antiguo, y varios bares y restaurantes. Justo frente al castillo se encuentra otra galería acristalada, la “Castle Quarter Arcade”, donde pueden encontrarse establecimientos de todo tipo: comida, joyerías, ropa… Algo similar a lo que ocurre en otras zonas comerciales, como la Royal, la Whydam y la Morgan. 

En cuanto a la oferta gastronómica, es también muy variada. Tanto los productos lácteos, como las carnes, y pescados como la trucha y el salmón, forman parte de la alimentación típica de una ciudad en la que es imprescindible, también, probar un buen whisky.

Los domingos, como en cualquier otra ciudad de Gales, puede degustarse el “Sunday Roast”, una comida típica que consiste en un asado acompañado de verduras y patatas horneadas con una salsa muy peculiar.

En los mercadillos de comida, son típicas las empanadillas rellenas, llamadas “pastys”, así como los cucurchos de “fish & chips” típicos del país y las tortas galesas.

Un interesante lugar para disfrutar de comida y ocio es el “Chapter Arts Centre”, donde se proyectan películas y se ofrecen exposiciones de arte y música en vivo, junto a toda una oferta gastronómica de bares y cafés.

En definitiva, Cardiff ofrece un gran número de opciones para todo tipo de turistas. Desde aquellos que quieren evocar mundos de fantasía y épocas pasadas, a los que desean empaparse de la cultura y costumbres galesas, o los que quieren, sencillamente, disfrutar del encanto comercial británico.