•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aquellos hombres que quieran que “su semilla abunde” deben  comer carne y otros alimentos recomendables para ayudar a la función sexual masculina, entre los que se incluyen los huevos, los gorriones, los mirlos, las aves cazadoras de mosquitos e insectos voladores, las palomas jóvenes, los zorzales, las perdices, así como las chirivías, el jengibre y los nabos.

Aquellas mujeres que deseen procrear un hijo varón deben acostarse sobre su lado derecho después de mantener relaciones sexuales, y aquellas que quieran dar a luz una niña, deben yacer sobre su costado izquierdo, después realizar el amor.

Son algunas de las recomendaciones del libro “Aristotle’s Masterpiece Completed In Two Parts, The First Containing the Secrets of Generation” (“La obra maestra de Aristóteles completada en dos partes, la primera de las cuales contiene los secretos de la generación”), que la casa de subastas Hansons Auctioneers & Valuers, pondrá a la venta en unas semanas.Páginas de este libro cuyos contenidos se mezclan datos primitivos, elementos religiosos, creencias extrañas, afirmaciones de nacimientos monstruosos, brujería y astrología.

Algunos pasajes de este ‘manual secreto del sexo’ que data de 1720 y fue prohibido hasta la década de 1960 debido a su chocante y a menudo escandaloso contenido, podrían considerarse una versión europea y con tintes sexistas del Kamasutra hindú, un texto sobre la sexualidad y el erotismo humanos, escrito por Vatsiaiana, en algún momento entre los siglos I y VI. 

“Insinuar que el nacimiento de criaturas monstruosas se debe a que las mujeres se han acostado con bestias, es uno de los aspectos más chocantes de este libro, al igual que las ilustraciones que acompañan a esas insinuaciones”, señala a Efe Jill Gallone, gerente de medios y publicidad de Hansons (https://hansonsauctioneers.co.uk).

“Asimismo, a las mujeres de hoy en día les escandalizaría el hecho de que las describan con una propensión a la indulgencia sexual ya desde la pubertad, con 14 o 15 años de edad”, declara Gallone, desde la sede de la firma en Etwall, cerca de Derbyshire (Inglaterra, Reino Unido), en alusión a algunos de los postulados sexistas del texto.

Manual raro y políticamente incorrecto

Aunque como señalan desde Hansons, “la corrección política aún no se había inventado” cuando se publicó en Londres este libro de casi 300 años de antigüedad, en él se mezclan el conocimiento primitivo y los elementos religiosos, con las afirmaciones de nacimientos monstruosos, la brujería, la astrología y los relatos de mujeres con muchos años de matrimonio.

El libro dice, entre otras aseveraciones: “sin duda, la unión de los corazones en el santo matrimonio es la más feliz de todas las condiciones, pues, entonces, un hombre tiene un segundo yo con el que puede desentrañar sus pensamientos y un dulce compañero en su trabajo”, de acuerdo con la casa de subastas de Derbyshire.

Jim Spencer, tasador de libros y manuscritos en Hansons, señala que “la primera edición de este libro fue publicada en 1684 y estuvo prohibida hasta la década de 1960”.

“Había varias razones para ello, por ejemplo, este libro incluye ilustraciones en forma de xilografías de “monstruos”, que “han nacido de la práctica antinatural de las mujeres de yacer con bestias”, como por ejemplo la de una mujer “engendrando con un perro””.

Según Spencer, también “hay varias ilustraciones de criaturas parecidas a bestias, incluyendo un hombre con una tupida cola de perro y un monstruo nacido en Ravenna, Italia, en 1512”, señalando que “esto es culpa del ‘ afecto sucio y corrupto’”. Jim Spencer, tasador de libros, sellos, autógrafos y postales de Hansons, con un ejemplar del manual sexual de 1720.

Pero este tasador advierte que “hay que tener en cuenta que este libro fue escrito cuando todavía había gente siendo quemada por brujería en la Inglaterra georgiana”, un período de la historia británica que incluye los reinados de los reyes Jorge I, II, III y IV y que se extiende desde 1714 a 1830.

El “poder” de la imaginación

“El libro incluso afirma que la imaginación de los padres produce los rasgos del niño e incluye una ilustración de una “doncella peluda y un bebé que nació negro por la imaginación de los padres”, señala Jim Spencer.

“De hecho, este libro señala que si las mujeres enfocan sus ojos sobre cuerpos malformados,’ la fuerza de la imaginación’ podría producir un niño con’ un labio peludo, una boca sardónica o grandes labios grasosos’”, de acuerdo a Spencer. 

“En vez de hacer eso, durante el acto sexual, en el libro se insta a la mujer a “mirar seriamente al hombre y fijar su mente en él”, con lo que entonces “el niño se parecerá a su padre”, añade. Hoy en día, un siglo después de que las mujeres ganaran su derecho a votar en el Reino Unido, este libro nos lleva a tiempos muy diferentes, según Spencer, ya que habla de que el hombre es “la maravilla del mundo, a quien todas las cosas están subordinadas y describe a las mujeres como propensas a la indulgencia sexual”.

Este libro afirma que cuando las doncellas llegan a la pubertad sus “purgaciones naturales” comienzan a fluir, y la sangre que ya no se utiliza para aumentar sus cuerpos abunda y enciende sus mentes inclinándolas a la indulgencia sexual, una inclinación que en algunos casos también puede verse fomentada porque coman cosas duras y grasas y especias, según la reseña de Hansons. Sin embargo, cuando las vírgenes se casan y sus “deseos de abrazos sexuales” son cumplidos por “el disfrute de sus esposos”, se vuelven “más alegres y animadas”. Según este curioso libro, “‘el momento más adecuado para la procreación de los hijos varones es cuando el sol está en Leo y la luna en Virgo, Escorpio o Sagitario, mientras que para engendrar una niña, el mejor momento es cuando la luna está menguando, en Libra o Acuario’”, informa Jill Gallone, a Efe.

En cuanto a la procreación de un bebé, este manual sexual del siglo XVIII asegura que la semilla del hombre es un “don divino abundantemente dotado de espíritu vital que da forma y forma al embrión”, y enumera algunas sustancias contrarias a los nutrientes que pueden afectar a las embarazadas como “los carbones, la basura, la tiza, el cuero y la carne de caballo”.

Además advierte sobre algunos errores masculinos en  el matrimonio, como el de que un hombre más joven se case con una mujer lo suficientemente mayor como para ser su abuela, o el que un anciano cariñoso se case con una joven virgen en la flor de su juventud y vigor, “a quien tratará vanamente de complacer, yéndose a la tumba”,  señalan desde Hansons.