•   Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión Europea y seis países de la exURSS se comprometieron este viernes a profundizar sus relaciones durante una cumbre en Bruselas, a cuyo término el presidente de Consejo Europeo, Donald Tusk, condenó la “agresión rusa” en Ucrania.

“La muerte de cinco militares ucranianos ayer (el jueves) es solo la última prueba de la trágica consecuencia de la agresión rusa en Ucrania”, dijo Tusk, en un momento en que los europeos están preocupados por actividades de desestabilización rusas en la UE.

Tras la anexión de Crimea por Moscú en marzo de 2014, Ucrania es escenario desde abril de ese año de un conflicto que ha causado más de 10,000 muertos y enfrenta al Gobierno y a los separatistas prorrusos apoyados, según Kiev y los occidentales, por Rusia.

“La UE (...) no reconocerá nunca la anexión ilegal de Crimea”, reiteró Tusk, para quien los “conflictos congelados y armados siguen impidiendo el desarrollo y generando sufrimiento” en los países exsoviéticos con los que la UE quiere aumentar su cooperación.

“Estrella” a seguir 

Ucrania forma parte de los países de la llamada Asociación Oriental, que participaron en la cumbre que la UE centró en 20 compromisos de cooperación económica, movilidad de estudiantes y desarrollo de redes energéticas, entre otras, con este país, Georgia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Bielorrusia.

Pero, pese a los llamados de Ucrania y Moldavia de realizar un gesto hacia sus ciudadanos, los europeos no quieren escuchar hablar de nuevas adhesiones al bloque a corto plazo. “No es el momento adecuado”, aseguró el mandatario luxemburgués, Xavier Bettel, urgiendo a resolver primero temas como el Brexit.

Los países más orientales de la UE quisieron enviar una señal más positiva. 

“Por supuesto” que Ucrania podrá unirse a la UE “cuando estén listos, pero esto será dentro de mucho tiempo”, aseguró la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, cuyo país, al igual que Estonia y Letonia, formaban parte de la extinta URSS.

El primer ministro moldavo, Pavel Filip, cuyo Gobierno proeuropeo enfrenta una elección el próximo año, urgió a Bruselas a mostrarles la “estrella” a seguir. Moldavia y Ucrania temen que sin una señal clara sus pueblos podrían volver la espalda a la UE y tomar el camino de Moscú, como Bielorrusia.

En la memoria está el dramático giro de la cumbre de la Asociación Oriental en 2013, cuando el entonces presidente ucraniano Viktor Yanukovich rechazó en el último minuto firmar un Acuerdo de Asociación con la UE para volverse hacia Moscú, desencadenando una oleada de manifestaciones proeuropeas previas a la anexión de Crimea y el conflicto en el Este.

‘Fuego cruzado’ 

Aunque los europeos querían centrar la cumbre en los aspectos positivos de la cooperación, la Rusia de Vladimir Putin sobrevoló así el ambiente de la reunión con la primera ministra británica, Theresa May, advirtiendo contra “las acciones de Estados hostiles como Rusia” que “intentan destruir nuestra fuerza colectiva”.

Las preocupaciones son crecientes en Europa sobre las campañas de desinformación y los ciberataques procedentes de Rusia para desestabilizar políticamente el bloque, como en el caso de Cataluña según denuncia Madrid, y atraer a los antiguos Estados soviéticos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus