•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Febrero 11 de 2018, una niña de dos años de edad se encontraba en su casa, ubicada en La Concepción, Masaya, cuando la mascota de la familia, un perro de la raza pitbull, la atacó. Producto del suceso, la pequeña resultó con lesiones y varios golpes en su cuerpo que la obligaron a permanecer varios días hospitalizada.

Cinco días antes había ocurrido otro ataque en la norteña ciudad de Estelí. La víctima fue una mujer de 57 años, quien resultó con heridas en la espalda, pierna y el tórax. El hecho ocurrió luego de que el can escapara de la casa de su dueño.

 Pitbull muerde a niña en Masaya

El 21 de enero pasado en Managua un perro de la misma raza agredió a tres personas, entre ellas, a una madre y su pequeña hija y un trabajador de una ferretería.

Dicho acontecimiento causó revuelo entre los usuarios de las redes sociales debido a que en estas se mostraba un video del momento justo en que el perro ingresa al negocio y ataca al trabajador. Acto seguido se aprecia a otros empleados golpear al animal con trozos de madera, e inclusive se dijo que el animal, de nombre Zeus, recibió un balazo. 

El maltrato incide

Las historias narradas son algunos ejemplos negativos en los que se han visto involucrados canes de esta raza, pero ¿es el pitbull realmente un animal para temerle?

Veterinarios, criadores y propietarios de estos ejemplares responden categóricamente que no. Argumentan que todo está relacionado con la forma en que son educados por sus dueños.

El veterinario Enrique Rimbaud, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Ciencias Comerciales, afirma que aunque en años recientes se han registrado ataques por parte de esta raza, estos perros como tal no son agresivos por naturaleza.

 Perro pitbull ataca a mujer en Estelí, quien es hospitalizada

“Yo estoy en contra que satanicen una raza. Los perros por naturaleza son buenos, todas las razas”, señala Rimbaud.

Para sustentar su punto, el veterinario recurre a estadísticas de ciudades como Toronto,  Canadá, en donde en un lapso de nueve años (2001-2010) los pitbulls ocuparon el lugar número 23 entre una lista de 42 razas que en ese período habían mordido a personas.

“En esos datos hasta el chihuahua está antes que el american pitbull terrier”, afirma.

Varinia Paredes, docente del departamento de Medicina Veterinaria en la Universidad Nacional Agraria, al igual que Rimbaud, sostiene que el entorno en el que el perro es criado juega un papel determinante en el comportamiento que este desarrollará a futuro. 

Paredes agrega que la “temible” reputación de los pitbulls antes había estado asociada a otras razas de canes, tales como rottweiler o al dóberman, que son razas de perros que también han sido maltratadas.

“Muchas personas adquieren a estos perros con el propósito que sean guardianes de la casa y bajo ese argumento van criándolos de una manera inadecuada”, explica Paredes.

Un par de criadores de pitbulls muestran ejemplares. Óscar Sánchez/END

Ambos especialistas enfatizan que aunque los accidentes en los que se han visto involucrados los pitbulls son lamentables, no puede tacharse únicamente al can, sino que también debe  evaluarse el entorno en el que este ha sido criado y la responsabilidad de sus propietarios.

En este sentido, Alberto Argüello, especialista en Derecho Animal, refiere que si bien es cierto en el país hay una legislación que en teoría vela por el bienestar de los animales domésticos, aún hacen falta mecanismos que permitan realmente hacer valer el peso de la Ley 747.

Citó como ejemplo que si un perro permanece atado todo el día, lo alimentan a destiempo, limpian poco el área en donde permanece, esas condiciones van generando en este un estado de ansiedad y estrés.

“La ley de Nicaragua en términos de bienestar animal, en su capítulo tres señala que se declara de interés nacional todas las especies de animales domésticos y animales silvestres domesticados. Ese término trae una connotación de política de Estado y eso  de una u otra forma trasciende a las instituciones inmediatas que son los encargados de implementar la política de bienestar animal”, menciona Argüello.

