•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los años 90 a los propietarios de galerías no les interesaba el arte contemporáneo, pues se salía de los parámetros típicos de la pintura y los dibujos. Con esta corriente comenzaron a aparecer los ensamblajes, performance, entre otros. Así que un grupo de artistas decidió conformar el Grupo Artefacto y buscó su propio espacio para promoverlo desde el barrio Monseñor Lezcano. 

“Lo que nosotros pretendíamos en los 90 era tener un espacio para el arte contemporáneo, pues no se tomaba muy en serio. Fue hasta la Bienal del 2000 que vinieron unos críticos extranjeros que –de alguna manera- validaron lo que nosotros hacíamos”, cuenta el arquitecto y artista visual Raúl Quintanilla. 

Así comenzaron la aventura. “Nosotros necesitábamos un espacio donde manejáramos  el arte que nos interesaba. Éramos como los locos del barrio, pero al final la gente terminó aceptándonos”, añade Quintanilla. 

La iniciativa duró 10 años (1990-2000), y más tarde todos los involucrados siguieron con sus proyectos, entre ellos estaba Patricia Belli, quien fundó su escuela de arte Espira La Espora. “Luego hicimos un grupo llamado Estragos, también sacamos una revista y anduvimos de arriba para abajo porque no teníamos un local. Esto duró un par de años y luego conformamos otro proyecto llamado Malagana -Mácula. Nos relacionamos con personas más jóvenes y ahora es más amplio y fructífero lo que está sucediendo”, detalla el artista. 

De regreso al origen

Mácula es una zona autónoma temporal de arte contemporáneo en Nicaragua. Nació  el 7 de diciembre del 2016, en el Barrio Santa Ana con una instalación en celebración de la Gritería  en honor a la Purísima e Inmaculada Concepción. Ese día se proyectaron imágenes de la Virgen desde tiempos del renacimiento hasta las épocas modernas en un altar. 

“Estuvimos proyectando imágenes clásicas de la virgen, una imagen tan presente en la historia del arte, principalmente en el renacimiento y el barroco, entonces la proyectamos e hicimos el altar, esa fue la primera actividad”, relata Quintanilla. 

Otra de las actividades que han realizado es la exposición de afiches sandinistas de los 80, combinada con una exposición de póster de la Revolución China. Luego hicieron una exhibición colectiva en la que participaron Federico Alvarado, Alfredo Caballero, Teresa Codina y Quintanilla, y proyectaron la película  “El perro andaluz”, de Luis Buñuel (y Salvador Dalí en el guión), que se filmó en 1929, y fue el primer filme surrealista. Como es una película muda, la proyectaron y se hizo la música en vivo con el grupo musical Paranoico. 

También han realizado la exposición ‘Desdoblés’, de Patricia Villalobos, y la serie de encuentros teóricos llamados Tin Tan (de think tank). 

“Nos interesó el Barrio Santa Ana porque ya teníamos la experiencia de Monseñor Lezcano, pero también porque es de los pocos que tienen la estructura urbana de los barrios y la gente se sienta en las aceras con sus sillas mecedoras.  Estos tipos de espacios comunales permiten la integración de la música y  la poesía, por eso tenemos un espacio que se llama -Solo Poesía y Performance-,  así como la revista de arte Z. Ya vamos por la número 5”, detalló. 

La casa en Santa Ana 

La casa, ubicada del Arbolito 1c al lago, 1c y 10 varas arriba no tiene lujos. No hay fondos destinados de ningún organismo  o del gobierno, son los mismos artistas que pagan su alquiler y servicios básicos para realizar este tipo de actividad. 

“Este centro cultural sobrevive por la gente que está involucrada,  que pagamos la renta de la casa y los servicios. En el caso de la revista, es financiada por la gente que está, y es hecha  manualmente. Tratamos de no gastar tanto”, dice el artista.  Desde su inauguración, son pocas las personas que de los alrededores se han acercado, pero a pesar que ha sido una aceptación lenta, poco a poco lo van logrando. 

El espacio de arte se encuentra en el Barrio Santa Ana.

“La gente de los alrededores al menos se asoma porque siempre tenemos abierto, todavía no hay una integración definitiva entre barrio y galería, pero sí hay varios chavalos que ya entran. Un día uno de los muchachos hasta tocó armónica en uno de los performance”, contó Quintanilla, quien cree que en la capital no existe otra galería comunitaria como esta. 

