•   Nueva Delhi, India  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

. El gobierno de Delhi instalará más de 100,000 cámaras de seguridad en las escuelas de la capital de la India y permitirá a los padres vigilar a sus hijos en tiempo real antes de junio del próximo año.

La ciudad dedicará 1,750 millones de rupias (casi 22 millones de euros) a instalar las cámaras para que los padres puedan ver a los alumnos en directo, anunció el jueves en la asamblea de Nueva Delhi el ministro de Finanzas del gobierno de la capital, Manish Sisodia, durante la presentación del presupuesto de la ciudad para 2018-2019.

El jefe del Gobierno de Delhi, Arvind Kejriwal, del Partido del Hombre Común (AAP), aseguró el pasado 17 de enero en Twitter que las cámaras servirán para garantizar la seguridad de los alumnos y anunció por primera vez que los padres tendrán acceso a las imágenes.

“Todos los padres recibirán acceso en su teléfono para ver a su hijo estudiando en clase en tiempo real. Esto asegurará que todo el sistema es transparente y responsable. Garantizará la seguridad de los niños”, dijo.

La medida formaba parte del programa electoral del AAP, que logró una arrolladora victoria electoral en Delhi en 2015.

El abogado Apar Gupta, uno de los impulsores del caso del Tribunal Supremo que estableció el derecho a la privacidad el año pasado, ha asegurado que se trata de una medida drástica que perjudicará al sistema de educación.

“¿Nos hemos parado a preguntar cómo se sentirán (los alumnos) si una grabación de seguridad en directo es transmitida a sus padres?

Se sentirían como criminales, en una jaula”, respondió en Twitter a Kejriwal.

En Nueva Delhi, las constantes quejas sobre abusos sexuales en escuelas primarias llevaron a las autoridades locales a prohibir en 2007 que los profesores hombres ejerzan su profesión en las 512 escuelas públicas femeninas de la ciudad, una controvertida medida que motivó protestas de los profesores afectados.

En enero de 2015, un grupo de padres atacó a un profesor de Educación Física acusado de acosar a una niña de ocho años en una escuela de la ciudad de Bangalore (sur), y en 2014 más de un centenar de padres se manifestaron en el exterior de un colegio de esa misma ciudad por la violación de una niña de seis años por personal del centro.