De acuerdo con el jurista, el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (Ipsa) y las municipalidades serían esas instituciones. 

Cruces adecuados

William Navarrete es propietario del criadero The Royal Stafford Kennel ubicado en Carazo. Él ha dedicado los últimos 17 años a la crianza de american pitbull terrier, que es el nombre correcto para esta raza.

Navarrete explica que originalmente esta casta surgió a finales del siglo XIX, como resultado del cruce efectuado entre las razas bulldogs y terrier; con el propósito de combinar la habilidad del terrier y la fortaleza del bulldog, aunque en un primer momento eran empleados para luchar contra toros y osos, con el correr del tiempo se optó por darles otros propósitos.

Navarrete menciona que el american pitbull terrier es cariñoso y bien llevado, pero para conservarse en ese estado debe evitarse cruzarlo con otras razas tales como, rotweiller, bóxer o pastor alemán.

Galileo, de raza staffordshire bull terrier.

El criador menciona que usualmente cuando se presenta noticias que dicen que un pitbull mordió a alguien, es muy probable que ese espécimen no sea en realidad un perro ciento por ciento de esa raza.

Por ello, parte del plan que implementa en su criadero está basado en la conservación de las características genéticas correctas: fortaleza y habilidad, pero, sobre todo, la no agresividad hacia los seres humanos u otros animales.

“En mi plan de crianza procuro mantener la base, no en su originalidad de combates, sino procurando el bienestar animal ante todo, no sobreesforzando al perro, aunque es cierto que estos son perros atléticos, sino mantenerlo dentro del rango de las actividades que pueden realizar, y, sobre todo, eliminando cualquier rasgo de agresividad hacia el humano”, explica Navarrete.

La fuente refiere que su negocio está registrado ante la Asociación Canina Nicaragüense, en los eventos en los que participa con los perros que cría realizan exhibiciones de habilidad, tales como: salto alto, escala de paredes.

Manejo ideal

Navarrete y su socio Hamilton Gutiérrez indican que garantizar el adecuado desarrollo de esta raza, cuya sola presencia es imponente, requiere de acciones concretas, tales como garantizarles una buena alimentación, ejercicio constante y, sobre todo, tener control sobre ellos con voz de mando, no a través del maltrato físico.

Un pitbull macho puede llegar a  pesar hasta 35 kilogramos (77 libras) y medir hasta 45 centímetros, en cambio, una hembra alcanza hasta 30 kilogramos de peso (66 libras) y mide aproximadamente 48 centímetros. “Son un poco más largas debido a que necesitan espacio en el vientre para almacenar los cachorros”, dice Navarrete.

 Pitbull casi arranca cabeza a niño en Carazo

“Estos perros necesitan de mucho espacio para estar, y por lo menos deben salir a caminar durante 45 minutos cada día para gastar energía. También es recomendable que durante los paseos quien los lleve sea una persona que pueda dominar la fuerza y el peso de este”, enfatiza Gutiérrez

Rompiendo estigmas

Como muchas personas, Carlos Malespín había oído de la “terrible fama” que tienen los pitbulls, por eso decidió tomarse unos días para indagar más sobre la  raza, antes de aceptar la propuesta que le hizo un amigo de obsequiarle uno.

“Indagué aspectos sobre seguridad, porque tengo hijos y el perro que me estaban regalando no era un cachorro, sino que ya tenía un año. En lo personal no tengo preferencia por una raza en particular, así que decidí recibirlo, y la verdad es que ha sido el perro más manso que he tenido”, afirmó Malespín.

Según él, el perro tiene ya cinco años de edad, y en este lapso no ha mostrado nunca rasgos de agresividad, ni con la familia ni con las personas que suelen visitar la casa ni mucho menos cuando lo saca a pasear.

“Creo que el estigma de la raza está basado en que son perros muy fuertes, pero su comportamiento está en dependencia del tipo de crianza que se le dé”, afirma Malespín, quien desde el año pasado decidió conseguirle una pareja a su apreciada mascota.