•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Llega la Navidad, y junto con las luces de colores, las cenas familiares, los deseos de feliz Año Nuevo, y los besos bajo el muérdago, los regalos son tradición. Pequeños y mayores esperan haber sido buenos el resto del año para no quedarse sin un paquete bajo el árbol.

Eso sí, no es solo Santa Claus el encargado de repartir los presentes. Cada rincón del mundo tiene su propio folclore y, por tanto, son muchos los seres que reparten espíritu navideño y regalos alrededor de todo el globo.

Santa Claus: padre de la navidad

Aunque no sea el único que reparte obsequios, el principal encargado es Santa Claus, archiconocido padre de la Navidad inspirado en la leyenda de San Nicolás (Nicolás de Bari o de Mira), que recibe muchos nombres en cada lugar. En la mayoría de países de América Latina (Argentina, Colombia, Ecuador, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Perú), así como en España, recibe el nombre de Papa Noel. Allí también empieza a sonar con fuerza Santa Claus, que ya se usa en Guatemala, Cuba, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, México, Honduras, Panamá, Perú o República Dominicana.La Befana.

En algunos de estos países se le llama solo “Santa” o tiene también otros apodos: Viejito Pascuero, en Chile; Colacho, en Costa Rica; o San Nicolás en Honduras y Venezuela.  En el resto del mundo, su nombre varía: Père Noël en Francia, Ded Moroz en Rusia, Kerstman en Los Países Bajos (donde compite con el tradicional Sinterklaas), Weihnachtsmann en Alemania o Joulupukki en Finlandia.

No obstante, Santa Claus es el nombre más utilizado, que convive con el resto de apodos, bien traducido a cada idioma, bien manteniéndose de la forma original.

Los reyes magos de Oriente

Según la tradición cristiana, son tres magos (Melchor, Gaspar y Baltasar) quienes acudieron desde Oriente a llevar oro, incienso y mirra al niño Jesús. Desde el siglo XIX, en España tienen una fecha especial el 5 de enero, noche anterior a la epifanía, en la que reparten regalos a los niños. Además, en todas las ciudades españolas se celebran distintas caravanas llamadas Cabalgata de Reyes, y la mañana del 6 de enero es típico desayunar con el bollo típico llamado “roscón de reyes”. Estos especiales coronados también visitan en ocasiones a los niños de México, Argentina, Uruguay, Puerto Rico, República Dominicana y Paraguay.

Jack Frost

También conocido como Padre del Invierno o Jack Frío, este elfo pertenece al folclore del norte de Europa, y su historia procede de la mitología nórdica, con tintes de mitos anglosajones.

Su trabajo no es traer regalos, sino encargarse de las nieves: hacer que caigan, que el clima sea propicio para el invierno, cuidar la escarcha y, a veces, hacer también que caigan las hojas de los árboles en el otoño.El azotador.

No obstante, en la ficción navideña es Jack Frost quien se encarga de llevar a cabo las condiciones para que Santa Claus pueda entregar sus regalos.

Tío de Nadal

En la región española de Cataluña, parte de Aragón, e incluso en algunas zonas de Andorra, existe una curiosa leyenda, la del Tió de Nadal, también llamado Tronca de Nadal o Navidad, y La Toza. La peculiaridad es que el Tió de Nadal no es ni más ni menos que un tronco con una cara sonriente pintada, que habita en cada casa durante las fiestas, al que dan de comer cada noche antes de Navidad y cubren con una manta para que no pase frío. Finalmente, los niños golpean al simpático tronco con palos mientras cantan el “cagatió” para que, literalmente, defeque regalos bajo la manta el 25 de diciembre. En otras tradiciones, se le arroja al fuego.

La Befana

Esta bruja italiana, que viaja volando sobre una escoba, visita a los niños la noche del 5 de enero (igual que los Reyes Magos), para dejar en sus calcetines regalos y caramelos si han sido buenos, o carbón si han sido malos.

El Olentzero

Un carbonero perteneciente a la mitología del País Vasco y Navarra (norte de España), el olentzero es el encargado de llevar los regalos de Navidad a los niños de esa zona geográfica. De hecho, igual que a Santa Claus y a los Reyes Magos, los pequeños le escriben cartas para pedirle sus regalos.

Grýla y Jólakötturinn

Como si de una antítesis de la Befana se tratase, Grýla es una malvada bruja de la mitología islandesa que vive en las montañas en compañía de un malvado gato, el Jólakötturinn.

