•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este viernes por unanimidad una resolución para endurecer las sanciones contra Corea del Norte, que restringen los suministros de petróleo vitales para los programas misilísticos y nucleares de Pyongyang.

La resolución, presentada por Estados Unidos, también ordena la repatriación de norcoreanos que trabajan en el extranjero y aportan divisas al régimen de Kim Jong-Un.  

Pyongyang ya ha sido objeto de ocho paquetes de sanciones de la ONU particularmente drásticos. Los dos últimos fueron adoptados a mitad de este año bajo impulso estadounidense tras los lanzamientos de misiles y una prueba nuclear -la sexta- realizados por Corea del Norte.  Washington presentó el jueves su proyecto de resolución luego de negociaciones con China, un aliado de Pyongyang, a raíz de un nuevo ensayo de un misil balístico intercontinental (ICBM) el 28 de noviembre. 

Previo a la reunión del Consejo para considerar este texto, dos diplomáticos de esta entidad pronosticaron que Pekín haría oír su voz y que por ende la medida obtendría una aprobación unánime. 

El embajador de Japón, Koro Bessho, que preside este organismo de la ONU en diciembre, había dicho que su país apoyaba “totalmente” el proyecto de resolución y expresó la esperanza de recibir el apoyo unánime de los 15 miembros del Consejo, lo que finalmente sucedió.

Oro negro como objetivo

La decisión se produce porque ni Estados Unidos ni Corea del Norte parecen tener planes de iniciar conversaciones para poner fin a la crisis en la península coreana. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con “destruir totalmente” a Corea del Norte en caso de un ataque contra Estados Unidos, mientras Pyongyang dice que la comunidad internacional debe aceptarlo como una potencia nuclear. 

La resolución apunta a los expatri dos norcoreanos, los cuales deben ser devueltos a sus hogares en un plazo de doce meses. 

Decenas de miles de norcoreanos están dispersos en el extranjero, principalmente en Rusia y China, desde donde generan valiosas divisas para su país de origen. Según la ONU, trabajan en “condiciones cercanas a la esclavitud”. 

Pero, sobre todo, el texto se suma a algunas disposiciones de resoluciones anteriores, en particular aminorar aún más las entregas de petróleo crudo y refinado que provienen mayoritariamente de China. El objetivo es reducir los suministros de productos derivados del petróleo en casi un 90%. 

 Trump le pidió en noviembre a su homólogo chino, Xi Jinping, que detenga las entregas de petróleo a Corea del Norte, lo que afectaría brutalmente a una economía ya inestable. 

La resolución aprobada por el Consejo tiene la intención de limitar las entregas de crudo a 4 millones de barriles por año. Las importaciones de Corea del Norte de productos de petróleo refinados, incluidos diésel y queroseno, se limitarán a 500,000 barriles el próximo año contra 2 millones anteriormente. 

Todos los países podrán interceptar, inspeccionar, bloquear y confiscar buques sospechosos de transportar cargas ilegales desde o hacia Corea del Norte.

de un compromiso diplomático hacia la desnuclearización pacífica”, afirmó.