•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Stephen King es, como su apellido indica, todo un rey del miedo y la ciencia ficción. A sus recientes 70 años, aquel que nos deslumbró con “The Shining”, nos hizo navegar entre el susto y la compasión hacia “Carrie”, nos atrapó en la niebla con “The Mist”, y personificó nuestros temores a través de Pennywise en “It”, aún ostenta la corona del misterio.

Así lo demuestra, tanto con su continuidad en las librerías y en la gran pantalla, como en su adaptabilidad a las nuevas plataformas de contenido filmográfico.

Comienzos en la oscuridad.

Los inicios de Stephen King (Portland, Maine, 1947), fueron, cuanto menos, complicados. Su padre, Donald King, los abandonó a él,  a su hermano mayor y a la madre de ambos, Nellie Ruth Pillsbury.

Ya de niño comenzó a vender sus relatos a varios compañeros de colegio, iniciativa que sus profesores desaprobaron al hacerle devolver el dinero ganado. 

Y, desde que descubrió una caja con libros de terror en casa de su tía, King empezó a enviar sus creaciones literarias a distintas revistas, sin éxito en sus comienzos. 

Hasta que en 1965 la publicación “Comics Review”, de Mike Garrett, editó una de sus historias: “In a Half-World of Terror”.

Mientras atravesaba grandes dificultades económicas, Stephen cursaba sus estudios de inglés en la Universidad de Maine. Así conoció en la biblioteca a quien después se convertiría en su actual esposa, Tabitha King. Con ella tiene dos hijos, Joe Hill y Owen Phillip.

El entonces joven aspirante a escritor tenía su propia columna en la revista universitaria, “King’s  Garbage Truck” y compaginaba sus estudios con distintos trabajos, como por ejemplo un empleo en una lavandería. Estas experiencias le sirvieron de inspiración para obras como “The Mangler” o “Roadwork”.

Una vez finalizada su carrera, King trabajó como profesor de inglés en la Hampden Academy, a la par que escribía historias cortas para revistas, dirigidas mayoritariamente a un público masculino, para poder mantener a su familia, con la que vivía en un remolque. 

A raíz de esta complicada situación, los problemas de alcoholismo que Stephen sufrió durante toda una década le inspiraron para algunos de sus personajes, como el célebre Jack Torrance de “El Resplandor” (“The Shining”).

De las estanterías a la pantalla

La adaptación que Stanley Kubrick hizo de “The Shining” en 1980 no ha sido el único éxito de taquilla de Stephen King. Sus obras se han llevado al cine y a la televisión numerosas veces desde el siglo pasado, una tendencia que continúa en la actualidad.

Uno de los casos más sonados es el de “It”, cuya versión de 1990, dirigida por Tommy Lee Wallace, ha sido recientemente readaptada por el director argentino Andrés Muschietti. 

Tras tres semanas en cartelera, el regreso del terrorífico Pennywise a la gran pantalla de la mano de este cineasta argentino ha supuesto un éxito rotundo: 480 millones de dólares recaudados en las taquillas de todo el mundo, 260 de ellos en Estados Unidos, lo que la convierte en la película de terror más taquillera de la historia en este país.

“Me encanta la mujer del cuadro, hizo que me cagara en los pantalones”, confesó Stephen King sobre una de las escenas de este “remake”, según desveló la productora y hermana del director, Bárbara Muschietti, al medio “Collider”.

El novelista admitió también que “tenía esperanzas en la película, pero no estaba preparado para que fuera tan buena”, en declaraciones recogidas por “Bloody Disgusting”. 

“Es algo diferente pero, al mismo tiempo, es también algo que su público va a reconocer fácilmente. Les van a gustar los personajes. Para mí es lo más importante, si los personajes importan entonces… el miedo también funciona”, añadió Stephen King.

Rey del siglo pasado y de la era "millennial"

Pero Pennywise o Jack no son los únicos personajes del rey del terror que han dado el salto de las páginas al celuloide. “Carrie” (1976), y “remakes” para televisión y cine en 2002 y 2013, representa otra de las películas más famosas que han nacido de una obra de King.

A ellas se suman otros filmes conocidos como “Children of the Corn” (1984 y un “remake” televisivo en 2009), “The Green Mile” (1999), “Secret Window” (2004), “The Mist” (2007), “1408” (2007), “Under the Dome” (2013, serie de televisión) o“The Dark Tower” (2017).

Toda la obra de Stephen King, y sus consecuentes adaptaciones para el cine y la televisión, están influenciadas por sus experiencias personales y su visión del mundo. En concreto, las publicaciones más tardías, en torno al 2000, contienen imágenes inspiradas en el accidente automovilístico que el autor sufrió en 1999.

Y es que Stephen King, que en 2003 fue galardonado con el National Book Awards, ha traspasado la barrera generacional. Su éxito sigue latiendo en plena era “millennial”. De hecho, está tan conectado a las redes sociales, que incluso ha tenido recientemente un enfrentamiento con Donald Trump en Twitter que ha desembocado en un bloqueo hacia el escritor por parte del presidente estadounidense.

“Nuestro presidente idiota parece haber confundido lo que es ‘políticamente correcto’ con lo que es ‘inconstitucional’”, escribió King a tenor de la opinión de Trump acerca de la modificación de su veto a los musulmanes en los Estados Unidos. El presidente consideraba que debía “volverse a una versión más dura” de la ley.

Aquella no era la primera vez que el novelista criticaba duramente al político: “Trump lleva siendo presidente desde hace cuatro meses. Parecen cuatro años”, dijo en otro tuit publicado en mayo. 

Cuando King comunicó el bloqueo que había sufrido, J.K Rowling, la autora de la saga “Harry Potter”, salió en su apoyo tuiteando lo siguiente: “Yo aún tengo acceso. Te los enviaré a través de DM (‘Direct Message’, los mensajes de Twitter)”.

Todo esto refleja la modernidad digital del maestro del miedo y la ciencia ficción, que también aspira a coronarse en el reino de Netflix. Varias de sus obras van a adaptarse para esta moderna televisión, como “1922” (a estrenarse el 20 de octubre), “N” (que según “Formula TV” se llamará “8”) y “Gerald’s Game” (según publica “IndieWire”).

Así es como Stephen King, que reinó en las novelas de miedo del siglo pasado, sigue manteniendo su reino del terror en los albores de la segunda década del siglo XXI.