•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mark Zuckerberg, fundador y presidente de Facebook, se encuentra el martes en el centro de atención del Congreso de Estados Unidos; algo inédito para este joven multimillonario de 33 años que siempre se ha resguardado celosamente de la atención pública.

El martes asumió la responsabilidad al explicar cómo los datos de al menos 87 millones de usuarios de Facebook fueron a parar a la firma británica CA, que trabajó para la campaña electoral de Donald Trump en 2016.

En los primeros días del caso, a mediados de marzo, optó por el silencio, pero pronto se vio obligado a pedir disculpas a 2,000 millones de usuarios. Disculpas que repitió públicamente ante senadores estadounidenses, frente a los que comparecerá en traje y corbata, abandonando su usual atuendo de remera y jeans.

“No hicimos lo suficiente para evitar que estas herramientas se usaran de manera maliciosa (...). No tuvimos una visión lo suficientemente amplia de nuestras responsabilidades y eso fue un gran error. Fue mi error y lo siento”, según el texto de su intervención difundido el lunes.

No es su primer arrepentimiento. Este multimillonario de rizos pelirrojos y cara aún aniñada ha admitido otros errores en los últimos meses, tras las polémicas que sacudieron a su empresa, acusada de difundir desinformación y “noticias falsas”, amenazar la democracia, crear una adicción alienante, etc.

Mark Zuckerberg, ante los legisladores esta semana para responder por violación de criterios de seguridad y privacidad . AFP/END

A fuerza de polémicas, promesas y excusas, hoy “se parece a un hombre que no sabe a dónde va”, dice Bob Enderle, analista del sector.

Artífice del éxito de Facebook, negándose a ceder un ápice de poder, Zuckerberg encarna su compañía y por ende es quien soporta los golpes, como recientemente ilustró la portada de la revista Wired, que presentó al joven cubierto de hematomas, como si hubiera recibido una paliza.

“Creé Facebook y, al final, soy responsable de lo que sucede”, admitió en marzo.

Zuckerberg, quien sigue vistiendo informalmente a pesar de una fortuna estimada por la revista Forbes en unos 64,000 millones de dólares, “no se ocupó de los problemas de fondo”, afirma Wired.

Acusado de reaccionar demasiado tarde y pensar que puede arreglar todo sin ayuda externa, ahora renueva, a su pesar, la imagen de empresario inexperto y algo arrogante que había sido capaz de romper en los meses, al punto de ver a la prensa adjudicándole intenciones presidenciales.

“Su inexperiencia aparece una vez más”, sentencia Enderle, estimando que debería haber sido ayudado a manejar mejor las crisis.

“No es el héroe que muchas personas ven, su reputación e imagen están fuertemente afectadas”, dice, añadiendo que “si Facebook fuera una empresa tradicional (...) él ya se habría ido”.

“Ingenuo” y con prisa

“Creo que es sincero y está motivado por su deseo de acercarse (a la gente), pero probablemente cada vez más frustrado por las consecuencias inesperadas de su ambición ingenua y la prisa con la que se conduce. Pienso que llegó a un punto en el que la mejor manera de manejar su ambición es irse”, escribió el autor y periodista Devin Coldewey en la revista TechCrunch.

Para muchos, Facebook ha, de alguna manera, esquivado a su creador, que inició muy joven lo que no era más que un álbum de fotos universitario antes de encontrar la fórmula mágica que lo haría millonario: los datos personales de los usuarios.

Logró convertirlo en un modelo económico de eficiencia formidable, que atrae en masa a los anunciantes de publicidad, ávidos de llegar mejor a los usuarios.

Pero el modelo es frágil porque se basa en la confianza, ahora socavada. Desde el comienzo de todo el caso CA, Facebook ha perdido mucho en el mercado bursátil, lo que ilustra la agitación de los inversores.

Nacido el 14 de mayo de 1984 en los suburbios de Nueva York, de padre dentista y madre siquiatra que lo introdujeron en la programación informática a los 11 años, Zuckerberg luego asistió a la prestigiosa Universidad de Harvard.

 Facebook ha perdido mucho en el mercado bursátil. Archivo/END

Sus primeros años como empresario fueron agitados. El presidente ejecutivo fue acusado por excompañeros de universidad de haberles robado la idea de Facebook, un episodio narrado en la película de 2010 “La Red Social”, dirigida por David Fincher.