“Yo creo que otra galería como esta no hay,  pues las galerías están colocadas en los barrios residenciales, aquí no viene un montón de gente porque les da miedo, pero se les irá quitando ese miedo”, considera. 

El negocio de las galerías 

Mostrar y promover el trabajo de los artistas es el objetivo de Mácula, en comparación con otras galerías.

La relación de este proyecto con artistas jóvenes  ha dejado resultados sorprendentes, dice Raúl Quintanilla. 

“A mí me ha sorprendido. En el homenaje que se hizo a Patricia belli en el Teatro Justo Rufino Garay hubo una exposición de Espira-La Espora y habían trabajo de varias personas que me llamaron mucho la atención, yo creo que está bien encaminada la vaina”, expresó. 

Mácula está abierto a todos los nuevos talentos, pero antes deben pasar por un ‘filtro’ para “saber qué están haciendo y cuál es su aporte. Tenemos cuidado, queremos orientarlos y ver qué se puede proyectar”, agregó. 

Mácula está en las redes sociales y si están interesados en visitar sus exhibiciones  pueden consultar , pues siempre hay un artista en turno para seguir promoviendo el arte contemporáneo entre los nicaragüenses. 

Luis Alberto Chávez tiene 48 años de vivir en el Barrio Santa Ana y dice que es la primera vez que se instala un espacio como Mácula. Chávez dice que iniciativa “alegra al barrio, pues siempre ha sido callado, todo aburrido”. 

“Es un avance que tiene el barrio, pues este lugar ha traído alegría con las visitas de estos pintores y artistas porque desde que yo vivo aquí no existía nada de esto”, comentó. 

Este espacio cultural representa una oportunidad para los jóvenes artistas de ese sector, dice Armando Ulloa, de 55 años. “Es primera vez que se hace en el barrio y seguramente atraerá a los artistas del mismo barrio porque hay un montón de chavalos que les gusta la pintura y el arte en general, lo que pasa es que no han tenido apoyo de nadie”. 

El pintor nicaragüense y parte del proyecto Mácula, Alfredo Caballero, dice que la iniciativa, que “despegó por el esfuerzo de ellos”, ha tenido más respuesta de las nuevas generaciones que de artistas de trayectoria. 

“Hay algunos artistas que se han acercado, pero una gran la mayoría han tenido una gran ausencia en su apoyo o curiosidad, ha sido la generación más joven es la que ha respondido, y me imagino que es falta de interés de parte de ellos”, opinó Caballero.

El pintor dijo que Mácula “surgió de la necesidad porque no hay lugares para hacer lo que nosotros hacemos, así fue que comenzó todo. Ahora que hacemos eventos se acercan hasta 60 personas, cuando iniciamos eran tan solo 30 asistentes, que es la respuesta de los jóvenes”, añadió. 

Respecto a la aceptación de los vecinos de Mácula, Caballero dijo que todavía hay cierto miedo, pero que cuando desarrollan actividades se acercan poco a poco. “Como hacemos muchas actividades de poesía y performance, mucha gente llega a ver, entran, están en las ventanas, pero se están interesando y ese es el objetivo. Creemos que algo bueno estamos haciendo”, mencionó. 

Pintores nicas en exposición “Salón”

La galería de arte Mácula, ubicada en el Barrio Santa Ana, inauguró el pasado viernes la exposición “Salón”, título que hace referencia a los salones de pintura del siglo xix, “que son los que vinieron desembocando en la pintura tradicional, desnudos, paisajes, la naturaleza muerta, entre otros”, explicó el artista Raúl Quintanilla. 

Alejandro de la Guerra es el curador de esta exhibición, donde están involucrados 13 pintores, entre ellos: Milena García, Alfredo Caballero, Patricia Belli, Aparicio Artola, Federico Alvarado, Andrés Guerrero; Jullissa Moncada, Norlan Gutiérrez, Oby, Ricardo Huezo, Ernesto Salmerón, Sarah Lynn Pistorius y de la Guerra. 

La exposición para la que se seleccionaron tres obras por artista,  estará disponible durante dos semanas y la entrada es gratis. “Se seleccionó tres obras de cada uno, hay  algunas hechas este año, este mes y otras desde hace una década, hay un panorama histórico en lo que se va a presentar”, dijo Quintanilla.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus