•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Farah Eslaquit no solo es recordada por haber sido Miss Nicaragua 2012, sino también porque se abrió paso en el mundo del fitness, primero como asesora de nutrición y de ejercicios y luego como atleta, al punto que tuvo la capacidad de sorprendernos con su entrega al fisicoculturismo, disciplina en la que obtuvo medalla de oro para Nicaragua en los Juegos Centroamericanos realizados en Managua.

Sin embargo, más allá de la fama que la rodea, por todos sus méritos, Eslaquit tiene una hermosa historia de amor con quien hoy es su esposo, Danilo Acevedo, y la comparte con los lectores de El Nuevo Diario. 

Todo inició en la ciudad de  San Marcos, en una universidad, cuando ella tomaba clases de inglés y él era el mejor amigo de una amiga del colegio.

“Fuimos muy poco tiempo amigos, nos gustamos rapidísimo y fuimos novios 4 meses después de conocernos. Yo creo que él me gustaba a mí primero, pero él dice que yo le gustaba, que le gustaban mis colochos”, comparte Farah.

Fuimos novios 8 años desde los 15 hasta los 23 años, dice Farah, aunque recuerda: “Danilo me propuso matrimonio cuando cumplí 22 años, en el 2016, en mi propio cumpleaños, en una cena romántica en un muelle de la laguna de Apoyo. ¡Fue increíble! Me dio un álbum con fotos hecho por él, donde iba contando nuestra historia y al final... estaba la pregunta. ¡Me emocioné un montón! 

Aunque su amor es a prueba del tiempo, también ha superado la distancia y sobre todo la barrera que conlleva dedicarse a profesiones que demandan demasiado tiempo.

Eslaquit comparte que ellos siempre han hecho cosas diferentes desde que salieron de secundaria. “Él estudió Medicina todo nuestro noviazgo y yo en medio de eso saqué mi carrera, posgrado, certificaciones y participé en Miss Universo. Es divertido porque en lo que yo me desarrollo ahora, en el fitness, no nos parecemos mucho. De hecho, a él no le queda mucho tiempo más que para dormir unas horas a la semana ahorita. Sin embargo, ambos disfrutamos de la vida tranquila, de acampar, hacer senderismo y conocer lugares”. 

Al consultarle sobre qué piensa su esposo del hecho de que ella se haya convertido en fisicoculturista, señaló: “Danilo está muy orgulloso de mí. Siempre me impulsa a hacer todo lo que quiero y a que no tenga miedo de hacer mis planes”. 

Por otro lado, la ex Miss Nicaragua dijo que su esposo es celoso y siempre lo ha sido, “por eso admiro mucho que sea muy paciente conmigo en mi deporte, él entiende que entreno para competir, para ganar, no para enseñar nada a nadie más. Él sabe que soy competitiva y que me apasiona lo que hago y yo respeto mucho nuestro matrimonio”.

La ganadora del oro en los Juegos Centroamericanos nos adelantó que hay planes de bebé, pero no a corto plazo. 

“Ahorita estoy enfocada en mi deporte, en prepararme para los Juegos Olímpicos, en seguir haciendo crecer mi carrera en el fitness, mi marca personal, tengo muchos proyectos este año. Él por su parte está terminando su residencia en Cirugía y son años complicados profesionalmente”, concluyó.