Elegido “Hombre del Año” por la revista Time en 2010, está casado con Priscilla Chan, con quien tiene dos hijas.

La comparecencia del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ante los legisladores esta semana para responder por violación de criterios de seguridad y privacidad en su compañía promete una de las audiencias más esperadas de los últimos años.

Pero el testimonio del multimillonario de 33 años ya tiene su cuota de históricos y sensacionales precedentes, algunos de los cuales llevaron a estadounidenses virtualmente desconocidos a la palestra y otros que impactaron en ambiciones presidenciales.

He aquí cuatro audiencias que conmocionaron o escandalizaron a los estadounidenses.

Irán-Contra, 1987 

El teniente coronel de los marines estadounidenses Oliver North se hizo famoso al comparecer ante un comité conjunto del congreso encargado de investigar el escándalo Irán-Contra, que sacudió a la administración de Ronald Reagan en los años 80.

En audiencias transmitidas a nivel nacional, North admitió que había mentido al congreso sobre su participación en el plan para ayudar a los rebeldes nicaragüenses con fondos provenientes de un acuerdo secreto de venta de armas a Irán, con el objetivo de posibilitar la liberación de rehenes estadounidenses en Líbano.

“Es difícil quedar en medio de una batalla constitucional entre el Ejecutivo y el Legislativo sobre quién planea y dirige la política exterior de esta nación”, dijo a los congresistas.​

North fue arrestado y procesado por mentir al congreso, pero los cargos fueron retirados en 1991.

Confirmación de Clarence Thomas, 1991

Probablemente ninguna audiencia desde Watergate hipnotizó tanto a la opinión pública como las de la confirmación del juez Clarence Thomas para integrar la Suprema Corte de Justicia y el testimonio acusatorio por conducta impropia por parte de su asistente Anita Hill.

Veinte millones de hogares siguieron en horario central en octubre de 1991 los interrogatorios de los miembros del comité del Senado a Thomas y Hill, quien hizo escabrosas acusaciones de indecencia y abuso contra el juez nombrado por el entonces presidente George Bush padre.

Finalmente Thomas fue confirmado por 52 votos contra 48 y continúa integrando la Suprema Corte.

Hillary Clinton, 2013/2015

Clinton era secretaria de Estado en 2012, cuando un grupo de militantes atacaron instalaciones diplomáticas en Bengasi (Libia), ultimando al embajador Christopher Stevens y a otros tres estadounidenses. El ataque desató una agria controversia política que derivó en horas de intensos interrogatorios a Clinton.

Al responder a un senador del Comité de Relaciones Exteriores sobre si había tardado en tomar contacto con los diplomáticos en Bengasi, Clinton realizó una cerrada defensa del manejo de la tragedia por parte del gobierno de Barack Obama.

Los republicanos usaron el incidente en contra de la candidatura de Clinton en la carrera por la presidencia de 2016.

Dos años después, en 2015, tuvo una ampliamente seguida audiencia de 11 horas ante un comité de la Cámara de Representantes, en la que evitó errores que pudieran afectar su campaña presidencial.

Exdirector del FBI James Comey, 2017

Un mes después de ser despedido por el presidente Donald Trump de la jefatura del FBI, James Comey declaró ante el comité de inteligencia del Senado el 8 de junio de 2017, cuando las intrigas palaciegas y la preocupación sobre una investigación en curso sobre la injerencia rusa en la campaña presidencial alcanzaba su apogeo.

Comey calificó al presidente de mentiroso y dijo que esperaba que Trump hubiera grabado sus conversaciones, como el mandatario sugirió que había hecho.

“Espero que haya grabaciones”, afirmó.

Trump habría solicitado lealtad a Comey, urgiéndole a poner fin a la investigación sobre el defenestrado asesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien más tarde se declaró culpable de mentir al FBI sobre sus conversaciones con el embajador ruso.

“Fui despedido de alguna manera para cambiar -o el objetivo era cambiar- la manera en que la investigación sobre Rusia era realizada”, dijo Comey a los senadores en una intensa audiencia de tres horas. “Ese es un gran tema”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus