•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cineasta John Curran, que ayer presentó su filme “El escándalo Ted Kennedy” en el festival BCN Film Fest, explicó que ha tratado de hacer “un retrato del senador antes y después del accidente de Chappaquiddick”, en el que perdió la vida Mary Jo Kopechne, secretaria de campaña de su hermano Bob.

Lo que más le atrajo, explicó a Efe el director, es “la forma en la que sitúa a los seres humanos esa tragedia” y, consciente de que al final ha hecho “una película política”, trata de transmitir el mensaje de que “sería hipócrita no echar un vistazo a episodios oscuros de nuestros líderes políticos”.

Que Ted Kennedy, a pesar del escándalo de Chappaquiddick, fuera elegido senador en siete ocasiones “no dice nada bueno del electorado americano y esa situación sigue siendo hoy igual de frustrante”, afirma Curran.

El filme narra lo sucedido un día de junio de 1969 en la isla de Chappaquiddick, en Massachussets, donde el senador asistió como invitado a una fiesta que abandonó al volante de su Oldsmobile negro y en compañía de Mary Jo Kopechne.

Tras unos kilómetros el automóvil cayó desde un puente al lago Poucha. Kennedy nadó hasta la orilla para salvarse y abandonó a su suerte a la joven, que quedó atrapada en el vehículo. Solo dio a conocer el accidente nueve horas más tarde y confesó lo sucedido en la comisaría de policía de Edgarton.

Lejos de conmemoraciones -los 50 años del asesinato de Robert Kennedy o el próximo año el cincuentenario del accidente de Chappaquiddick-, Curran quería hacer una historia sobre los Kennedy y entonces le llegó este guion que le pareció “atractivo”.

 Hechos reales

Porque aunque hace casi diez años que murió Ted Kennedy, la sombra de la familia sigue siendo alargada. “Es sorprendente que a algunos les parezca mal que se haya hecho esta película, como si fuera una historia de la que no tenemos que hablar”, señala.

El equipo de producción no tuvo problemas por este proyecto, pero Curran sabe que “hubo personas que desde la periferia trataron de utilizar sus influencias para que no se hiciera, pero eso redobló aún más nuestras ganas de hacerla”.

Sorprende que la matriarca del clan, Rose, apenas salga en la película. “Desde el guion quisimos que la película se centrara en los hombres Kennedy y que Mary Jo fuera la protagonista femenina”.

Según Curran, la película sigue “una narrativa que va evolucionando y que adopta perspectivas distintas: los hechos reales basados en la investigación y el testimonio de Ted”. Y aclara en respuesta a algunos reproches que le han hecho medios estadounidenses: “No nos inventamos nada sobre el caso y sobre los esfuerzos del entorno del senador por cerrarlo rápidamente”.

En cuanto al retrato introspectivo que la película ofrece de Ted Kennedy, Curran señala que para él lo más interesante es que“especula sobre sus motivaciones, sus sentimientos, la difícil relación con su padre”.

¿Quién Mary Jo?

El filme “intenta hacer un retrato de un hombre en un período de su vida, antes del accidente y después del accidente” y trata de “proyectar los sentimientos y dar una reacción humana, en vez de dar una visión más bien sensacionalista”.

“El escándalo Ted Kennedy” descarta en todo momento una posible relación entre el senador y Mary Jo: “No he encontrado evidencias y cuanto más estudias el personaje de ella resulta más difícil de afirmar, es implícito que pudieran tenerlo pero a mí no me interesaba”.

Por el libro que escribió la familia, se sabe, recuerda Curran, que “Mary Jo era muy religiosa, hija única, había estudiado en una escuela católica, se graduó y empezó a trabajar en la campaña de Bobby Kennedy en 1968, no era juerguista, era inteligente, dulce y trabajadora”, un perfil que se “ajustaba” a la Mary Jo que Curran quería presentar. No cree que de la película se deba concluir nada negativo sobre los Kennedy, porque “hicieron cosas buenas, fueron básicamente funcionarios, siempre actuando con responsabilidad y con la idea del servicio público, pero eso no evita que también hicieran uso del poder”.

No evita Curran preguntas sobre el actual presidente estadounidense, Donald Trump, y asegura que “algún día habrá una miniserie” sobre él “y será la comedia más divertida hecha jamás, eso si sobrevivimos”.