•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un consorcio de nueve empresas ha propuesto a las autoridades saudíes la construcción de un canal de agua entre Arabia Saudí y Catar para crear una zona turística, lo que supondría convertir al pequeño emirato catarí en una isla, informaron esta semana medios saudíes.

La información, que no ha sido confirmada oficialmente, ha sido reproducida por varios diarios como el Sabq, Al Hayat o Al Jalich, según los cuales el canal tendría 60 kilómetros de longitud y se extendería a lo largo de la frontera saudí-catarí.

Catar ocupa una pequeña península rodeada por el agua del golfo Pérsico, excepto por una estrecha lengua de tierra que lo mantiene unido con Arabia Saudí.

Esta noticia se ha publicado en medio de la crisis diplomática entre Catar y varios países árabes con Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto a la cabeza, que la acusan de apoyar el terrorismo.

Según Al Hayat, el consorcio ya ha presentado al gobierno saudí su propuesta, cuyo presupuesto se eleva a unos 740 millones de dólares y que también incluiría una base militar.

Por su parte, el diario Sabq indicó que la iniciativa tiene como objetivo “crear una línea marítima y atraer el turismo regional” con la construcción de tres puertos, zonas de recreo y hoteles de lujo.

El director de asuntos políticos del rotativo saudí Al Yazira, Ahmad Dif, aseguró a Efe que “en medio de la actual crisis, no hay ninguna duda de que el proyecto tiene una dimensión política”.

Dif no descartó que, más allá de los objetivos económicos, se trate de un medio más de presionar a Catar para que aceptar las exigencias de sus vecinos.

Riad, Abu Dabi, Manama y El Cairo han realizado una serie de exigencias a Doha, entre ellas el cierre del canal de Al Yazira y su apoyo a personalidades de los Hermanos Musulmanes, a cambio de normalizar las relaciones.

El cuarteto árabe inició el pasado 5 de junio un bloqueo diplomático y comercial para aislar a Catar por su supuesto apoyo al terrorismo y a Irán, acusación que Doha rechaza.