•   Reynosa, México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Anteponiendo la nación a miedos y familia, centenares de soldados desplegados en Reynosa, en el norte de México, viven un día a día marcado por el combate frontal a la delincuencia organizada, a menudo con bajas.

En la Octava Zona Militar de Reynosa, en el estado de Tamaulipas, Isaías Lorenzo, mayor de Materiales de Guerra, se ocupa de vigilar el depósito de armamento incautado al narcotráfico.

En el almacén se acumulan armas largas y cortas de todos calibres, algunas tan poderosas como lanzacohetes, además de varios barriles a rebosar de balas.

Según un cartel que hay en la entrada, son alrededor de 1,000 armas cortas, 2,000 largas, 20,000 cargadores y alrededor de un millón de cartuchos, como si a cada ciudadano de Reynosa y su zona metropolitana le tocara una bala.

“Es un área muy conflictiva en cuanto a seguridad, pero es el trabajo, y hay que realizarlo”, explica a Efe este militar con 33 años de servicio y cuatro meses en este municipio, uno de los más peligrosos del país.

Pese a ser un motor económico por sus maquilas, Reynosa es famosa por los intensos choques que se producen en sus calles entre cárteles que se disputan esta localidad fronteriza con Estados Unidos, o con las fuerzas de seguridad.

Aunque a menudo hay bajas en cada bando -solo en enero un militar muerto y 23 heridos - los soldados desplegados en esta región enfrentan un día a día difícil con estoicismo.

“El principal éxito que tenemos aquí es ver la tranquilidad de la población, y nos esforzamos para ello. Es la mejor paga como soldados que podemos tener”, asegura a Efe el coronel de caballería Luis Andrés Gutiérrez, comandante del 19 Regimiento de Caballería Motorizada de este cuartel, con unos 600 efectivos a su cargo.

Ronda la muerte

Los operativos culminan a veces con la muerte de un compañero, que ven como un héroe capaz de “sacrificar su propia vida” por el país, señala este veterano militar.

En los sepelios se recuerda al compañero caído con una ceremonia de cuerpo presente, muy solemne, en la que no faltan quienes ensalzan las virtudes del fallecido, e incluso alguna anécdota.

El teniente coronel médico cirujano Carlos Darío Duque vive muy de cerca el dolor y las heridas que causan las balas en Reynosa, y reconoce a Efe que se generan “constantemente vacantes”.

Universitarios mexicanos protestan contra violencia en el campus de la UNAM

Tras un choque, el servicio sanitario estabiliza al soldado y atiende las lesiones con arma de fuego. Si el soldado está gravemente herido, se traslada a hospitales más preparados.

“Podemos sobrellevar una situación de estrés y peligro, porque lo hacemos con convicción y vocación”, relata este hombre con 28 años en el Ejército. Duque es médico y militar, dos profesiones que en principio podrían chocar pero que él conjuga con una ejercicio de lógica: “Esto es un empleo, un trabajo, para mantener el orden y la paz. (...) Si hay gente abatida es, en general, por el bien de las masas del país”.

Su amor por la profesión es tal que no la dejaría aunque se lo pidiera su nueva novia. Las parejas “tienen que aceptar la situación, apoyarnos en los tiempos y hacer pequeños sacrificios”, dice. Aunque los soldados que efectúan los operativos, que entre compañeros se apodan “los armas”, son los que corren más peligros.