•   Vietnam  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ho Thi Giu nació el 1 de enero de 1968. Sus primeros meses los pasó en un túnel, bajo la lluvia de bombas que caía sobre el centro de Vietnam, en plena ofensiva del Tet.

No tenía ni un mes cuando, en la noche del 29 al 30 de enero, las tropas comunistas lanzaron, en pleno Año Nuevo lunar del Tet, este ataque sorpresa contra Estados Unidos y Vietnam del Sur, decisivo en la guerra que se prolongó hasta 1975.

Lugar de nacimiento: los túneles de Vinh Moc, en la provincia de Quang Tri, construidos para resguardar a la población civil de las bombas, a unos kilómetros al norte de la línea de demarcación entre el Norte y el Sur de Vietnam, donde se concentraron los combates durante la ofensiva del Tet.

“Nací en una de estas cavidades”, explica esta vietnamita de 50 años, mientras visita el lugar con la AFP.

“Mi madre dio a luz en pleno invierno, hacía frío”. Se lo contaron sus parientes, y también que las galerías eran húmedas y se carecía de todo.

“Mi madre me contó que cuando dio a luz era muy duro, porque carecían de todo, desde comida a productos básicos”, como botas para recorrer los túneles inundados.

Ho Thi Giu salió del túnel cuando tenía dos años, en 1970.

“Cuando mi madre estaba embarazada, la llevaron a los túneles para que diera a luz y viviera allí mientras mi padre luchaba” en el frente guerrillero comunista Vietcong, explica. 

Cuando los combates amainaban, él iba a pescar para alimentar a su familia. 

‘Cantos contra las bombas’ -

Entre abril de 1967 y diciembre de 1968, unos 250 habitantes del pueblo de Vinh Moc participaron en la construcción de esta red de túneles, con instrumentos rudimentarios, y hasta con sus manos, según la historiografía oficial.

Hasta 600 personas vivieron en este lugar, en túneles a más de 20 metros bajo tierra, de los que solo salían de noche para cultivar sus tierras o cocinar.

Un total de 17 bebés nacieron en ellos, como Ho Thi Giu.

Nguyen Tri Phuong tenía 16 años en 1968. Recuerda haberse sentido muy orgulloso de ser asignado a la construcción de los túneles, “con los hombres del pueblo”. Recuerda los problemas de higiene por la falta de letrinas. Pero también el concurso de canto bautizado “cantar para acallar las bombas”. “Animaba a los jóvenes”, asegura.

En la actualidad los turistas visitan los túneles de Vinh Moc, pero los más conocidos son los de Cu Chi, en el sur del país, que durante años albergaron a la guerrilla del Vietcong en los suburbios de la Ciudad Ho Chi Minh, la antigua Saigón.

Deben su popularidad al hecho de que quedaron en bastante buen estado. En el país se cavaron decenas de túneles, algunos para transportar armas para el Vietcong.