•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A principios del siglo XIX, el científico e investigador Alexander von Humboldt llegó a México con el objetivo de realizar un estudio de las minas del centro del país, pero a lo largo de un año consiguió mucho más, como descubrir 900 especies de plantas y vislumbrar el germen del movimiento de independencia. Humboldt en México. La mirada del explorador”, que se presenta estos días en el Festival Internacional de Cine de Morelia, subraya el “gran valor” de las investigaciones del alemán en el país latinoamericano, las cuales “han quedado un poco olvidadas”, valora en una entrevista con Efe la directora del documental, Ana Cruz. La película inicia con un ya veterano Humboldt inmerso en la escritura del libro “Cosmos” en su Berlín natal.  Esto sirve como punto de partida para que el científico desempolve sus diarios de viaje y describa su aventura en lo que entonces era la Nueva España,       entre 1803 y 1804.

El actor Alexander Holtmann, quien encarna al explorador, y David Psalmon, que interpreta al socio de Humboldt, Aimé Bonpland, reviven el camino que el germano realizó a pie desde Acapulco hasta la Ciudad de México, así como sus visitas a ciudades del centro del país, principalmente.

Humboldt solicitó al rey Carlos IV el pasaporte para viajar al continente latinoamericano, y se lo concedieron a cambio de “un estudio profundo de las minas mexicanas, que para la Corona española eran importantísimas”, explica Cruz, también guionista del documental.

Una vez en el país, el científico descubrió “una biodiversidad de flora impresionante, 900especies de plantas mexicanas que no habían sido catalogadas científicamente”.

Le impactó la geografía volcánica del país y también le marcó la cultura prehispánica, especialmente la manera en la que los mexicas medían el tiempo, que comparó con otros calendarios como el egipcio. Además, subraya la directora, Humboldt “no nada más fue un gran científico, sino también un gran humanista, un antropólogo social”. En este sentido, “le provoca mucha sorpresa la desigualdad que encuentra en México”. Tras hacer sus observaciones, trató de “transmitir a la Corona española que esta desigualdad no va a tener consecuencias buenas para nadie, que las clases bajas están absolutamente oprimidas” y que los españoles habían hecho una “explotación de toda la riqueza natural de este país”.

“De alguna manera, pronostica la independencia que en México se está gestando”, indica Cruz, responsable de otros trabajos como “Las sufragistas” (2012).

Al igual que Humboldt cambió “la visión que los europeos tenían de América”, la directora asevera que el documental pretende romper los prejuicios del público respecto al mundo de la ciencia, especialmente de los de los más jóvenes, para que vean lo “fantástico” que es ser científico.

El documental, que cuenta con el apoyo de instituciones como Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) o el gobierno del estado de Guanajuato, incluye los testimonios de figuras como el académico mexicano Jaime Labastida, el biólogo José Sarukhán y la historiadora Brígida von Mentz.