•   Venecia, Italia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La comisaría europea de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, animó  a los países de la Unión Europea (UE) a mejorar “las condiciones de viaje de los turistas chinos” para que se sientan cómodos en Europa y conviertan al continente en su primer destino turístico.

“Queremos animar a los turistas chinos a descubrir y a disfrutar de nuestra cultura y nuestros países”, dijo Bienkowska en la inauguración del Año del Turismo UE-China, que se celebró en la ciudad italiana de Venecia (norte).

Este Año del Turismo, que fue anunciado en julio de 2016 por parte del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro chino, Li Keqiang, en la cumbre UE-China de Pekín, tiene como objetivo incrementar el turismo en ambas direcciones.

La comisaría europea reconoció que “el turismo es un sector fundamental para la UE”, supone un 10% de su producto interior bruto, y en algunos países como Croacia o Malta, “es el primer sector” de su economía.

El gigante mercado chino

China es uno de los mercados emisores de turistas más importantes a nivel internacional, con 129 millones de turistas en 2017 (un 13.4% más que en 2016), aunque la mayor parte de ellos se mueve por Asia.

Europa, sin embargo, encabeza la lista de sus preferencias fuera de ese continente, aunque aún la cifra de chinos que se desplaza a destinos europeos sigue siendo baja: el pasado año cerca de 13.6 millones de chinos visitaron la UE, según cifras de la Academia del Turismo de China.

El objetivo de la Unión con este Año del Turismo es incrementar su presencia en Europa, pero para ello es necesario superar una serie de barreras, como el idioma o los sistemas de pago, pues los chinos no están acostumbrados a realizar compras con la tarjeta de crédito sino que usan diversas aplicaciones como “WeChat” que les permite llevar en su móvil un monedero virtual.

Este tipo de pago no es aceptado en muchos establecimientos europeos porque no conocen su sistema, por lo que los turistas chinos se ven obligados a llevar grandes sumas en metálico para poder comprar, explicó el director ejecutivo de Turismo de la Comisión Europea, el español Eduardo Santander.

Adaptación 

Para superar estos límites, Bienkowska creyó fundamental incentivar la inversión para que el sector turístico europeo “se adapte a las necesidades de los turistas chinos”.

Además, dijo, la estrecha colaboración entre empresas chinas y europeas creará sinergias que fomentarán el entendimiento y el mayor desarrollo del mercado del turismo en ambos lugares.

Finalmente, la comisaría europea consideró prioritario que los países europeos promuevan “su patrimonio cultural con acciones publicitarias o de márketing” para atraer a los viajeros chinos.

En su opinión, trabajar para captar el turismo chino es esencial porque una mejora del 10% en el número de presencias equivaldría a unos ingresos adicionales de 1,000 millones de euros para la UE.

“Queremos hacer de Europa el primer destino turístico”, declaró la ministra de Turismo de Bulgaria -que ocupa la presidencia de turno del Consejo de la UE-, Nikolina Angelkova.

La ministra subrayó que “el turismo puede ayudar al crecimiento económico y social” de los países y señaló que “en la UE ha sido tradicionalmente sinónimo de bienestar”.

A la ceremonia de inauguración asistió el vicepresidente de la Conferencia Política Consultiva del Pueblo Chino (CPPCC), Qi Xuchun, quien leyó un discurso en nombre del primer ministro.

En este, Keqiang reflexionó que “el turismo es un elemento importante para el desarrollo económico y cultural de las sociedades” y animó a China y a la UE a “promover la colaboración conjunta” para fomentar “el intercambio cultural” en ambas direcciones.

También estaba previsto que asistiera el presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, pero no pudo acudir y el jefe adjunto del Gabinete de Relaciones Exteriores de la Eurocámara, el italiano Carlo Corazza, leyó su discurso.

Tajani señaló que estrechar lazos con China es “una oportunidad que no se debe dejar pasar” y animó a la UE y al país asiático, dos culturas tan distintas, a emplear este 2018 “para conocerse mejor” y comprenderse mutuamente.