•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Yulia Skripal aseguró que se siente “con más fuerza cada día”, y se recupera del envenenamiento que sufrió en Inglaterra junto a su padre, el exespía ruso Serguéi Skripal, en tanto que Rusia negó toda implicación en el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Me desperté hace más de una semana y estoy feliz de decir que me siento con más fuerza cada día”, declaró Yulia Skripal, de 33 años, en su primer mensaje público desde su envenenamiento, según un comunicado de la Policía.

Poco antes, la televisión pública rusa había difundido una grabación de audio presentada como una conversación telefónica entre Yulia Skripal y su prima Viktoria, quien reside en Rusia.

En la grabación, cuya autenticidad no pudo demostrarse, quien es presentada como Yulia afirma que ella y su padre se están recuperando y que pronto podrá salir del hospital.

Rusia, a la que Londres acusa de ser responsable de este envenenamiento en el origen de una de las mayores crisis diplomáticas entre Moscú y Occidente desde la Guerra Fría, volvió a denunciar una “campaña ordenada” en su contra.

“Se acusa sin pruebas”, afirmó el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, para quien “se busca desacreditar a Rusia”.

Un día después de que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) rechazara incluir a Rusia en su investigación sobre este caso, el diplomático exigió respuestas.

“¿Dónde se llevó a los Skripal tras su envenenamiento?”, “¿Dónde se tomaron las muestras del agente nervioso?”, “¿Por qué Rusia no tuvo derecho a un acceso consular a las víctimas?”, “¿Cómo se pudo encontrar un antídoto tan deprisa?”, “¿Qué fue de los gatos que vivían en casa de Skripal?”, planteó Nebenzia.

“Preguntas legítimas” 

El envenenamiento de Skripal, de 66 años, y de su hija Yulia, el pasado 4 de marzo en territorio británico, desencadenó una crisis entre Rusia y varios países occidentales que desde el 14 de marzo dio lugar a la expulsión cruzada de unos 300 diplomáticos.

Los 60 diplomáticos estadounidenses expulsados de Rusia partieron este jueves rumbo a Estados Unidos.

“No será posible ignorar las preguntas legítimas que planteamos”, había advertido el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, para quien la situación entorno al caso Skripal “crea una amenaza para la paz y la seguridad en el mundo”.

“Insistimos en que haya una investigación sustancial y responsable, en conformidad con las disposiciones de la OPAQ”, dijo Lavrov.

Rusia había convocado el miércoles a los Estados miembros de la OPAQ en La Haya, pero no logró convencerlos de que la incluyeran en la investigación, lo que reclama sin cesar desde mediados de marzo.

Lavrov aseguró este jueves, que Rusia “aceptaría los resultados de cualquier investigación con la condición de que sea transparente y que podamos participar de manera igualitaria”.

La embajadora británica ante la ONU, Karen Pierce, respondió que se había transmitido a las víctimas la petición de una visita consular y aseguró que su país había seguido todos los procedimientos legales e internacionales en este caso.

“Lo más importante ahora es dejar que la OPAQ” extraiga conclusiones del caso “manteniendo informado al Consejo de Seguridad”, consideró. Según fuentes diplomáticas, los resultados podrían llegar la próxima semana.

Los miembros occidentales del Consejo de Seguridad reafirmaron su apoyo a Reino Unido. “No hay otra explicación plausible que la responsabilidad de Rusia”, declaró el embajador francés, François Delattre, mientras que para Estados Unidos la reunión del Consejo de Seguridad era “un nuevo intento de Rusia de utilizar [el organismo] con fines políticos”.

“Es urgente descubrir la verdad y sacar conclusiones basadas en pruebas irrefutables”, subrayó China.

Laboratorio 

Ante la OPAQ, Moscú propuso en vano que Rusia investigara conjuntamente con Reino Unido bajo la mediación del organismo internacional.

Desde el comienzo del caso, Rusia considera que las declaraciones del laboratorio militar británico que analizó la sustancia utilizada contra el exespía le dan la razón.

Si bien, el laboratorio la identificó como Novichok, un agente nervioso de tipo militar de concepción soviética admitió que no tenía ninguna prueba de que la sustancia empleada contra los Skripal hubiera sido fabricada en Rusia.

Vladimir Putin, presidente de Rusia.

Según los medios británicos, los servicios de Londres lograron determinar la localización del laboratorio ruso donde se fabricó el agente nervioso, que estaría bajo supervisión de los servicios de inteligencia exteriores de Moscú.

Los animales domésticos murieron 

Un gato y dos conejillos de indias del exespía ruso Serguéi Skripal fueron hallados muertos, anunció el jueves una portavoz británica a raíz de una pregunta de Rusia sobre su estado.

Un mes después del envenenamiento de Serguéi Skripal y de su hija, Yulia, ocurrido el 4 de marzo en Salisbury (suroeste de Inglaterra) se divulgó el estado de los animales de compañía del exespía.

“Cuando un veterinario pudo entrar en la propiedad” de Serguéi Skripal, había “dos conejillos de indias muertos, desgraciadamente”, declaró a la AFP una portavoz del ministerio británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales.

“También se encontró un gato, agonizante, y un cirujano veterinario decidió sacrificar al animal para poner fin a su sufrimiento”, indicó la portavoz.

La portavoz no precisó si los animales habían muerto de una intoxicación ocurrida durante el envenenamiento de los Skripal o de hambre, tras haber permanecido en casa y sin comida.

La policía británica cree que los Skripal entraron en contacto con el veneno en casa del exespía. Además, señaló que la mayor concentración de veneno detectado estaba en el pomo de la puerta de entrada de la casa.

El miércoles, Moscú había preguntado sobre el estado de los animales de Serguéi Skripal.

“¿Dónde están los animales, en qué estado están?”, declaró Maria Zajarova, portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores. “Hablamos de organismos vivos, y si se utilizaron agentes tóxicos, los organismos vivos tuvieron que sufrir”.

Según el diario The Sun, que citó fuentes gubernamentales, los animales fueron incinerados.

Rusia desmintió nuevamente este jueves ante el Consejo de Seguridad de la ONU cualquier implicación en el envenenamiento.