•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diferentes reportes indican el éxodo de venezolanos en las últimas dos décadas, principalmente a los países vecinos: Colombia y Brasil.

Otro grupo decide irse a Estados Unidos, se dice que pasaron a ser la tercera comunidad más grande de ese país, después de chinos y mexicanos.

En América Latina, Chile, Argentina y Uruguay han recibido a muchos y en España hay 250,000 migrantes venezolanos.Según un informe de Migración Colombia, hay ahora unos 550,000 venezolanos, mientras que datos del Gobierno señalan que, entre agosto de 2017 y enero de 2018, hasta 1.5 millones de venezolanos han solicitado la tarjeta de movilidad fronteriza. Archivo/END

Por su parte, ante la masiva cantidad de venezolanos en Colombia, el Gobierno de ese país vecino  anunció el jueves nuevos controles migratorios y de seguridad en la frontera con Venezuela ante la oleada de migrantes que han llegado en los últimos meses huyendo de la crisis en su país.

El presidente Juan Manuel Santos ordenó al mismo tiempo el envío de 2,120 nuevos miembros de la fuerza pública para que custodien los 2,200 kilómetros que comparten ambas naciones.

Vamos a “poner más controles migratorios y que esos controles sean más estrictos, que la entrada de venezolanos tenga unas características, que sea controlada, que sea ordenada y algo muy importante, que se haga dentro de la legalidad”, declaró el mandatario en la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Los efectivos  —de tierra, aire y mar— que serán desplegados en la zona limítrofe “tendrán como principal objetivo mejorar el control sobre las trochas” por donde cruzan de forma irregular cientos de migrantes y además operan bandas delincuenciales y de contrabando, agregó.

En adelante los venezolanos deberán tener pasaporte o una tarjeta migratoria para ingresar a territorio colombiano. Además, los que ya viven en Colombia deberán hacer un registro gratuito, explicó Santos.

El gobierno colombiano dejará igualmente de expedir las tarjetas de movilidad fronteriza, creadas por la entidad migratoria para facilitar el tránsito de las personas que viven en la zona común.

“Tragedia”

Santos anunció las medidas ante la ola migratoria que ha desatado la severa crisis económica en Venezuela.

Según Migración Colombia, más de 550,000 venezolanos están en territorio colombiano de forma regular o irregular. La entidad proyecta que la cifra superará el millón a mediados de año.El gobierno colombiano dejará igualmente de expedir las tarjetas de movilidad fronteriza. Archivos/END

El presidente se refirió a la situación en ese país como una “tragedia” y llamó a los colombianos a evitar la xenofobia y actos “hostiles” contra los venezolanos.

Colombia encabeza la presión internacional sobre el gobierno de Nicolás Maduro, al que califica de “dictadura”, y ha recurrido a la ayuda internacional ante la ola migratoria.

En su visita a Colombia el mes pasado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reconoció el impacto de la llegada de cientos de miles de venezolanos y ofreció apoyo para el esfuerzo humanitario de Bogotá.

“Estamos comprometidos con brindar una atención a las personas que han cruzado la frontera y se encuentran en situación vulnerable”, indicó el Sistema de la ONU de Colombia en un comunicado.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, que se reunió el martes con Santos en Bogotá, afirmó que su administración evalúa girar a los migrantes venezolanos en Colombia recursos que estaban destinados para ayudas en Venezuela.

Culpa a Maduro

En su visita a Cúcuta, donde el Gobierno habilitó un albergue especial para los miles de venezolanos que deambulan a diario, Santos culpó a las “políticas de Maduro” de la “tragedia” que están viviendo los venezolanos.

Simultáneamente, le hizo un nuevo llamado al jefe de Estado venezolano para que acepte ayuda internacional.

“Una vez más le insisto que nos permita a los colombianos ayudarle a los venezolanos, a que no sigan sufriendo por lo menos por hambre y falta de medicamentos”, declaró Santos.

El presidente, que en su momento se apoyó en Maduro para sacar adelante el Acuerdo de Paz que condujo al desarme y transformación en partido de la guerrilla comunista de las FARC, ha elevado el tono de sus críticas al gobierno de Caracas.

El martes incluso anticipó que desconocerá los resultados de las elecciones presidenciales adelantadas por el oficialismo.

“A la grave situación humanitaria que el régimen dictatorial se niega a reconocer, se suma ahora la convocatoria a elecciones presidenciales, unas elecciones que para nosotros no tendrían validez porque no ofrecen ninguna garantía”, dijo el mandatario.

La Asamblea Constituyente, que rige a Venezuela con poderes absolutos, adelantó las elecciones -tradicionalmente en diciembre- para el 22 de abril.

Maduro, en el poder desde 2013, fue proclamado candidato presidencial del chavismo pese a la criticada gestión de su gobierno.

Brasil

El ministro de Defensa de Brasil dijo el jueves estar “impactado” con la situación de los venezolanos en el estado de Roraima, que en los últimos meses ha recibido decenas de miles personas de Venezuela, y aseguró que evalúa una ampliación de la actuación del ejército en la frontera.

“Estamos aquí para eso, para ampliar nuestra actuación en la frontera, en la distribución  de los venezolanos, hacer un censo para saber cuántos hay aquí”, afirmó el ministro, Raul Jungmann, durante su visita al estado de Roraima, fronterizo con Venezuela.

Cuatro ministros del gobierno brasileño, entre ellos el de Justicia, visitaron Roraima para discutir alternativas para dar la asistencia a los venezolanos que llegan a este estado, principalmente a su capital, Boa Vista.

La ciudad tiene unos 320,000 habitantes y en los últimos meses han llegado cerca de 32.000 venezolanos, muchos de los cuales viven en las calles.

Jugmann expresó su preocupación y señaló que la situación de los venezolanos en Roraima, uno de los estados más pobres del país, se ha convertido en un problema “nacional” que Brasil necesita resolver.

“Eso evidentemente tiene que ser entendido y asumido por todo Brasil. Eso no es algo solo de Roraima o de la ciudad de Boa Visa.

Es una cuestión que Brasil tiene que abrazar”, agregó.

El ministro insistió en la necesidad de realizar un censo para saber el número exacto de venezolanos, muchos de los cuales se encuentran en una situación precaria.

“Sabemos que tenemos un problema y tenemos que intentar resolverlo, pero necesitamos saber cuántos son, cuál es su situación quién queda, quién sale (...). Hay que equilibrar la situación humanitaria con la sobrecarga que eso está causando en la ciudad y en el estado”, dijo.

Durante su visita a Boa Visa, el ministro de Defensa estuvo acompañado por el titular de Desarrollo Social, Osmar Terra; Justicia, Torquato Jardim, y Seguridad Institucional, Sérgio Etchegoyen.En América Latina, Chile, Argentina y Uruguay han recibido a muchos y en España hay 250,000 migrantes venezolanos. Archivos/END

Allí se reunieron con la gobernadora del estado, Suely Campos, quien en un comunicado señaló que Roraima “ha soportado sola” una “crisis humanitaria sin precedentes en el país”, con un impacto en la rutina de la población.

“En educación, la demanda de alumnos aumentó un 100 %. En salud, tenemos un crecimiento de 3.350 % en la atención de los hospitales.

Solo en maternidad, nacen por día cinco bebés hijos de venezolanos (...)”, resaltó la nota.

El éxodo de venezolanos hacia ese estado del norte de Brasil está directamente vinculado a la aguda crisis económica y a la severa escasez de productos básicos que sufre el país y se intensificó a lo largo de 2017.