•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El plan de reconstrucción de la Ciudad de México tras el terremoto de septiembre pone en peligro los sueños de una vivienda propia de miles de familias humildes, que temen que los recursos para crédito que otorga el Gobierno capitalino se destinen en su totalidad a la tragedia.

“Nunca hemos tenido una vivienda y ahora se están desviando recursos que anualmente venían aprobando los diputados locales para la construcción de vivienda nueva” a la reconstrucción, dijo a Efe Verónica Martínez, representante de la Coordinadora de Pueblo, Barrios y Colonias en Defensa de Azcapotzalco.

Ella forma parte de una de las diez entidades civiles que desde hace tres semanas instaló un plantón, conformado por unas doscientas personas, frente la Asamblea Legislativa de la capital, en medio del centro histórico. Desde este campamento improvisado, en el que también ofrecen comida, charlas y apoyo, los manifestantes esperan presionar paraque el Instituto de Vivienda del Distrito Federal (INVI) no deje caer en el olvido su necesidad de un crédito para vivienda asumible.

“No pedimos presupuestos ni que nos regalen nada. Solo que nos den crédito para una vivienda digna, como marca el artículo 4 de la Constitución mexicana”, afirmó la activista.

Promesas del gobierno

El pasado 15 de diciembre, el Gobierno capitalino anunció que, a través del INVI, construirá 15 edificios de 40 departamentos en promedio para reponer sus viviendas a quienes las perdieron en el sismo del 19 de septiembre, que causó 369 víctimas en el centro y sur del país, 228 de ellos solo en Ciudad de México.

Ello supondrá una inversión de 300 millones de pesos (unos 15.7 millones de dólares). Esta reestructuración “va a ser un ejemplo para el mundo, así como se los estoy planteando, porque no ha sido una tarea menor y han estado actuando todas las áreas de Gobierno de manera puntual”, afirmó el alcalde Miguel Ángel Mancera.

Esta es la tercera modalidad de apoyo que brinda el INVI como parte de las acciones encaminadas a la recuperación. 

En 2018, gestionará 972 millones de pesos (50.9 millones de dólares) más para invertir en reparación de inmuebles, en beneficio de 4,800 familias.

Esto preocupa a quienes llevan años peleando por una vivienda con tasas de interés muy bajas.

“Nunca hemos tenido nada, y la mayoría que perdieron su departamento era con un crédito a una inmobiliaria, que iban pagando poco a poco”, remarcó Martínez, quien recordó que, según proyecciones de asociaciones civiles, con el actual presupuesto del INVI -unos 3,100 millones de pesos (162,4 millones de dólares)- se tardaría 24 años en cubrir la demanda.

Por todo ello, Gabriel Mayorga, coordinador del Bloque Urbano Popular, pidió que se duplique el presupuesto de vivienda de la capital. “Llevamos 18 años con el mismo presupuesto y la vivienda después de 18 años vale casi el triple”, aseguró. 

Gastos para la reconstrucción

Aunado a ello, el INVI “va a tener que asumir gran parte de la reconstrucción, y al no darle mayor presupuesto, se va a ver

afectado, hay un rezago”, aseveró.

Para Carlos García, del Congreso Popular Social y Ciudadano, la ciudad sufre un encarecimiento del suelo impulsado por lo que llama el “cártel inmobiliario”. Esto afecta a muchas más familias que las damnificadas por el terremoto: “Es un precio muy alto y un costo que no pueden cubrir las familias de menores ingresos”. “Nosotros pedimos dinero y presupuesto para el INVI de la Ciudad de México para que de ahí se den créditos blandos a personas y familias que más lo necesitan”, subrayó.

Adicionalmente, se solidarizó con los afectados por el terremoto, expresando que, si lo perdieron todo, le parece incoherente que les otorguen un crédito para poder reconstruir, aunque este sea a tasa muy baja. Al fin y al cabo, remarcó, todo es endeudamiento.