La bruja Grýla baja cada Navidad a las casas para capturar a todos aquellos niños que no han sido buenos y comérselos. Por su parte, el Jólakötturinn se come durante las Navidades a todos aquellos que no hayan recibido ropa nueva, porque a los niños pequeños se les asustaba con que no les regalarían ropa si se portaban mal.

Frau Perchta

Esta es la versión germana de la Befana. Frau Perchta es una bruja que, en el folclore de Austria, repartía monedas de plata a los niños y jóvenes que se habían portado bien. En la actualidad, lo que reparte son regalos, durante los doce días que hay entre Navidad y la Epifanía, pero especialmente el 5 de enero.

El “Apalpador”, o también “Pandingueiro”, en Galicia forma parte de la mitología y es un personaje navideño con arraigo junto a otros como el “L’Anguleru” de Asturias, el “Tientapanzas” de Écija, el “Olentzero” del País Vasco y Navarra y el “Tió de Nadal” de Cataluña y Aragón.

El Apalpador

Al Apalpador también se le conoce como Pandigueiro y Apalpa Barrigas, y pertenece al folclore de Galicia (noroeste de España). Al igual que el Olentzero, se trata de un barbudo carbonero siempre ataviado con una boina.

El Apalpador baja las noches del 24 y 31 de diciembre (Nochebuena y Año Viejo), y toca el vientre de los niños para comprobar si han comido suficiente. En caso afirmativo, como han sido buenos, deja para ellos castañas, dulces y regalos, y les desea un feliz Año Nuevo.

Babushka

“Gran Madre” en ruso, esta figura está asociada con los Tres Reyes Magos. La leyenda cuenta que Babushka los acogió durante una noche, mientras ellos seguían la estrella que más brilla, porque su casa era la mejor del pueblo. Y, desde entonces, da regalos a los niños de Rusia que se hayan portado bien.

Kris Kringle

Personaje del folclore alemán cuyo nombre (también Christkindchen, Christkindl o Christkind) hace alusión al Niño Jesús (Niño Cristo). Surge debido a que la tradición luterana quiere reemplazar la figura católica de San Nicolás. Su aspecto es el de un querubín, un niño rubio con alas de ángel y, además en Alemania y en Liechtenstein, reparte regalos en Austria, República Checa, Suiza, Eslovenia, y algunas zonas de Eslovaquia y el Norte de Italia. Curiosamente, también hay varios países de Hispanoamérica donde el Niño Jesús sustituye a Santa Claus en algunas casas a la hora de llevar los regalos a los niños.

Ayudantes y antítesis de Santa Claus

El ser más importante de la Navidad tiene tanto enemigos como aliados en su tarea de premiar a los niños buenos del mundo.

La doncella de las nieves

Su nombre es Snegúrochka y, en el folclore ruso, es la hija de la helada y la primavera. Se encarga de asistir a Ded Moroz, el Santa Claus de Rusia.

Le Père Fouettard

El Padre Azotador. En algunas regiones de Francia, Bélgica y Luxemburgo, acompaña a San Nicolás en su trabajo, para repartir azotes y carbón a los niños que no han sido buenos.

Los Bendegums

Su origen es más actual, pues es una tradición que se ha creado en occidente en el siglo XX. Y es que este es uno de los nombres que reciben los pequeños duendes (en algunas versiones, elfos o gnomos), que preparan los regalos de Santa Claus en su taller del Polo Norte.

Knecht Ruprecht

Ataviado con un bastón largo, cascabeles y una bolsa de cenizas, este ayudante de San Nicolás (Santa Claus), pertenece al folclore alemán, y viaja sobre un caballo blanco. Cuando los niños han sido buenos, les dice que recibirán regalos y dulces de Santa Claus. Si han sido malos, deja sobre sus zapatos carbón y regalos feos.

Krampus

Esta figura pertenece al folclore de Los Alpes. Tiene una apariencia demoníaca y cabría, con pelo, cuernos y garras.  Y cada 5 de diciembre, castiga a los niños malos. Por eso existe en Austria la tradición de disfrazarse de Krampus, pero, como está asociada a crímenes violentos, es obligatorio estar identificado con un número.

Hans Trapp

También conocido como Hanstrapp o Rubbels, es el ayudante de Santa Claus en Francia. Al igual que el Olentzero y el Apalpador, tiene el aspecto de un carbonero. Sin embargo, Hans Trapp está más asociado con figuras como “El Coco” o “El Hombre del Saco”, porque castiga a los niños malos.