•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Siendo niño, el rivense Moisés David Guites Rivera descubrió el gusto por coleccionar. Comenzó llenando los álbumes de estampillas y caricaturas que conseguía en la pulpería, y no pasó mucho tiempo para que se enrumbara en lo que con el paso de los años se convertiría en su razón de vida: la numismática.

Guites Rivera, de 52 años y originario de la Isla de Ometepe, recuerda que cuando llegó a sus manos un billete del año 1953 su afición por obtener las diferentes monedas que han circulado en el país y contar la historia a partir de ellas, no paró. Actualmente es reconocido como la persona que posee en Nicaragua la colección privada de monedas y billetes más grande, tanto que fundó el Museo Numismático El Ceibo, en el municipio de Moyogalpa.​

El museo se ha convertido en uno de los atractivos que se ofertan a los turistas y estudiantes que visitan la isla. 

¿Cómo surge su pasión por coleccionar monedas y billetes? 

Me llegó desde niño, cuando tenía 8 años y llegaba a las pulperías y me enamoraba de los álbumes que ofrecían para llenarlos con estampillas de figuras o caricaturas que salían en 1974. Así me interesé en hacer colecciones. Inicié con figuritas, luego estampillas, hasta que llegué a las monedas y billetes. Fue un amor a primera vista.

Estudió electricidad industrial, ¿qué lo motivó a quedarse como coleccionista? 

La  adicción descontrolada por coleccionar estas monedas y billetes y, posteriormente, mi meta de crear mi propio museo numismático en la Isla de Ometepe, donde nací.

¿Alguien lo estimuló a que continuara con esta adicción, a como le llama?

Sí, en esta historia hay un tío que  influyó mucho, porque cuando salí de la Isla de Ometepe a estudiar a Managua, él notó mí interés por coleccionar figuritas y me recomendó que mejor  recopilara estampillas, bajo el argumento de que era más instructivo y hasta me obsequió varias unidades. Le agarre pasión y fue en ese momento cuando mi tío me aconsejó que me especializara en algo relacionado a la colección. A él se sumó otro tío de Masaya, a quien le gustaba el comercio de cosas antiguas y me enseñó técnicas de coleccionista profesional.

¿Cuándo consigue el primer billete de su colección y cuál fue?

Fue a los nueve años y era un billete de 10 córdobas de 1953. Fue en ese momento cuando surgió el amor a primera vista con los billetes y monedas.

¿Cómo lo obtuvo?

A través de un intercambio con estampillas, recuerdo que al tenerlo en mis manos inicié la búsqueda apasionada por los billetes y monedas que han circulado en nuestro país.

¿Cómo hacía para adquirir los billetes antiguos siendo estudiante?

Yo sacrificaba lo que me daban mis padres para el colegio. Por ejemplo, remendaba los pantalones y a los zapatos les cambiaba las suelas para no comprarlos nuevos. Lo que me ahorraba lo usaba para adquirir mi colección.​

¿Contó con el apoyo de sus padres?

Mi papá me regañaba, me decía que para qué gastaba en eso, pero a los 20 años cuando ya trabajaba en electricidad industrial ya invertía en mi colección  y en investigación.

¿A cuántas piezas asciende su colección?

Cuento con 800 piezas  incluyendo las monedas macuquinas  o deformes  que trajeron los españoles y el primer billete oficial que circuló en Nicaragua, que fue el de 50 centavos de peso de febrero de 1888, cuando la moneda no se conocía como córdoba sino como peso.

¿Cuándo decide establecer el museo para exponer su colección al público?

A partir del 31 marzo del 2007. Lo abrí  8 kilómetros al sur de Moyogalpa, en la hacienda Tel-Aviv, y en este se encuentra  representada la historia de Nicaragua a través  de sus billetes de las diferentes épocas. Considero que es el  único  museo numismático de Centroamérica que cuenta la historia de su país  con sus monedas y es un valor agregado, porque es único y el visitante se lleva una idea general del país.

¿Pensó que se convertiría en un destino turístico de referencia nacional e internacional?

Cuando regresé hace 25 años a establecerme a la isla, la colección fue creciendo y amigos que conocían de mi pasión me pedían que  se las  enseñara a sus huéspedes  que se quedaban en sus casas, ya que no existían hoteles. Con el auge del turismo me motivaban a construir el museo  y me preguntaba ‘¿quién va a venir?’ pero mi esposa me dio la idea de hacerlo en casa y ahora es todo un punto de referencia. +

El museo se ha convertido en uno de los atractivos que se ofertan a los turistas y estudiantes que visitan la isla. 

¿Cuál es la moneda o billete por la que más dinero ha pagado?

Es el billete de 100 pesos de 1888. Lo encontré hace 20 años de casualidad en una joyería del mercado Roberto Huembes, de Managua. Era un billete desconocido para mí y tuve que convencer al joyero para que lo vendiera en 1,000 dólares, porque era un billete difícil de conseguir y hasta me vi obligado a empeñar cosas de mi casa para tenerlo en mi colección.​

¿Y la moneda más antigua que está en su colección?

Es la macuquina, que significa moneda fea o deforme que circuló en la época colonial.

De toda su colección, ¿cuál moneda o billete le ha dado mayor satisfacción?

Todas me han llenado de gozo y me dan muchas emociones cuando las consigo.

¿Y la que le tomo más tiempo en conseguir?

Esas fueron las monedas de 5 y 10 centavos de aluminio de 1978 y lo chistoso fue que cuando las encontré me las regalaron.

Entre los turistas que visitan  el museo, ¿cuál es la moneda o billete que más  llama  la atención?

Les gusta mucho la que circuló únicamente en León entre 1859 y finales de 1870 y eran emitidas por la aguadora y el mercado de esta ciudad, debido a que aún no teníamos moneda oficial en el  país.

¿Le han ofrecido comprar piezas?

Sí, por las de León me han ofrecido hasta 800 dólares y por una de dos centavos  de 1880 me daban 2,000 dólares, pero no puedo vender mis frutos y mi trabajo de tantos años.

¿Ha tenido conflictos por esta colección?

Nunca. Solo agradecimientos y elogios  de muchos  turistas, entre ellos nacionales, que sienten mucha emoción al transportarse a épocas anteriores y recordar lo que hacían sus padres, sus abuelos, con el dinero que está en la colección de manera cronológica.

¿Ha recibido personalidades en el museo?

Hemos recibido al expresidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, también a embajadores, al nuncio apostólico del Vaticano, jefes del Ejército de Nicaragua, diputados, pero también vienen  estudiantes de primaria, secundaria y universitarios.