•   Birmania  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A sus 75 años, sor Ana Rosa no se desplazará de Bangkok a Rangún para asistir a la primera visita de un Papa a Birmania. Pero seguirá de cerca los pasos de este primo segundo que recuerda “tímido” y que se convirtió en jefe de la Iglesia Católica.

“Es el momento adecuado para venir a Asia. Birmania y Bangladés están en conflicto. Su objetivo es alentar a la gente, construir un puente de paz”, explicó en tailandés a la AFP Ana Rosa Sivori, monja misionera argentina que lleva más de 50 años en Tailandia, un país con una gran mayoría budista como la vecina Birmania.

La religiosa no duda en hablar de la crisis de los rohinyás, una minoría musulmana cuyos miembros huyen por cientos de miles, de Birmania hacia el vecino Bangladés.

Su primo el papa Francisco se refiere también de una forma muy directa al drama de esta minoría que, según la ONU, es víctima de “limpieza étnica” por parte de las fuerzas armadas de Birmania, lo que incomoda a la Iglesia Católica de ese país.

Los católicos birmanos temen que el Santo Padre haga alusión, ante sus anfitriones birmanos --como la premio Nobel de la Paz Aung san Suu Kyi, con la que se reunirá el martes-- a sus hermanos rohinyás. Este es un término tabú en Birmania, donde reina un fuerte nacionalismo budista y antimusulmán.

“No tiene miedo de decir ‘Tendrían que cuidar de esta gente’”, asegura sor Ana Rosa, quien tiene esperanza de que Francisco aborde el trato que recibe esta minoría perseguida.

“Tímido y reservado”

Unas 200,000 personas deberían asistir a la misa que el papa Francisco celebrará el próximo miércoles en Rangún, la capital económica del país.

La misionera seguirá la ceremonia por televisión en la escuela católica para niñas que dirige en Nakhon Pathom, en la periferia de Bangkok.

No le ofende que su primo no tenga tiempo para verla durante su gira asiática. “Viene por el pueblo de Birmania, no por nosotros”, asegura la enérgica anciana.

La misionera sonríe al recordar al joven sacerdote bonaerense Jorge Mario Bergoglio, que según ella no era un orador deslumbrante.

“Lo encontraba muy aburrido”, cuenta rememorando una misa en los años 90. Todo lo contrario que ahora: hoy “sus palabras son realmente profundas”, dice esta mujer, cuyo abuelo era hermano del abuelo del Papa.

Su amplia sonrisa es también un nuevo rasgo de su personalidad, explica. “Era muy tímido, reservado. Antes no sonreía, ahora sonríe mucho, le gusta estar con la gente”.

Su parentesco con el Papa le asegura un cierto aura entre su comunidad. Guarda cuidadosamente las cartas manuscritas que le escribe, con una letra minúscula, incluso desde que es Papa.

Su última conversación en el Vaticano hace más de cuatro años fue amistosa y familiar, a pesar de los numerosos kilómetros que los separan.

“Me pregunté: ¿Estoy hablando con el Papa?”, dice con una carcajada.

Rohinyás

Birmania y Bangladés firmaron este jueves un acuerdo, del que todavía se desconocen los detalles, para que los primeros refugiados rohinyás que huyeron hacia este último país, unos 620,000 desde agosto, puedan empezar a volver a sus casas dentro de dos meses.

La llegada a Bangladés de miles de rohinyás huyendo de la represión en Birmania, en lo que la ONU considera limpieza étnica, ha provocado una de las mayores crisis humanitarias del siglo XXI en Asia.

Tras varios meses de negociaciones y una intensa presión diplomática internacional, la líder birmana Aung San Suu Kyi y el ministro bangladesí de Exteriores A. H. Mahmood Ali acordaron finalmente este jueves en Naypyidaw, la capital birmana, “el retorno de personas desplazadas del Estado de Rakáin”, la región del oeste Birmania donde tienen lugar los enfrentamientos.

El texto “estipula que el programa de retornos tiene que empezar en dos meses”, indicó el ministerio de Exteriores de Bangladés. Dentro de tres semanas está previsto poner en marcha un grupo de trabajo sobre las modalidades de repatriación.

El acuerdo omite emplear el término “rohinyá”, rechazado por las autoridades birmanas, y tampoco da detalles de cómo se llevará a cabo la repatriación.

“Se trata de un primer paso (...) Ahora tenemos que empezar a trabajar” dijo el ministro bangladesí a la prensa.

La crisis humanitaria de los rohinyás desató una ola de condenas a nivel internacional y de críticas a Aung San Suu Kyi por su inacción.

Incluso Estados Unidos, que hasta ahora habían guardado silencio para no fragilizar a la joven democracia birmana, decidió el miércoles calificar la violencia contra los rohinyás de “limpieza étnica”.

“La posición de Birmania es que los problemas entre países vecinos tienen que ser resueltos amistosamente a través de negociaciones bilaterales”, afirmó el jueves en un comunicado el gabinete de la dirigente birmana.

Este acuerdo, “basado en relaciones buenas y amistosas entre vecinos” es una situación en la que “ambos ganan”, según el comunicado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus